Tres nuevas condenas a políticos por nexos con los paramilitares

Tres nuevas condenas a políticos por nexos con los paramilitares

Enero 19, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Tres nuevas condenas a políticos por nexos con los paramilitares

El ex senador de Convergencia Ciudadana Luis Alberto Gil deberá pagar siete años y medio de prisión por reunirse con paramilitares en el Hotel Chicamocha en el 2006.

Luis Alberto Gil, Óscar Josué Reyes y Alfonso Riaño deberán pagar, cada uno, 7 años y medio de prisión.

La Corte Suprema de Justicia condenó a ex congresistas santandereanos responsables de asistir a la reunión del Hotel Chicamocha, donde paramilitares del Bloque Central Bolívar de las Autodefensas, y algunos políticos de la región, se congregaron para organizar el apoyo electoral para los comicios de 2006.Entre ellos se encuentran el ex senador de Convergencia Ciudadana Luis Alberto Gil, el ex representante a la Cámara del mismo Alfonso Riaño, y al también ex representante Óscar Josué Reyes, del Partido Conservador, quienes pagarán 7 años y medio de prisión (90 meses).También deberán pagar una multa de 6.500 salarios mínimos legales vigentes mensuales, es decir, cerca de 3.700 millones de pesos, cada uno de ellos.La Corte los consideró responsables del delito de concierto para delinquir en la modalidad de promover grupos armados al margen de la ley, luego de que durante el juicio se recibieran testimonios de diversas fuentes que los llevaron a esta conclusión.Lo que se dijo en el juicioDurante el juicio que se siguió a los ex congresistas hubo varias afirmaciones y testimonios que condujeron a la Corte Suprema a la conclusión de que sí se habían reunido con paramilitares, con el propósito de lograr apoyo electoral en su región.Por un lado, estaba el ex senador Luis Alberto Gil, quien reconoció haberse reunido con el ex jefe paramilitar Iván Roberto Duque, alias Ernesto Báez, pero aclaró que no lo hizo con fines de lograr su apoyo electoral para llegar al Senado, sino para conocer si su vida estaba bajo amenaza, por cuenta de su antigua militancia en el M-19.Gil, quien ha pasado por varios movimientos y partidos, como Convergencia Ciudadana y el Partido de Integración Nacional (PIN), afirma que, para la época de los hechos, varios de los militantes de su partido estaban siendo amenazados por las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) .Por su parte, el ex representante a la Cámara Alfonso Riaño dijo que las acusaciones en su contra son parte de un montaje de sus opositores políticos. Entre las personas que declararon en su contra estaba el coronel retirado Julio César Prieto Rivero, quien en algún momento afirmó que "a Riaño no le hace falta sino el camuflado (de los paramilitares)".Al respecto, la defensa del ex representante dijo que estas acusaciones carecen de credibilidad, dado que el mencionado coronel está acusado por falsos positivos. Él mismo reconoció con posterioridad que esas afirmaciones las hizo porque "eso era lo que se decía en la región" .En el juicio, también participó el ex paramilitar David Hernández, ex miembro del Bloque Central Bolívar de las AUC y hombre de confianza de Carlos Mario Jiménez, alias Macaco. Hernández afirmó que estuvo en la reunión del Hotel Chicamocha donde participaron Gil, Riaño, Reyes y el ex representante del Partido Conservador Óscar Suárez Mira, todos de Santander.En dicha reunión se les habría entregado a los ex congresistas un maletín con 1.000 millones de pesos, los cuales, según Hernández, se habrían repartido entre los cuatro.Aunque la Corte no pudo verificar la existencia del maletín ni del dinero, sí comprobó que la reunión existió, y que hubo presión armada de parte de las AUC para que la gente votara por los entonces candidatos.El proceso penal contra el ex representante Óscar Suárez Mira aún continúa en la Corte, y es probable que antes de que termine este semestre se emita sentencia sobre ese caso.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad