Su esposo actor, la combinación perfecta

Su esposo actor, la combinación perfecta

Julio 30, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo
Su esposo actor, la combinación perfecta

El actor argentino Ernesto Alterio, esposo de Juanita Acosta, es hijo de un artista famoso en el país gaucho.

Juana, como sostiene su amiga Paola Molina, no fue mujer de muchos amoríos. Sus noviazgos fueron pocos, “largos e intensos”. Fue el actor argentino radicado en España Ernesto Alterio quien la conquistó hasta hacerla su pareja hace ya ocho años. Al decir de Molina, fue un amor a primera vista.Se conocieron una noche en una exposición de arte. “Ella no se esperaba que él, un personaje reconocido en España, le echara el primer piropo. Era ella quien quería saludarlo y decirle lo mucho que lo admiraba como actor, pero él se le adelantó y le dijo que era una excelente actriz”, relata Paola.Para Juana, tener un marido actor ha sido “la combinación perfecta”, porque ambos entienden sus turnos de trabajo, sus viajes “literales y emocionales” y “eso requiere de una mente muy abierta”. Por eso, reconoce la actriz, en su vida no hay lugar a los celos profesionales ni personales, en cambio sí hay mucho aprendizaje y retroalimentación, “aprendemos el uno del otro”.Cada vez que puede se lleva a su hija Lola a los rodajes, “ahora va a ser más difícil porque ya está en el colegio y alejarla de las clases es complicado”.El pacto que tiene con su marido es que si uno de los dos está rodando por fuera, el que se queda con Lola en Madrid, viaje a donde está el otro y nunca pasar más de tres semanas separados, pero ella, “lejos de Lola nunca he estado más de siete días”.Esta mujer, a pesar de la fama, no se le han subido los humos a la cabeza, tal como lo testimonian sus tíos Liliana Restrepo y Pepe Beauvois. Sigue siendo la misma joven extrovertida, alegre, sencilla y sentimental a morir, entregada a la gente.Ella, interviene su amiga Sonia Serna, en su personalidad se parece a su papá Álvaro Acosta, “un churro, amigo de todo el mundo. Juanita tiene ese mismo carisma, cae siempre bien porque, aunque no conozca mucho a la gente no mantiene la distancia, le presta atención, se embrolla con ella”.Y aunque la vida, como Juana admite, le ha dado duros golpes (el secuestro de un hermano, la muerte de su padre, entre otros), sigue adelante, sonriente, arrolladora, pues una de las enseñanzas de su madre Marta Lucía Restrepo para ella y para Valentina es: busquen siempre su felicidad.“Para ellas todo es positivo, nada es complicado, todo es realizable, esa es su filosofía, una actitud ante la vida”, corrobora Sonia Serna, que describe a este trío de hermosas mujeres “como libres de escándalos sin ser mojigatas”. Es por eso que Juanita no presta cuidado si algún parroquiano caleño pone el grito en el cielo si aparece en toples, tomando el sol en un velero por costas españolas, en revistas extranjeras como Interviú o nacionales como Jet Set.Su mamá, interviene Molina, es súper inteligente y educó a Juana y a Valentina con mentalidades muy abiertas. “Juanita no tiene problemas en salir en toples, vive su vida, su sexualidad, no tiene tapujos de ningún tipo. Su mamá es una mujer muy moderna y sus hijas igualmente son modernas, sin ser vulgares. Uno ve a Pipía (la madre) y entiende por qué Juana y Valentina son así”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad