Un altar a 73 héroes de Amagá

Junio 22, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa | El Colombiano | Elpais.com.co
Un altar a 73 héroes de Amagá

El drama de las familias de los mineros de Amagá, no cesa. Mientras unos sepultan a sus seres queridos, otros siguen esperando noticias.

Con velones y fotos, los mineros de Carbones San Fernando que no cayeron en esta tragedia les rindieron un sentido homenaje a sus compañeros que murieron en el socavón San Joaquín. Hasta la tarde del martes habían rescatado 48 cadáveres.

Amagá, 22-jun-2010. (Colprensa – El Colombiano) .- Fue sencillo el homenaje, pero dijo más que todas las palabras juntas: empujados por su dolor, los mineros de la San Fernando que no murieron en la explosión del socavón San Joaquín cogieron 73 velones, les pusieron a cada uno una foto y un nombre, correspondientes con las víctimas de la explosión del miércoles, y así expresaron que los extrañan y que los recordarán por siempre.Junto a la gruta de la Virgen del Carmen organizaron el altar. Allí se pararon, cada uno hundido en su silencio.Ellos, que compartieron cada segundo, cada jornada de trabajo, se cansaron de callar y armaron el que ayer se erigió como el monumento a sus héroes, esos que escarbando la montaña encontraron la muerte intentando darles una mejor vida a sus seres amados.No hubo frases, pero sí un silencio largo. No hubo gritos, pero sí ojos tristes, miradas que hacían intuir una reflexión: volver al socavón a intentar sobrevivir esperando que no ocurra una tragedia. O irse para siempre de esa "mierda" que es el trabajo en una mina, hundido tres mil metros adentro de la tierra y sudando un calor infernal muy cercano a los cuarenta grados.-Ya muchos se han ido, por miedo o porque piensan que esto no lo van a volver a abrir, decía un minero que se salvó de la muerte porque aunque ese era su turno, la explosión lo cogió incapacitado.-¿Que si voy a volver?... es pa%¬pensar, va a ser muy duro por los compañeros y porque da más miedo-, repetía mientras al fondo los socorristas iban y venían y los velones con las fotos de sus 73 compañeros estaban ahí, como testimonio de que el minero carga todo el tiempo con la muerte a cuestas.AbandonosY es que los testimonios recogidos en la zona dan cuenta de que a pesar de que la mina San Fernando es la que mejor paga salarios y prestaciones sociales, el calor de sus socavones mantenía en alerta a los mineros.Tanto, que Olimpo Restrepo sólo pudo trabajar año y medio, pues esas exageradas temperaturas terminaron por vencerlo. Y ya vencido, decidió rebuscarse otra cosa antes que entregar la vida.-Tengo ocho hijos, pero muerto tampoco les sirvo, y uno hablando con los compañeros veía que eso podía pasar-, advirtió.Y pasó. Y tal vez por eso, porque sus compañeros fallecidos fueron más tercos o se toparon con la mala suerte de que ocurriera la explosión en el cambio de turno, les rindieron homenaje.Un tributo de héroes a héroes. Unos, los que quedaron vivos pero que, urgidos de sobrevivir en mejores condiciones que las que impone la miseria, seguirán hundiéndose a escarbar carbón desafiando la muerte, que siempre es el riesgo que corren.Y los otros, esos que hurgando en el túnel de la mina jamás volvieron a salir. O han salido ya, pero envueltos en macabras bolsas negras.Como le pasó a Adrián de Jesús Colorado, cuyo sepelio se celebró ayer en la mañana en el cementerio de Amagá y que sólo alcanzó a laborar un mes. En pocas palabras, su hermano Jairo resumió esa triste realidad del minero:"Mientras haya estas minas seguirá habiendo tragedias, uno se acostumbra, acá todos tenemos que ser mineros y mi hermano estaba feliz, hasta pagó una promesa porque estaba ganando buena plata" .óQué va! Seguramente sus dos hijas habrían preferido tenerlo ahí con ellas, tal vez más pobre, tal vez con menos posibilidades de ganarse una pensión, que era lo que buscaba, pero abrazaditas a su pecho. Amándolas sin lujos, pero con todo el corazón.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad