“Colombia tuvo militares encubiertos en Venezuela”

Marzo 21, 2011 - 12:00 a.m. Por:
EFE
“Colombia tuvo militares encubiertos en Venezuela”

Según cables filtrados por WikiLeaks y revelados por Semana, cien hombres buscaban a ‘Iván Márquez’.

El Ejército Nacional tuvo una compañía militar encubierta en el estado fronterizo venezolano de Zulia para buscar a alias Iván Márquez, jefe de las Farc que sigue prófugo, según un cable diplomático estadounidense filtrado por WikiLeaks y divulgado ayer por la revista Semana.El cable de la embajada de EE.UU. en Bogotá, fechado el 22 de abril del 2005, afirma que el Ejército colombiano mantenía entonces “silenciosamente” una compañía de contraguerrilla de 100 hombres en el estado fronterizo venezolano de Zulia.El propósito de esa compañía “secreta” era buscar a ‘Iván Márquez’, alias de Luciano Marín Arango, miembro del Secretariado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc, que continúa prófugo y quien presumiblemente se ha movido en los últimos tiempos en las selvas fronterizas con Venezuela.Además, en la época en que se escribió el cable, durante el primer Gobierno de Álvaro Uribe (2002-2006), Colombia realizaba también operaciones encubiertas dentro de Venezuela y había llegado a acuerdos con la Policía y las Fuerzas Armadas de ese país para capturar a guerrilleros de las Farc y el Ejército de Liberación Nacional, ELN.Por otro lado, Semana divulga un segundo cable de la embajada estadounidense en Bogotá, en este caso de noviembre del 2008, en el que se comenta que entre 2005 y 2006 el Ministerio de Defensa, dirigido entonces por el ahora presidente Juan Manuel Santos, contrató a asesores israelíes para entrenar a las Fuerzas Armadas.El objetivo de esa asesoría era conseguir dar con “blancos de alto valor” dentro de las Farc.La tarea de los asesores fue más allá y, según el cable, también hicieron recomendaciones sobre compras militares y el Ministerio de Defensa encargó a una firma israelí hacer una evaluación estratégica para enfrentar a las Farc y a las “amenazas externas”.De acuerdo con un documento interno del Ministerio de Defensa mencionado por el entonces embajador estadounidense en Bogotá, William Brownfield, cerca del 38% de las compras de defensa que hizo Colombia en el extranjero en el 2007 venían de Israel.Semana asegura en su última edición, que recibió de WikiLeaks en exclusiva más de 9.000 cables secretos filtrados a las embajadas de EE.UU. en Colombia y Venezuela, que van de 1985 a 2010, y anuncia que los irá divulgando paulatinamente.De otro lado, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, dijo a Semana que parte de la ayuda económica que Estados Unidos da a Colombia para la lucha antidrogas sirve para enriquecer a contratistas estadounidenses.Según Assange, hay varias “compañías poderosas”, entre las que cita a Lockheed Martin, Raytheon y Northrop Grumman, que “hacen lobby en el Congreso” en Washington “para involucrarse en programas especiales en Colombia y así proveer servicios y asegurarse de que la plata de Estados Unidos se la devuelvan a ellos”.Claves de la caída de PascualLas filtraciones de los cables de WikiLeaks, los escándalos desatados por el descubrimiento de operativos estadounidenses contra el narcotráfico, así como asuntos personales, fueron clave en la caída del embajador de EE.UU. en México, Carlos Pascual, según analistas.Definitivamente WikiLeaks, que reveló declaraciones de Pascual sobre el Ejército mexicano que disgustaron al presidente de México, Felipe Calderón, empujó esta súbita salida del embajador que llevaba en el cargo menos de dos años, dijo ayer el profesor José Luis Piñeyro, de la Universidad Autónoma Metropolitana, UAM.El experto en temas de seguridad señaló que también contribuyeron los escándalos desatados por el operativo ‘Fast and Fourios’ (contra el trasiego de armas) y los vuelos de aviones espía estadounidenses sobre territorio mexicano para combatir al narcotráfico.Otro asunto, publicado en la prensa local, es la supuesta relación sentimental de Pascual con una hija de un prominente político del Partido Revolucionario Institucional, PRI, dijo Piñeyro.“Esta situación incomodaba mucho a Calderón”, dijo el experto al aclarar que a él no le consta que exista esta relación sentimental entre Pascual y la hija de un priista.“Lo fundamental” en la renuncia del embajador fueron “las filtraciones de los cables en WikiLeaks”.En el mismo tenor se pronunció la analista Ana María Salazar, ex funcionaria del Departamento de Estado de EE.UU., quien dijo al diario Excélsior que “todo el mundo sabía lo que él pensaba, pero el hecho de que se hiciera público fue un factor importante”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad