Unidad Nacional, clave para la gobernabilidad

Agosto 08, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa

El gobierno de Juan Manuel Santos no negociará al menudeo los proyectos de ley, sino que pactará en la ‘mesa del acuerdo’.

La propuesta de Unidad Nacional que parece haber surgido como una táctica de última hora de Juan Manuel Santos, para ganarle las elecciones a Antanas Mockus, en junio pasado, terminó convirtiéndose en una estrategia de gobernabilidad del nuevo Presidente para sacar adelante la agenda del gobierno y restarle fuerza a la oposición.A esa propuesta confluyeron los partidos de la U, Conservador, Liberal y Cambio Radica.. Por fuera se quedaron el Partido de Verde y el Polo Democrático. Sin embargo, la inquietud que ahora surge es qué tan sólida y sostenible es esa Unidad Nacional y si la misma no se resquebrajará cuando entren en juego intereses particulares de las colectividades o de algunos de sus congresistas.El mismo presidente Santos dejó claro cual será el talante de su gobierno el 27 de julio pasado, tras la reunión con los directores de los partidos y los presidentes de Cámara y Senado, con quienes firmó una declaración de principios éticos y morales para un buen gobierno. Santos dijo que “vamos a cambiar la forma como se relacionan el Gobierno y el Congreso”. Santos se estaba refiriendo a que su gobierno no negociará al menudeo la aprobación de los proyectos con cada congresista, sino que lo hará en la ‘mesa del acuerdo’ que está integrada por los directores de cada uno de los cuatro partidos que conforman la Unidad Nacional.Eso quiere decir que cada director debe negociar primero con los congresistas de su bancada y luego en la ‘mesa del acuerdo’, la cual tomará las decisiones sobre como deberán actuar las bancadas en el Congreso. Si ese mecanismo funciona, Santos tendría asegurada la aprobación de la agenda legislativa de su gobierno.Pero nada garantiza que eso vaya a ser así. Hay quienes querrían ver si cada parlamentario va a seguir a pie juntillas las directrices de la ‘mesa del acuerdo’, cuando se vean amenazados sus intereses particulares o los de su región.Arrancó la unidadLa senadora vallecaucana Dilian Francisca Toro sostiene que el proyecto de Unidad Nacional está bien concebido y garantizará la gobernabilidad de Santos. Los presidentes del Congreso, Armando Benedetti (Senado) y Carlos Zuloaga (Cámara), también manifestaron que el acuerdo de Unidad Nacional ya comenzó y que desde el Congreso se apoyará al Gobierno en la agenda legislativa.Benedetti, incluso, recordó que esa unidad planteada por el mandatario se inauguró con los acuerdos políticos para la integración de las mesas directivas. Para él, esa coalición obliga a hacer esfuerzos y ceder en posiciones y el Partido de la U lo hizo para sellarla en el Congreso.Zuloaga ha indicado que los temas serán constantemente analizados en el marco de la ‘mesa del acuerdo’, en la que están los partidos que acompañan a Santos. El nuevo ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, al término de un encuentro con las mesas directivas del Congreso, manifestó que el objetivo de Santos no es sólo encontrar los acuerdos políticos con los partidos que apoyaron la coalición, sino que también buscará acercamientos con la oposición.En ese sentido, Juan Camilo Vanegas, politólogo de la Universidad Javeriana, asegura que “Juan Manuel va llegar con una muy buena gobernabilidad y ha sido una jugada inteligente su propuesta de Unidad Nacional porque ha logrado vincular a gente clave como Vargas Lleras y su partido Cambio Radical y ha mostrado en eso un distanciamiento con el gobierno Uribe”.Sin embargo el analista Alberto Ramos Garbiras teme que la propuesta de Unidad Nacional se pueda convertir en otro frente nacional. “Esta Unidad Nacional si funciona es un tercer frente nacional de cara a gobernar a largo plazo, Santos buscará los ocho años de gobierno y encontrará luego sucesores, lo que en el fondo es la prolongación del proyecto uribista con un partido único, el partido de la U, que absorbe a los otros partidos, como ocurrió con el PRI en México”, dijo Ramos.La oposiciónPor esa razón, algunos abogan por un estatuto para la oposición que garantice el ejercicio crítico de los partidos frente al gobierno.No obstante, en cuanto a la oposición legislativa, el presidente Santos no afrontaría una tan radical como la que soportó, Uribe en su segundo periodo.Mockus, su principal contendor en campaña, ya dijo cuál será el papel que los verdes jugarán. Aseguró que cuando Santos cumpla los cien días de mandato empezarán a hacer corte de cuentas.Sin embargo, Mockus reiteró que los verdes, tanto en el Congreso como en la calle no harán oposición radical a Santos, sino que lo acompañarán en aquellos asuntos que sean de beneficio para el país.A su turno, el ex candidato presidencial por el Polo Democrático, Gustavo Petro, ha seguido mostrando que estaría de acuerdo en llegar a algunos acuerdos con el nuevo Gobierno, en temas como la reparación integral a las víctimas, una ley de tierras que permita una verdadera reforma agraria y la política nacional de manejo del agua. Incluso, Petro dijo esta semana que está seguro que el mandato de Juan Manuel Santos no se podrá concebir como la tercera etapa de Álvaro Uribe. Sin embargo, el Polo tiene una línea más radical que encabezan Clara López Obregón y el senador Jorge Robledo que sería la que asumiría un papel de oposición real al gobierno, pese a la minoría política que se representa.Puntos del AcuerdoSantos ideó diez puntos para hacer los acuerdos políticos. El primero y principal, es la generación de nuevos puestos de trabajo. Su compromiso es claro para lograrlo: “Trabajos decentes y salarios dignos. Que en cada familia colombiana haya al menos una persona con empleo formal” .De la mano de este propósito va el de la renovación de la seguridad democrática: “Prosperidad para todos, salud de calidad, educación para la vida y el trabajo, vivienda digna y oportunidades de ingresos” .La transparencia y el combate a la corrupción también hacen parte de su propuesta. En la unidad nacional, Santos quiere que se vea reflejado el buen gobierno, para lo cual ya creó una Alta Consejería que se encargará de manejar, desde la Presidencia de la República, todos los asuntos que hagan de su gobierno una administración pública eficiente, eficaz, descentralizada, participativa y responsable. La institucionalidad democrática es otro punto clave. Con él, se persigue el objetivo de “profundizar el Estado democrático, con respeto a la independencia y al equilibrio de poderes, promoviendo su trabajo armónico” .Unas ciudades a escala humana, con movilidad, viviendas, espacios y servicios públicos para la gente, es otro de los puntos del Acuerdo Nacional. El mejoramiento de las relaciones diplomáticas es otra de las bases de ese pacto político. Su gira por Europa y Suramérica así lo demostró. Además, su canciller, María Angela Holguín, y el propio vicepresidente de la República, Angelino Garzón, han contribuido a mejorar las relaciones con Ecuador y Venezuela.Un último asunto del Acuerdo de Unidad es conservar y aprovechar el potencial ambiental del país. “Vamos a posicionar a Colombia como una potencia de biodiversidad a nivel mundial”, fue el compromiso de Santos.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad