"Sería grave dejar la implementación de la paz en el limbo": Rodrigo Lara

"Sería grave dejar la implementación de la paz en el limbo": Rodrigo Lara

Julio 25, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Argemiro Piñeres/ Colprensa
Rodrigo Lara

Rodrigo Lara, presidente de la Cámara de Representantes.

Archivo Colprensa

Es raro verlo calmado, casi siempre está a las carreras y agitado. Pero Rodrigo Lara, después de haber asumido la Presidencia de la Cámara de Representantes, su principal logro político hasta el momento, parece plácido en la oficina que ocupará en este último año de legislatura.
Dice que quiere tener las ventanas de ese despacho abiertas e incluso anticipa que de esa forma será su gestión, abierta y transparente. Reconoce que en el interior de su partido, Cambio Radical, es quien más ha defendido el proceso de paz, incluso por encima, en ocasiones, de su jefe Germán Vargas.

Del exvicepresidente asegura que no le presionará en su labor de presidente de la Corporación. “Él no está para minucias”, dice una y otra vez para insistir que será autónomo en la dirección de la Cámara, aunque sí dice que todos los partidos, incluidos la oposición, podrán expresar sus puntos de vista.

Muy luchada la presidencia, ¿Le tocó pelearla más de lo que pensaba?
Sin duda, no fue un proceso fácil y sobre todo porque estamos en el último año de este cuatrienio y en el último de los ocho años de un gobierno. Hubo en un inicio inquietudes respecto de las posiciones del partido (Cambio Radical) y de las mías en particular en aspectos como la implementación del acuerdo de paz y la cercanía del proceso electoral de 2018 que atiza naturalmente las rivalidades y lleva a que las sensibilidades políticas sean mayores. Sin embargo, saque 149 votos de 152 totales, lo cual me deja agradecido con la Cámara.

Dejó en claro usted en su discurso que el tema de la paz lo acompaña de lleno, ¿no es esto contrario a lo que ha sido la posición de Cambio Radical frente a los acuerdos?
En el interior de Cambio Radical siempre he defendido la implementación de este proceso de paz, estamos ante un conflicto que ganaron las Fuerzas Militares, gracias a esa victoria estratégica llegó el momento de una negociación que duró cinco años, llegó la hora de implementar los acuerdos y esta es nuestra responsabilidad, el grueso de los acuerdos ya fue implementado, sobre todo con el acto legislativo de la Justicia Especial de Paz (JEP), que es el tema más importante.
Ahora nos corresponde, en el marco del ‘fast track’ aprobar la ley estatutaria de la JEP; es decir, desarrollo de sus principios. Me parece que sería muy grave dejar la implementación en un limbo. A mí me enseñaron que lo que se inicia se termina. Desde el Congreso y cuando fui coordinador ponente de la JEP mejoramos el texto que presentó el Gobierno.

¿Va a buscar concertar lo que queda de la implementación de paz con su partido y más cuando el presidente de Cambio Radical, Jorge Vélez, dijo que no va apoyar esos proyectos?
Lo que advierten los senadores de Cambio Radical es que el texto de la ley estatutaria debe ser un fiel reflejo del acto legislativo, no puede contrariar aspectos del mismo, ese es el sentido de lo dicho por Vélez. En lo que tiene que ver con la ley de tierras aún no sabemos cómo va a ser, el Gobierno no lo ha radicado. En todo caso como presidente de la corporación no me corresponde imponerles mi punto de vista a los 166 representantes, ni mi punto de vista puede entorpecer un debate democrático. Me corresponde ser ecuánime, garantizar la regla de la mayoría, pero debo ofrecer garantías a las minorías y a la oposición.

¿Cree que este año electoral su jefe político, Germán Vargas, va a presionarlo en su labor de Presidente de la Cámara?
Germán Vargas, como lo ha demostrado a lo largo de su carrera, no está para hacer pequeña política, él es un hombre de grandes realizaciones, es el candidato presidencial más opcionado, está en el centro de la acción política porque los colombianos ven en él el liderazgo que necesita el país, yo no lo veo entrando en minucias, ni en juegos soterrados, no es su estilo y nunca lo ha sido.

¿Entonces usted actuará libremente como Presidente de la Cámara?
Yo me debo a la Cámara de Representantes, pero sobre todo a los colombianos. Germán Vargas ha sido mi jefe político y estamos trabajando para hacerlo presidente de la República pero sé que nunca me pediría algo indebido y contrario al interés del país. No es un político de minucias, es un político de grandes proyectos para el país.

¿Cómo hacer que la Cámara sea más transparente en su labor?
Los índices que saca Transparencia por Colombia muestran un importante avance de las dos últimas presidencias. Voy a esforzarme mucho y en las próximas semanas haré anuncios sobre la política de transparencia acá en esta corporación, pero no se los puedo anticipar. Esta será una gestión muy transparente y los anuncios serán drásticos para mostrar cómo se harán las inversiones.

¿Qué hacer con la reforma electoral que se tramita?
No conozco el propósito del Gobierno respecto de esta reforma, pero le puedo señalar dos cosas. Las normas electorales son legítimas cuando respetan dos principios: su claridad y su previsibilidad. Debe haber un mínimo de previsibilidad de cara a unas elecciones que son en marzo y cuyas inscripciones empiezan en noviembre. Hay que ser prudentes a la hora de cambiar las reglas de juego para no entregar ventajas indebidas a un sector sobre otro.
¿Qué le gusta y qué no?
A mí siempre me ha gustado la lista cerrada. Ahora bien, una cosa es que nos guste la lista cerrada y otra cosa es implementarla ad portas de unas elecciones. ¿Qué van opinar los partidos? ¿Qué pueden opinar los sectores de la ciudadanía que quieren participar y pensaban hacerlo con otras reglas? Eso es lo que debemos mirar con mucho detenimiento. Las normas electorales son legítimas, si son claras.

¿Usted sí cree que aguantarán las mayorías que tiene el Gobierno para tramitar las normas de su interés?
No me corresponde pastorear a los integrantes de la Unidad Nacional para que trabajen en determinado sentido, pero sí me corresponde hacerle un llamado a mis compañeros para que los grandes temas del país se discutan con seriedad y por encima de las diferencias políticas.

¿Cómo va a impulsar democráticamente a la mujer, que es uno de sus propósitos en la Cámara?
Si hay más mujeres en la política, se combate mucho más el maltrato a ellas; si hay más mujeres en la política, logramos combatir la desigualdad de género en temas como el salario y el trabajo. Lo que voy a organizar desde la Presidencia de la Cámara son unos foros regionales y uno nacional a los cuales quiero invitar a las lideresas de Colombia, en todos los aspectos, para que se encuentren con los partidos, con sus dirigentes y se inscriban en las listas del Congreso.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad