“Urge realizar un gran ajuste institucional”: Ministro del Interior

Agosto 24, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz R. | Reportero de El País, Bogotá
“Urge realizar un gran ajuste institucional”: Ministro del Interior

Juan Fernando Cristo, ministro de Interior y ministro ad hoc de Agricultura.

Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, dice que si se amplía periodo presidencial a 5 años habría que ampliar el de el procurador, fiscal, gobernadores, alcaldes y congresistas.

Cuando Juan Fernando Cristo levantó su mano derecha para juramentar como Ministro del Interior sabía lo que enfrentaba. Era el primer paso para liderar la ambiciosa agenda legislativa que prepara el Gobierno, mantener la coalición unida y lidiar con la presión de la oposición.Esos retos ya tomaron vuelo y, por ahora, logró sortear los inconformismos que dejó la conformación del gabinete y el sorbo, para algunos amargo, de la elección del Contralor. Ahora viene la gran reforma institucional que el Gobierno denomina de pesos y contrapesos.Sobre este tema, el Ministro explica que será una iniciativa que combinará cambios en materia política y de administración de justicia. Un híbrido si se quiere. Pero ese es apenas uno de los retos que asumirá, porque desde su despacho deberá emprender la fase preparatoria del posconflicto. ¿Cómo asume este reto que le dio el Presidente, más cuando el país se encamina al tema del posconflicto? Lo asumo con un compromiso muy grande con el país, con el presidente Santos que me ha entregado una responsabilidad muy importante en una etapa decisiva e histórica para Colombia como es la que estamos viviendo, con la posibilidad, más cerca que nunca que hemos tenido en estos 50 años, de acabar con el conflicto armado que ha generado tantas víctimas, tanto dolor y tanta sangre en el pueblo colombiano. Creo que hay un desafío muy grande de construir la paz en los territorios, provincias, departamentos, municipios, y aquí el Ministerio del Interior tiene un papel muy importante que jugar y vamos a liderar, cuando se firme el acuerdo de paz en La Habana que todos anhelamos, todo el proceso del posconflicto y la reconciliación a partir de las víctimas, del tejido social de esas zonas. El Gobierno prepara la agenda para presentar al Congreso. ¿Cree que hay el ambiente para que estas iniciativas sean aprobadas? Creo que hay una coalición muy sólida, ampliamente mayoritaria, con un compromiso muy grande con los temas que anunció el presidente Santos en su discurso del 7 de agosto, con la posibilidad de alcanzar la paz, de lograr mayor equidad social y de avanzar en un país mucho mejor educado. Allí veo un compromiso muy grande, no solo de los partidos que acompañamos la reelección del Presidente, sino también del Partido Conservador, Opción Ciudadana, incluso, Alianza Verde que sin estar en la coalición ha advertido que tampoco harán oposición porque sí al Gobierno. Creo que hay una amplia mayoría para consolidar una agenda progresista, reformista y continuar con la senda que le ha señalado el Presidente a los colombianos. Usted dice que la Unidad Nacional es sólida, pero hubo dos episodios: el gabinete y la elección del Contralor y en ambas se vieron fisuras... No creo que haya ninguna clase de fisuras. Siempre hay en la relación del Gobierno-Congreso diferencias por superar, acuerdos por buscar, posibilidades de llegar a mayores consensos alrededor de temas, pero creo que la elección del Contralor demuestra que los partidos de la Unidad Nacional están muy unidos, muy sólidos y que hay un compromiso con una agenda reformista y progresista. Pero Ministro, fue en esa elección del Contralor en la que se dice que el expresidente César Gaviria quedó muy descontento, incluso, que daría un paso al costado en su apoyo al presidente Santos...Esas son expresiones de quienes piensan con el deseo desde la oposición. El expresidente Gaviria fue un líder muy importante en la reelección del presidente Santos. Tenemos la mayor admiración y el mayor respeto por su tarea en la campaña, en su liderazgo político. En ese episodio de la Contraloría surgieron unas diferencias que estoy seguro que doblaremos la página muy rápidamente, es un episodio estrictamente electoral, pero hay un gran compromiso del expresidente Gaviria con la agenda del Presidente en materia de paz, equidad y el mejoramiento de la calidad de la educación. De otro lado, ¿qué es lo que van a proponer en el proyecto de pesos y contrapesos?Esta es una iniciativa que queremos construir colectivamente con los partidos de la Unidad Nacional, escuchando también las ideas de los partidos de oposición. Busca una reforma al equilibrio de poderes, un ajuste institucional que le hace falta al ordenamiento constitucional colombiano, comenzando por la eliminación de la reelección presidencial. También queremos discutir el cambio de la forma de elección del Congreso; las facultades y competencias de los organismos de control; las funciones electorales de las altas cortes; el funcionamiento del Consejo Superior de la Judicatura; la necesidad y conveniencia o no de las contralorías departamentales y municipales; las funciones de las personerías. En fin, es todo un catálogo de medidas que buscan mejorar el sistema de pesos y contrapesos, evitar que se sigan presentando los choques de trenes y además fortalecer el control político del Congreso sobre la rama Ejecutiva. Se observa que este proyecto es un híbrido entre reforma política y de justicia... No es una reforma política, no es una reforma a la justicia. La reforma a la justicia la ha venido trabajando el Gobierno en los últimos años con la aprobación del Código Único de Procedimiento; del Código Contencioso Administrativo; de la oralidad en distintas jurisdicciones; con el cambio en las acciones populares, en fin. Creo que en los últimos cuatro años hemos asistido a una reforma silenciosa más allá del ruido mediático que produjo lo que tratamos de calificar como la gran reforma a la justicia.Aquí tenemos que seguir por esa senda, se van a hacer las reformas legales necesarias para acercar la justicia al ciudadano, lograr la mejor celeridad, avanzar en la descongestión y que eso, vuelvo y digo, no son objeto de reformas constitucionales.En el caso constitucional, queremos tocar temas del funcionamiento de la justicia y más que mejorar la justicia para el ciudadano significa organizar institucionalmente el equilibrio de poderes. Entonces, ¿el proyecto retomará elementos de la fracasada reforma a la justicia? Hay varios elementos de la reforma a la justicia que se cayó que fueron bien tratados, que estaban bien concebidos que vale la pena rescatar y eso hace parte de la discusión que haremos con los partidos a partir de mañana. Pero, en lo que usted habla se encuentran elementos políticos como, por ejemplo, la eliminación de la reelección y de justicia como las funciones electorales de las altas cortes. ¿Todo eso se va a mezclar?Sí, así es. Eso es un solo proyecto que hemos denominado la reforma al equilibrio de poderes en el país. ¿Eliminar la reelección y ampliar el periodo presidencial determina que a los organismos de control, el Congreso, los cuerpos colegiados, alcaldes y gobernadores, el Fiscal General también se les afecten los períodos?Esta semana avanzamos en un consenso con los partidos para eliminar la figura de la reelección presidencial. En el caso del periodo del Presidente todavía no hay consenso. Hay quienes sostienen que debemos volver a los cuatro años sin posibilidades de reelección y otros que plantean que se debe ampliar, por lo menos, a cinco años el periodo. Esa decisión aún no está tomada. Si llegare a triunfar la tesis que se debe ampliar a cinco años obviamente esa ampliación debe incluir al fiscal, al contralor, al procurador, al defensor del pueblo, a gobernadores, alcaldes, a congresistas y los miembros de todas las corporaciones públicas. Tenemos que hacer un ajuste institucional para pasar de periodos de cuatro años a cinco de todas estas autoridades.Aquí se observa que hay muchas coincidencias con las propuestas del uribismo, salvo la reelección. ¿Cómo van a buscar un punto de equilibrio?No conozco las propuestas del uribismo, la verdad esperamos esta semana tener una reunión con los representantes y voceros de la bancada del Centro Democrático, precisamente, para conocer sus opiniones, sus sugerencias, sus propuestas y que podamos encontrar las coincidencias y las diferencias de las mismas y estamos muy dispuestos a evaluarlas. El Código Electoral, que es anterior a la Constitución del 91, aún está pendiente de reforma y existen muchas normas dispersas. ¿Este Gobierno va a hacer esa reforma?Ese es un proyecto que en el periodo pasado se planteó y que fue aplazado y que deberá tener un tratamiento separado. Tendremos que evaluarlo con las autoridades electorales. Si se llega a acordar esta reforma, ¿se van a consolidar todas esas normas dispersas para que queden en un solo Código?Pues no hay propuesta todavía del Código Electoral. Tendremos que mirar si se requiere una reforma completa al sistema electoral en Colombia o si más bien se requiere de una cirugía muy puntual para algunos de los temas del proceso electoral. Ya el Congreso en la Ley Estatutaria 1475 que desarrolló la reforma política del 2009 introdujo una serie de reformas estrictamente electorales que han contribuido al mejoramiento del sistema en las pasadas elecciones, hay que mirar esa experiencia y mirar qué otras decisiones muy puntuales se pueden tomar en la materia. Otra tarea pendiente desde el nacimiento de la Constitución es el Estatuto de la Oposición. ¿Ustedes van a abordar este tema?No está planteada hasta el momento esa discusión en la mesa de la Unidad Nacional en la reunión con los voceros de todos los partidos. Obviamente es un tema que siempre está vigente y que hay que aproximarse a él con el mayor cuidado y en el caso del Gobierno con el mayor compromiso de brindar todas las garantías posibles a quienes ejercen la oposición desde la izquierda o de la derecha al gobierno del presidente Santos. ¿Cómo va a ser ese trabajo al lado del ministro de la Presidencia, Néstor Humberto Martínez, porque ustedes tienen que sacar adelante toda esa agenda legislativa? Bueno un trabajo coordinado, un trabajo en equipo. Durante muchos años he sostenido una relación de amistad, admiración y respeto por la capacidad profesional del doctor Néstor Humberto Martínez y estamos totalmente sincronizados.Pero se dice que él es un superministro... Creo que va a cumplir una tarea muy importante de coordinación del gabinete para obtener buenos resultados.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad