“Soy la persona más odiada por los corruptos”: Pablo Bustos

“Soy la persona más odiada por los corruptos”: Pablo Bustos

Diciembre 21, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz R. | Reportero de El País, Bogotá
“Soy la persona más odiada por los corruptos”: Pablo Bustos

Pablo Bustos, presidente de la Red de Veedurías.

Pablo Bustos, presidente de la Red de Veedurías, y quien denunció a Gustavo Petro, habla de su ejercicio como demandante profesional.

Abogado y filósofo. Amante de la poesía y nacido en Boyacá. Pablo Bustos, presidente de la Red de Veedurías Ciudadanas, reconoce que es la persona más odiada por los corruptos, a quienes no teme instaurarles una demanda si observa que algo ‘huele mal’.Siente orgullo cuando le reconocen su profesionalismo, así sea de especialista en demandas y cree que en Colombia los ciudadanos deben ser más incisivos a la hora de hacer control a las instituciones y los funcionarios.Recalca que siempre mantendrá ‘la lupa’ de la veeduría en contra de los corruptos, pero siente lástima cuando habla del episodio de la sanción del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, a quien denunció en la Procuraduría.¿Cómo recibió la decisión de la Procuraduría General en contra del alcalde Gustavo Petro, máxime cuando usted fue uno de los denunciantes?Nosotros vemos que la decisión del Alcalde de proteger el control público de la recolección de basuras fue políticamente acertada, pero frágil jurídicamente. El asunto fue que cuando nosotros presentamos la queja encontramos algunas dificultades en la forma de transitar, digamos, jurídicamente los procedimientos que permitían asumir el control ante una grave crisis del problema de las basuras en términos de calidad, tarifas, oportunidad y del proceso contractual. No fue lo suficientemente claro. Esto nos dejó la idea de que había una serie de irregularidades, sobre todo en el proceso de implementación, porque consideramos que la firma Aseo Capital y la Empresa de Acueducto incurrieron en irregularidades. Por otro lado, vemos que con las declaraciones de Emilio Tapia que señala que hubo una conspiración por parte de los cuatro operadores de basura para colapsar la recolección y generar la crisis tanto contractual como ambiental que se dio a final del año pasado, pues nos dejan a nosotros claras luces de que había que revisar esa decisión sobre la base de los hechos para que se investigara de manera juiciosa, fue así como logramos tumbar al Alcalde, también a otros funcionarios de la administración central de Bogotá. Se ha dicho que usted es una persona incisiva en materia judicial y que está presto a demandar siempre...Nosotros somos una organización de control social con 20 años de experiencia y hemos mostrado resultados concretos: sanciones en materia de corrupción, somos líderes no solo en Colombia sino en Latinoamérica, creamos las veedurías ciudadanas, la ley de veedurías y por tanto lo que hacemos es una mirada vigilante, independiente, cívica al conjunto de la gestión pública y cuando encontramos irregularidades y que existen los fundamentos para ello los ponemos en conocimiento de las autoridades con base en un análisis previo multidisciplinario y eso nos ha dado que haya resultados en la lucha contra la corrupción.¿Cuál es la motivación que tiene para emprender todos estos procesos?La gran motivación es lograr devolverle a la ciudadanía y demostrar que sí se puede combatir la corrupción, que desde la condición de ciudadanos es mucho lo que podemos hacer, invitar a la ciudadanía a que active los procesos de control social, promover las veedurías ciudadanas y combatir lo que nadie ha combatido sin distingos de ninguna naturaleza.Su nombre es conocido en el país y es referido de diferentes maneras, pero ¿quién es Pablo Bustos?Pablo Bustos es un aprendiz de ciudadano que quiere mostrarle al país y a sí mismo hasta dónde es posible el uso de la mera cédula de ciudadanía para hacer país, hacer Patria, defender a los más desvalidos, defender las herramientas que nuestra Constitución y nuestra legislación habilitan a que cualquiera de los ciudadanos denuncie, y lo que queremos es materializar esas herramientas.¿Qué les responde a quienes dicen que usted es un demandante profesional?Les agradezco por el calificativo de profesional, porque soy un abogado, filósofo, con estudios en criminología, Derechos Humanos. Y sí, soy profesional porque los resultados se ven a la vuelta de la esquina, porque nosotros cuando presentamos una denuncia vemos el resultado, por lo tanto hay un temor de los corruptos de que los ciudadanos se impongan por encima, incluso, de los órganos de control y de justicia y la misma administración pública y del Legislativo para obtener los resultados que ellos mismos en sus áreas no han podido reflejar y que de la mano de la ciudadanía con la lupa vigilante de las veedurías hemos logrado poner una página histórica en la institucionalidad colombiana en la lucha contra la corrupción.¿Es mucho desgaste para usted estar pendiente de tanto proceso?Indudablemente es una responsabilidad extrema, es un esfuerzo tanto en lo personal como en lo económico, sicológico, en todo sentido. Es una apuesta de un apostolado por el país y es un esfuerzo grande.Usted ha aspirado a cargos de elección popular, ¿por qué cree que no ha tenido el respaldo ciudadano?La verdad es que nunca lo hemos intentado en serio, lo que ha sido es que alguien nos ha invitado a participar en una lista o en la ocasión pasada nosotros ni siquiera hicimos campaña al Senado porque nos dimos cuenta que fuimos traicionados por el propio movimiento que nos había invitado. Por eso no le apostamos de fondo a una aspiración de esa naturaleza y hoy, por ejemplo, tenemos claramente los votos, la gente nos reclama, nos solicitan, incluso, de distintas colectividades nos solicitan para que lleguemos al Congreso a impulsar la lucha contra la corrupción, pero en realidad esa no ha sido nuestra prioridad, nuestra atención, ni es nuestro propósito. Además, ni participamos ni apoyamos campañas al Congreso, nosotros no buscamos ese favor popular, el que buscamos es en términos de la lucha contra la corrupción.Entonces, ¿eso está descartado?Sí está descartado, porque nosotros no estamos haciendo una apuesta electoral. Creemos en la política como el ejercicio de la lucha contra la corrupción y la implementación en esa materia. Tenemos un proyecto demasiado grande como para una aspiración pequeña como es concurrir al Congreso para ese propósito.Usted ha tenido resultados que han afectado a muchos personajes, de esos ¿cuáles recuerda?Hay varios. Uno es el tema del carrusel de la contratación, en el que todavía estamos y que ha sido histórico; este, el del alcalde Petro es un tema relevante. Por otro lado, el tema de Javier Cáceres nos pareció altamente significativo y no podemos dejar de lado el tema del Proceso 8.000 en el que comenzamos con el elefante, principalmente porque confrontamos al Cartel de Cali en hechos en los que todavía existen procesos de judicialización. Esos, como para mencionar casos relevantes en un periplo que ya cumplió 20 años en la lucha contra la corrupción que, incluso, me han llevado al exilio durante 7 años.¿Qué siente tumbar al Alcalde de Bogotá, el segundo cargo más importante del país?Creo que fundamentalmente da tristeza porque, uno no quisiera tumbar a nadie, uno quisiera poder dedicarse a su vida, su familia, vivir y poder disfrutar un poco más el país, pero lo que deja también por otro lado es la gran satisfacción del deber cumplido como ciudadano a pie juntilla y saber que es posible y lo hemos logrado, y que –pues- realmente sin distingos ni miramientos de partido o posición político, jerarquía estamos dispuestos a poner la lupa y producimos resultados. De alguna manera, es el desconocimiento de la participación ciudadana que siente y a la agudeza que hemos aplicado las herramientas de manera efectiva directa y total.¿Cree que usted es una de las personas más odiadas de este país?Yo soy, sin duda, la persona más odiada del país por parte de los corruptos, pero también soy apreciado por la gente que no apoya la corrupción, que es la mayoría. Nosotros tenemos un laboratorio permanente en la lucha contra este problema desde hace 20 años y tenemos un acumulado de dificultades, confrontaciones y problemas por ese mismo espacio que, incluso incluye a funcionarios que han estado en los organismos de control, además del Ejecutivo y el Legislativo, o sea que hemos sido señalados y ajusticiados por ese paquete grueso de nuestros enemigos.¿Qué le dice su familia por este camino que usted escogió?Realmente todos en mi familia son muy generosos, porque de alguna manera me perdonan el hecho de estar exponiendo mi vida, matrimonio, mi competencia profesional, mi tranquilidad y la de ellos por estar en lo que representa para mí un anhelo, un deseo personal de solucionar los problemas del país. Ellos ven con mucho respeto y preocupación mi trabajo, pero lo toleran pero no lo ven con buenos ojos por los riesgos individuales que me han implicado.¿Cómo se financia?Todos los recursos son el apoyo económico de la solidaridad de mi familia abnegada que ha sostenido esta lucha durante años.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad