“Son tiempos difíciles, pero no para la Iglesia”: Monseñor Darío Castrillón

“Son tiempos difíciles, pero no para la Iglesia”: Monseñor Darío Castrillón

Febrero 23, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortíz | El País, Bogotá
“Son tiempos difíciles, pero no para la Iglesia”:  Monseñor Darío Castrillón

Monseñor Darío Castrillón.

Monseñor Darío Castrillón dice que la Iglesia Católica debe mantener los postulados sobre la vida y la familia. Descarta que el Papa Benedicto XVI se haya “bajado de la cruz” porque quiso.

El cardenal Darío Castrillón habla con la sabiduría que le otorgan sus 83 años de vida acerca de la suerte de la iglesia en el relevo que se dará en la Catedral de San Pedro, por la renuncia del Papa Benedicto XVI.El purpurado defiende la decisión del Sumo Pontífice y la respeta. Además, mantiene la línea conservadora de la Iglesia en temas como el matrimonio homosexual, el aborto y la eutanasia, porque considera que ese no fue “el mensaje de Jesús sobre la vida y la familia”.¿Cómo ve la situación en Roma, donde usted reside, por la renuncia del Papa?Fue una sorpresa para, digamos, todo el mundo. En ese momento algunos lo sabrían, pero la mayoría no. Estuve en el momento en que el Santo Padre leyó su documento, estábamos unos 25 cardenales, la mayoría de ellos no tenía la menor idea de lo que iba a ocurrir. Era una reunión para estudiar obligaciones como el caso de la madre Laura Montoya, entonces yo tenía mucho interés de la reunión y en un punto fue cuando pronunció las palabras en que decía que se retiraba. Y, ¿cómo recibieron esa noticia?Nos cayó como una bomba, realmente él ha gozado del aprecio de mucha gente, de los cardenales y mis relaciones con él eran muy estrechas, porque desde hacía mucho tiempo estábamos en contacto. Yo lo llevé a Colombia cuando todavía no era obispo.¿Con la decisión del Papa se puede decir que inicia una nueva era de la Iglesia de los expapas?No, creo que eso no se puede decir. Esto fue un simple posible, todo el mundo sabe que ha habido casos, que siempre fue posible, pero esto no cambia en nada. No creo que esto vaya a seguir ocurriendo como ha pasado con las renuncias anteriores. Entonces, ¿qué pasó?Lo que pasa es que ha habido un momento particular en el mundo, le tocó al Santo Padre la entrada de una mundialización de la cultura, la mundialización de todas las cosas a través de la comunicación social, ya no hay aldeas es todo el mundo; ya sabemos como con Facebook, Twitter y en general con el internet en un minuto estamos en conexión con todo el mundo; que cualquier persona de cualquier categoría social puede expresar su pensamiento y es recibido en los blogs de personas que muchas veces no tuvieron voz y, en este momento tan particular, es también muy pesado el cargo de Pontífice. ¿Se podría decir que este nuevo mundo le afectó el pontificado?Yo creo que el retiro del Santo Padre no es de ninguna manera por debilidad, no es que se haya querido bajar de la cruz, no es que haya querido abandonar el cargo. Para mí es una cosa bastante clara, él tenía unos quebrantos de salud cuando fue elegido y se ha deteriorado en parte su salud y me remito a lo que él dijo en su discurso en los últimos meses tenía la fragilidad de su salud frente a la carga enorme del pontificado.¿Comparte esa decisión?Esto me lleva a ver esta decisión muy respetable, libre, una generosidad para con la Iglesia, para que la Iglesia no sufra y dejó abierto el campo para otras personas. Eso es un acto muy grande, renunciar al pontificado para ser de inmediato un cardenal que ha tenido la carga máxima de la Iglesia que luego se retira a vivir exactamente como los demás. Esto es admirable, es un ejemplo que nos da el Papa de fortaleza y humildad.En sus palabras del Miércoles de Ceniza, el Papa dejó entrever que hay divisiones al interior de la Iglesia...Creo que no hay que ser un especialista en historia para darse cuenta cómo estamos viviendo unos tiempos muy difíciles, pero son tiempos difíciles, pero no para la Iglesia, son en sí mismos tiempos difíciles. Estamos en una mundialización de la cultura, entendida como la forma de vida de los pueblos, y una forma de vida nueva presenta muchísimas dificultades con las características de la unidad, cualquier cosa se conoce en todo el mundo, ya no hay ningún límite con la facilidad de viajes y de interconexión. Entonces, no es como el momento que pueda haber una unidad, digamos Italia, Roma, la capital católica del mundo y sigue siéndolo, pero no pueden negar la presencia ya sea física de la gente que llega de todo el mundo, esa presencia espiritual e intelectual de todos los congresos mundiales y la presencia humilde y sencilla que es también universal de los medios de comunicación e internet.¿Cuáles son los retos del nuevo Papa?Precisamente creo que el reto de responder a la mundialización de la cultura, porque a nosotros nos toca seguir a Cristo, eso no cambia, no cambia él como la persona del verbo eterno, no cambia el hecho de que nosotros seguimos al Creador del mundo, palabras en las que fueron creadas todas las cosas, verbo que se hace carne. Yo acabo de venir de Tierra Santa y estaba viendo en Nazaret, esa maravilla de la realización histórica. Es el verbo eterno, crece en Galilea por donde caminó Jesús y ese mensaje no es el de un filósofo, de un pensador por grande que sea, no, es la revelación del misterio de Dios eterno, es un mensaje de Dios. Pero temas como el matrimonio homosexual, el aborto y la eutanasia tendrán que ser abordados de alguna manera...La Iglesia tiene que continuar, en este momento, llevando ese mensaje. No podemos cambiar lo que Jesús pensó sobre el matrimonio y familia, no podemos cambiar lo que siempre -basándonos en el mensaje de Jesús- hemos creído especialmente sobre la vida. Entonces el Papa tiene el reto de entregar ese mensaje íntegro, completo a los hombres que tienen unas antenas distintas para recibir esos mensajes y tiene la Iglesia que hacer esos esfuerzos para adecuar esa entrega del mensaje en las antenas receptoras del mundo.El Papa Benedicto XVI tuvo en cuenta a Colombia con los temas del secuestro y de la paz, ¿será que toca hacer un lobby muy fuerte para que el nuevo Papa se fije en el país y sus problemas?El nuevo Papa va a tener exactamente las posibilidades del conocimiento de las cosas directas, va a saber a través de los medios de comunicación. Una de las personas cuyo cargo no termina por el retiro o muerte del Pontífice es justamente el sustituto, en este caso su excelencia monseñor Angelo Becciu que es el encargado, por lo alto, de lo que son las relaciones con los estados, esas dependen de él de una forma más directa, aunque ya hay un ministro encargado también que es monseñor Federico Lombardi. Justamente por el hecho que esta sección tiene las relaciones con los estados no termina, la relación con el mundo a plenitud a través de los órganos existentes en la Iglesia. Los demás cargos del Vaticano tienen que renunciar el 28 de febrero a las 8 de la noche, no así los encargados de las relaciones. Entonces, el Embajador de Colombia tendrá con quién hablar, preguntarle al Pontífice que sea elegido y mostrar los problemas del país. ¿El cardenal Rubén Salazar tendría posibilidades de ser elegido?No entro a particularizar, porque cada cardenal puede ser un Papa y cada obispo, cada sacerdote y cada religioso, inclusive, podría ser un laico que tendría posibilidad en la ordenación. Es una cosa hipotética hablar de esto, pero si en algún momento de dificultad que no se ponen de acuerdo los cardenales, hay un laico que es un hombre de Dios, que es extraordinario, que tiene conocimiento podrían votar por él y no existe ley que lo impida. Entonces, cualquiera de los cardenales puede ser candidato a suceder al Papa. Para la Iglesia no es tan importante el momento de la elección como el del sí. ¿Hay crisis de fe en el mundo?Hay mucha gente que ha perdido la fe y el Papa tiene esa misión y eso lo hará el nuevo Pontífice con la fuerza que le da Jesús, a quien servimos y todo este problema y este hecho lo ponemos en las manos de él.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad