Tumban ley que otorgaba pasaporte diplomático a congresistas

Diciembre 04, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

Por considerar que se violaba el derecho a la igualdad, la Sala Plena de la Corte Constitucional tumbó la Ley 1501 de 2011, que ordenaba la expedición de pasaporte diplomático a los Congresistas de la República.

Por considerar que se violaba el derecho a la igualdad, la Sala Plena de la Corte Constitucional tumbó la Ley 1501 de 2011, por medio de la cual se ordenaba la expedición de pasaporte diplomático a los Congresistas de la República. Dicha norma establecía que el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, expediría pasaportes diplomáticos a los congresistas, a los secretarios generales del Senado y la Cámara de Representantes, por el tiempo para el cual fueron elegidos. En ese sentido, el alto tribunal advirtió que lo estipulado en la ley violaba el derecho a la igualdad y, por consiguiente, determinó que a partir de la fecha los congresistas deberán tramitar sus pasaportes como todos los ciudadanos. Frente a este tema, el constitucionalista Juan Manuel Charry se mostró de acuerdo con la decisión de la Corte porque “por lo que se ha conocido lo hacen por la violación del derecho a la igualdad y realmente los congresistas son representantes del pueblo y no ejercen propiamente funciones diplomáticas en otros países”. Charry agregó que ese tipo de pasaportes son para funcionarios diplomáticos “y eventualmente para algunos de la rama ejecutiva que tengan que desempeñar relaciones con otros gobiernos”. Por su parte, el profesor y analista internacional de la Universidad de la Sabana José Ángel Hernández indicó que “es evidente que nuestros políticos están en otra longitud de onda al de la opinión pública y el común de los mortales en Colombia, legislando para sí mismos y estando de espaldas de los ciudadanos para los que trabajan”. Según Hernández, cuando los congresistas piden un pasaporte diplomático, demuestran que se creen distintos a los demás colombianos, “no sólo por los sueldos desorbitados, las jugosas pensiones, los viáticos cuantiosos y los carros oficiales, sino dando un paso más al sentirse con derecho al pasaporte diplomático”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad