Tregua bilateral: ¿beneficia o afecta el proceso de paz?

Noviembre 10, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa.
Tregua bilateral: ¿beneficia o afecta el proceso de paz?

Alias Iván Márquez, jefe de la delegación de las Farc para el proceso de paz.

Procurador dijo que la guerrilla quiere prolongar indefinidamente las negociaciones. Santos nombró a Rafael Pardo como nuevo ministro de Posconflicto.

La propuesta de las Farc al Gobierno Nacional de “entrar ya en una tregua bilateral previa, como paso gradual al cese definitivo del fuego y hostilidades” no fue bien recibida por diferentes sectores en el país. El primero en alzar su voz de rechazo ayer fue el procurador Alejandro Ordóñez, quien aseguró que las declaraciones de las Farc hacen parte de un chantaje para que el Gobierno ratifique el acuerdo de impunidad que el presidente Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko’ presentaron el 23 de septiembre pasado. “Una tregua sin condiciones es una garantía de inmunidad para que las Farc sigan delinquiendo. El Gobierno no puede someterse a esa exigencia sin violar la Constitución”, agregó. El Ministerio Público estimó que esta guerrilla en los últimos comunicados está empleando el mismo lenguaje que habrían utilizado para “justificar la masacre de once soldados en abril pasado en el departamento del Cauca”, por lo que en su criterio las comunicaciones de la guerrilla son “una amenaza inaceptable de nuevas masacres”. El Procurador señaló que las Farc buscan “paralizar absolutamente   a la Fuerza Pública en su contra”, pese a los delitos y extorsiones que siguen cometiendo en contra de los ciudadanos y que así lo evidencian al asegurar que marzo de 2016 ya no es el límite para firmar el Acuerdo Final.  “El grupo prolonga indefinidamente las negociaciones”, agregó. El jefe del Ministerio Público hizo hincapié en que el Gobierno no puede aceptar la propuesta y además se debe publicar por completo el Acuerdo sobre Justicia al que se llegó en La Habana en días pasados. Por su parte, el senador del Centro Democrático Alfredo Rangel, opositor acérrimo a la manera como se está negociando la paz, aseguró que “el cese bilateral previo” es una trampa porque  se promueve la parálisis del Ejército, sin concentración de las Farc para seguir delinquiendo.  “Igual que hoy, pero más grave”, precisó el congresista. Sin embargo, el analista político Camilo González Posso explicó que sí se puede hacer un  desescalamiento de manera tal que no se deteriore el ambiente de negociaciones. “Lo que tiene que imaginar la mesa es llegar a una suspensión de operaciones ofensivas y de hostilidades porque se espera que la firma final del acuerdo esté lista  a finales de este año o a mediados de enero próximo”, agregó. El analista reconoció que las Farc han disminuido los operativos militares, pero  siguen protagonizando extorsiones, amenazas y cobros de impuestos producto del narcotráfico, pero “la tarea debe estar encaminada a tomar medidas inmediatas para evitar un choque como el ocurrido en el Cauca  porque podría obligar a un rompimiento de la actual tregua y desencadenar en la terminación abrupta de las negociaciones. La propuesta de las Farc surgió luego de un encuentro con integrantes del Frente Amplio por las Paz, quienes plantearon la necesidad de acelerar el cese el fuego, porque, según ellos, el proceso de paz corre riesgo por los operativos militares. Al respecto, Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac,  dijo que no es fácil  deshacerse, de manera permanente, y gracias a un acuerdo negociado del uso de la fuerza que caracteriza el conflicto armado. Comentó que lo que hace falta ahora es una declaración unilateral de confianza en la contraparte. “Sólo las Farc puede dar ese paso. Confiar, para las Farc, es renunciar unilateralmente al uso de la fuerza, incluso para defenderse y protegerse”. Hasta el momento, el Gobierno no se ha pronunciado al respecto. Lo que sí se conoció es que el próximo jueves en la tarde se realizará la audiencia pública del proyecto de ley de refrendación o plebiscito, en la Comisión Primera del Senado. Pardo,  ministro del posconflicto El presidente Juan Manuel Santos presentó ayer ante su gabinete al excandidato a la Alcaldía de Bogotá Rafael Pardo Rueda, como ministro designado para el Posconflicto.  Durante un consejo de ministros, el Mandatario oficializó a Pardo, quien se posesionará en el cargo en los próximos días. “Cuenta con experiencia en todos los frentes. Fue Consejero de Paz del presidente (Virgilio) Barco, encabezó la desmovilización del M-19, fue el primer Ministro de Defensa civil, el encargado de implementar la capacitación a militares en materia de Derechos Humanos tras los acuerdos de Ginebra. Fue además Ministro de Trabajo en este gobierno. No puede haber mejor persona para ocupar este cargo”, dijo el Presidente. Además, en el encuentro se firmó el decreto que reglamenta el funcionamiento del Consejo Interinstitucional del Posconflicto, creado por el Plan Nacional de Desarrollo, como organismo consultivo y de articulación para la preparación del alistamiento e implementación de los acuerdos de La Habana.  “Va a coordinar toda la institucionalidad a nivel nacional y departamental, todo el trabajo del posconflicto que debe ser un trabajo de todo el mundo. Ese consejo también va a supervisar la implementación de los acuerdos que se deriven de las negociaciones del Gobierno con las Farc”, explicó el Jefe de Estado. A delatar a ‘narcos’En una carta pública, el expresidente Andrés Pastrana  planteó  la necesidad de que las Farc  delate a los capos del narcotráfico, las rutas y sus cultivos, ya que  ellos se verán favorecidos en la Justicia Transicional “cuando el narcotráfico sea considerado un delito político”. En la misiva, el exmandatario    señala que “es apenas justo que el Gobierno exija reciprocidad en la inmediata delación de capos  y demás cómplices globales de las Farc (...)”.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad