Siete formas de salir del clóset

Siete formas de salir del clóset

Julio 15, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya, reportera de El País.
Siete formas de salir del clóset

En Colombia, la Corte Constitucional dictaminó que así sea en lugares públicos concurridos, como los Centros Comerciales, a las parejas del mismo sexo no se les puede impedir las demostraciones de afecto, como besarse en público.

Si aún no sabe cómo enfrentar al mundo con su verdad, aquí le damos las pautas para que su proceso sea exitoso. Hora de ser auténtico.

“Hoy ACEPTO MI HOMOSEXUALIDAD como un regalo que me da la vida. ¡Me siento bendecido de ser quien soy!”. En letra mayúscula, sin rodeos y a través de una carta pública, Ricky Martin, así como Christian (cantante del grupo mexicano RBD) y Anderson Cooper, veterano periodista de CNN, han dado el que se considera el paso más liberador de sus vidas: salir del clóset.Las cartas públicas se han convertido en el aliado de quienes desean revelarle al mundo su preferencia sexual. Pero esa no es la única vía.Aunque ‘salir del clóset’ alude a que homosexuales, lesbianas, bisexuales y transgénero reconozcan su condición; el psicólogo Álvaro Bonilla, docente del Politécnico Grancolombiano, considera que el término debe ir más allá. “También hay personas que llevan una doble vida y están más metidas en el clóset que el mismo homosexual. Hay que salir para ser más auténticos. Muchas veces vivimos presos en el clóset de nuestros propios prejuicios, nunca nos mostramos como somos ante los demás. Vivimos enmascarados y en el fondo somos profundamente infelices”.Pero con gritar a los cuatro vientos una verdad, no está todo resuelto, como lo enfatiza Lucio David González, psicólogo y máster en psicoanálisis. “No se trata de decir soy homosexual o bisexual, o mujeriego, etc. De lo que se trata es que quien lo diga tenga las herramientas educativas apropiadas para decirlo, es decir, que haya logrado cierto nivel educativo que le permita defender su identidad, en una sociedad poco educada y poco tolerante con la diversidad”. Y si usted ha pensado ‘salir del clóset’, hágalo con respeto y confianza en su decisión.1. Mírese al espejo El primer paso para salir del clóset es ser sincero y eso empieza con usted mismo. “Hay que ser honesto y tomar la decisión de hacerlo en el momento que uno se sienta seguro”, expresa Alexis Murillo, director del portal www.caliesgay.com; que provee información a la comunidad Lgbt. Para Lucio David González, psiquiatra y máster en psicoanálisis, “la identidad sexual es algo sólido y una marca de nuestro ser, la cual es altamente difícil cambiarla. Sería como pretender cambiar de profesión en pocos meses. Por lo tanto se nos debe enseñar a amarla y proyectarla en forma estética y noble a la sociedad”.2. Busque el momento oportuno“No lo haga en el velorio de la abuela, en el cumpleaños de la mamá, no elija ni el momento más alegre ni el más tenso. Tampoco lo haga en momentos de impulsividad o de resentimiento”, expresa el psicólogo Álvaro Bonilla. El especialista también sugiere ir contando la verdad de manera individual: en el ámbito laboral, empezar con los superiores y luego con los demás, así evitará chismes y tergiversaciones. Con las amistades, empezar con aquellos del sexo opuesto (si es hombre empezar con las amigas y viceversa) y hacerlo de manera personal y no bajo la figura del secreto, porque puede esfumarse. También debe dimensionar que la noticia no lesione a las personas que lo rodean: no es lo mismo que un joven salga del clóset, a que un hombre casado y con hijos lo haga. Murillo recalca ”Hay que ser consciente de lo que es antes de tirarse al agua y decir 'Yo soy gay'”.3. Prepárese para el rechazoDar la noticia no es fácil. “Va a haber muchos prejuicios, creencias, personas que de pronto se muestren decepcionadas, y puede haber otras que tomen posiciones radicales, pero no se asuste, siga adelante, usted tiene que planificar que las reacciones van a ser muy complejas. La noticia va a ser un chaparrón de agua fría. Hay que pagar un precio por ser auténtico”, recalca el psicólogo Bonilla. Alexis Murillo, del portal www.caliesgay.com sugiere “estar preparado al rechazo porque la sociedad no está lista para permitir que las personas gay tengan reconocimiento”.4. El círculo de la confianzaSe recomienda que las primeras personas que conocerán la noticia sean bien escogidas y por lo general son aquellas que siempre lo han escuchado, que suelen ser las más compresivas o que tienen una mentalidad más abierta al tema. En opinión de Óscar Samuel Mejía, coordinador y representante de la Fundación Glairis, “hay que apoyarse en la persona de su familia en la que tenga más confianza: la mamá, una tía, un abuelo, un hermano, un primo, ellos son fundamentales y ayudan a preparar tu salida del clóset”. Una manera de abonar terreno antes de darle la noticia a la familia y luego al mundo es hablar primero con la mamá. “Las madres siempre apoyan mucho en estos casos y eso luego se refleja en el grado de aceptación del resto de la familia”, dice Mejía.5. Las cartas sobre la mesa “Los papás no son bobos, ellos saben bien quién es su hijo, tal vez se hacen los locos con el tema y esperan que uno les confirme porque ellos tampoco se atreven a preguntar por temor a irrespetarnos”, expresa Mejía, de la Fundación Glairis. Y para darle la cara a los padres, Murillo sugiere hacerlo en un momento de diálogo familiar. “Salir del clóset debe hacerse para tranquilidad de la persona y por respeto hacia la familia, es mejor que lo sepan de nuestra boca a que se enteren por terceros o por comentarios malintencionados”. El psicólogo Álvaro Bonilla recomienda que la persona al revelar la verdad, “no se sienta culpable, no pida excusas ni perdón, no asuma creencias en el otro. Salir del clóset pidiendo perdón no es una buena forma. Salir del clóset es decir soy así y me siento feliz de serlo”.6. No se ‘enrede’“Salir del clóset parece fácil en un mundo globalizado. Aunque la informática nos invita a salir en cualquier parte, la ciudad o el pueblo en que vivimos lleva la marca de nuestra crianza y esta marca de lenguaje es muy honda y no es fácil quitarla”, anota el psiquiatra Lucio David González. Revelar la condición sexual a través de la red a veces puede ser perjudicial. “Las redes sociales son una oportunidad de ser masacrado socialmente. Si la familia no lo sabe, la red nos saca del clóset pero con chismes”, dice el psicólogo Bonilla.“Las familias siempre esperan de uno respeto hacia ellos; y cosas como publicar fotos, por ejemplo, una de un beso con la pareja, puede hacer que se sientan agredidas”, expresa Oscar Samuel Mejía de la Fundación Glairis.7. Sin alardes Aunque la familia, los amigos y el entorno laboral ya sepan de su condición sexual, no espere que le vayan a aceptar todo de inmediato. “Tómelo con calma: no se trata de que al otro día lleve a su pareja a la casa para comer y desayunar con los papás, o al paseo a la finca. Tras una confesión debe haber un proceso paulatino con el cual la familia o el círculo social se adapte”, dice Bonilla. Mejía sugiere abonar el terreno y luego de un tiempo prudente presentar la pareja “porque la familia también debe saber con quien uno está o cuáles son los amigos, además, puede aconsejarte”.Día del Orgullo Gay El 28 de junio es considerado como el Día del Orgullo Lgbt (Lesbianas, gay, bisexuales y travestis) o simplemente Día del Orgullo Gay. La fecha hace alusión al 28 de junio de 1969 cuando se presentaron una serie de disturbios y manifestaciones cuando la policía realizaba redadas contra la población homosexual, que frecuentemente se daba cita en el bar Stonewall, ubicado en el barrio Greenwich Village de Nueva York. Se considera que en esta fecha la comunidad homosexual luchó por primera vez por el respeto de sus derechos. Anualmente, el mundo celebra estas fechas un sábado antes o después del 28 de junio. Este año, en Bogotá se celebró el domingo 1 de julio; y en Cali el 8 julio con la VII Marcha de la Diversidad Sexual y de Género. Adicionalmente, por primera vez se organizó en la ciudad la Primera Feria de la Diversidad 'El Clóset'.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad