Sobrevivientes del accidente aéreo del Chapecoense siguen "estables"

Diciembre 03, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co l AFP

De acuerdo con el parte médico entregado por el Hospital San Vicente Fundación, el arquero Jackson Follmann tomó con muy buena actitud la noticia de la amputación de su pierna derecha.

En situación "estable" se mantienen los cuatro brasileños que sobrevivieron al accidente aéreo en Antioquia en el que murieron 71 personas el pasado lunes, cuando el club Chapecoense viajaba a disputar la final de la Copa Sudamericana ante Atlético Nacional, informó este sábado la clínica donde están hospitalizados.

"Hemos hecho una discusión de cada uno de ellos con nuestro grupo de especialistas del Hospital San Vicente Fundación", en Rionegro, en compañía de una delegación médica brasileña, dijo Ferney Rodríguez, médico del centro de salud en rueda de prensa.

El galeno sostuvo que el arquero Jackson Follmann, cuya pierna derecha fue amputada el martes, fue extubado, habla y está en compañía de su familia. "Es completamente consciente, habla ampliamente con nosotros, con su familia, ya sabe la situación de amputación de su pierna derecha", afirmó Rodríguez.

"Nos ha sorprendido gratamente la actitud que ha tomado (...) entiende que perdió la pierna pero no la vida. Es supremamente optimista", indicó.

El defensor Alan Ruschel, quien se mantiene sedado y el viernes fue extubado, está "en condición crítica, pero estable", según el parte.

"Quiero contarles que Alan está evolucionando bien, ya ni siquiera día a día sino minuto a minuto (...) Estamos contentos con la evolución de los cuatro que, en un verdadero milagro, lograron salvarse en esta tragedia", dijo su padre, Flavio Ruschel, en rueda de prensa.

Lea también: Michel Temer agradeció al gobierno colombiano por gestión con víctimas del Chapeconese

En tanto, el zaguero Hélio Nieto y el periodista Rafael Henzel siguen sedados y en estado crítico.

De Henzel "continuamos pendientes de su evolución pulmonar", aseveró el especialista de la Clínica Fundación San Vicente, donde por pedido del gobierno de Brasil están internados los cuatro sobrevivientes brasileños.

"Cada victoria, cada conquista que nuestros parientes están consiguiendo son momentos de euforia, de alegría", dijo su primo Roger Valmorbida.

[[nid:599268;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/12/chapeco_0.jpg;full;{Chapecó recibió el sábado los cuerpos de sus futbolistas muertos en un accidente aéreo de Medellín, para rendirles un tributo multitudinario en el estadio donde este pequeño equipo del sur de Brasil había ganado notoriedad continental.AFP-El País}]]

Además de los cuatro brasileños, en Rionegro permanece hospitalizada Ximena Suárez, la azafata boliviana del avión chárter que el lunes en la noche se accidentó en una zona montañosa a unos 50 kilómetros de Medellín al parecer por falta de combustible, según la principal hipótesis de las autoridades.

La asistente de vuelo estará recluida "unos 10 días", según informó el viernes el gobierno de Bolivia.

El otro sobreviviente, el tripulante boliviano Erwin Tumiri, recibió el alta médica el viernes y viajó en un vuelo comercial a La Paz, donde le realizarán más controles médicos. "Yo no voy a olvidarme de todos ustedes", dijo el técnico en un video divulgado la víspera, sobre los rescatistas que lo encontraron tras el siniestro. 

Mensajes de los familiares de los sobrevivientes 

Flávio Ruschel, padre de Alan Ruschel

“Quiero agradecer al pueblo colombiano, a las autoridades colombianas, al cariño del pueblo brasileño y las autoridades brasileñas por todo el apoyo que nos han dado. Realmente estoy muy agradecido por toda la ayuda que nos han dado. Nadie ahorra esfuerzos para que los cuatro que están aquí se recuperen, y las familias estamos unidas intercambiando experiencias, tratando de ayudarnos entre nosotros. Estamos contentos con la evolución de los cuatro que, en un verdadero milagro, lograron salvarse en esta tragedia”

Roger Valmorbida, primo de Rafael Henzel

“Estamos fortaleciéndonos en Colombia, es una lucha constante, minuto a minuto luchamos. Después de todo el sufrimiento que tuvimos en las primeras horas del accidente, y llegar aquí a Colombia con mucha información cruzada, acompañarlos en la evolución clínica de ellos es fantástico. Estamos las cuatro familias juntas, unidas, intercambiando experiencias, ayudándonos unos a otros. Es una experiencia única.

Y en cuanto al pueblo colombiano, no hay palabras: (voz quebrada) nadie esperaba en Brasil una ayuda de estas. Esperábamos encontrar un caos y desorganización porque era una tragedia y en las tragedias no hay cómo prepararse para atenderlos a todos. Pero fue todo lo contrario: nos encontramos una estructura organizada, todos trabajando rápidamente y haciendo de todo para atendernos, facilitar nuestra estadía y ayudar a todas las familias.

Es una cosa inexplicable, no tengo palabras, no hay palabras, solo la emoción. El tratamiento que nos han dado aquí lo agradecemos”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad