¿Ser alcalde de Cali, de Bogotá o Presidente? Angelino Garzon, a definir sus dilemas

¿Ser alcalde de Cali, de Bogotá o Presidente? Angelino Garzon, a definir sus dilemas

Octubre 13, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Hugo Mario Cárdenas | El País.
¿Ser alcalde de Cali, de Bogotá o Presidente? Angelino Garzon, a definir sus dilemas

Vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón.

Pese a que los escenarios futuros del Vicepresidente lo ubicarían en la Alcaldía de Bogotá, en la de Cali o en algún lugar en las presidenciales del 2014, los analistas creen que su mayor adversario sería su estado de salud.

Tratar de establecer el futuro político del vicepresidente Angelino Garzón es casi tan complejo como intentar ubicarlo en algún sector de la política cuando ha trasegado por el centro, la derecha y la izquierda.Sin embargo, ya él mostró su interés en postularse para las elecciones del 2015 a la Alcaldía de Bogotá o la de Cali, mientras otros sectores consideran que por el buen momento que atraviesa su imagen querrá jugar en los comicios del 2014.Ante esta encrucijada, dicen los analistas consultados por El País, lo único cierto es que pensar en retirarse de la vida política, por su situación de salud, es la más remota de las opciones que podría estar contemplando Angelino, sobre todo cuando las últimas encuestas lo muestran con la favorabilidad más alta del país.En eso coinciden los últimos sondeos de opinión realizados por las firma Gallup Colombia en los que la imagen positiva del Vicepresidente se ubica en el 68 %. Posibilidades ciertasPero por más tentadoras que puedan resultar las encuestas, el politólogo Fernando Giraldo cree que el deseo de Angelino de jugar en las elecciones regionales es más por “voluntarismo político” porque “una campaña plantea unas exigencias muy altas que no es prudente que el Vicepresidente asuma si quiere mantener una calidad de vida aceptable”.“La campaña política para una alcaldía como la de Bogotá o de Cali requiere de unas condiciones físicas, mentales y emocionales muy particulares y él ya no cuenta con eso; es su organismo el que se lo está diciendo, nadie más, y por eso no lo veo en el largo plazo unido al poder o a la gestión pública, aunque no ha sido un mal gobernante”, indica Giraldo. En el mismo sentido se pronunció el exfiscal Francisco José Sintura, quien además tiene la percepción de que Angelino “ya está desgastado en lo político y está desgastado en lo personal”. “En lo político porque su capital electoral era exclusivamente regional; Angelino Garzón es un líder del Valle del Cauca, pero no es un líder en Bogotá. A él se le reconoce su extracción sindical pero nada más; y no creo que una candidatura a la Alcaldía de Bogotá, por ejemplo, sea la vía política para recuperarse de su desgaste actual”, dice Sintura.Pero otra cosa creen las personas cercanas a Angelino, como el líder sindical y presidente de la Confederación General de Trabajadores (CGT), Julio Roberto Gómez, quien indicó que ha seguido de cerca su recuperación “y cada vez el milagro se configura de mejor manera, lo veo más recuperado ,con una gran capacidad para gobernar y un cerebro mejor puesto”.“Yo veo a Angelino en la Alcaldía de Bogotá porque tiene el perfil y el prestigio suficiente para estar en ese cargo con enormes probabilidades de éxito, pero también tengo que decir con toda franqueza que si el presidente Santos no se presenta a la reelección, lo vería como un buen candidato para llegar a ser el mandatario de los colombianos”, dijo Gómez. En lo que también coinciden los analistas es en que una imagen favorable no es suficiente para ganar la alcaldía de alguna de las ciudades más importantes del país, pero sí un buen inicio; y que Angelino ha sabido utilizar su cargo, aún contrariando el Gobierno, para impulsar su agenda propia.El politólogo Alfredo Rangel cree que el Vicepresidente tiene las condiciones y la aceptación necesarias para aspirar a la Alcaldía de Bogotá, aunque otros consideran que la mala experiencia de los gobiernos de izquierda en la capital del país podría jugar en su contra. La opción más viable, creen, es la Alcaldía de Cali, porque es la ciudad que conoce y porque ya fue Gobernador del Valle, aunque algunas decisiones tomadas durante su mandato y que están próximas a fallarse en los tribunales, como el caso de Dimerco y la distribución de licores podrían afectar su aspiración.Sobre su plan C, de ser una vez más candidato a la Vicepresidencia o, en un momento dado, a la Presidencia por el uribismo, como se ha rumorado, es el menos probable de acuerdo con los especialistas consultados. La razón, dicen, es que Angelino mantendrá la lealtad con Santos, por un lado, y por el otro, el mismo Vicepresidente ha descartado públicamente volver a aspirar a ese cargo. Con este panorama político y médico, será el mismo Angelino el que deba descifrar su dilema en los próximos días porque la campaña está a punto de iniciar y buena parte de lo que vaya a ocurrir en las elecciones regionales del 2015 se empieza a jugar desde los comicios legislativos y los presidenciales del 2014.Plan A: aspirar a la Alcaldía de Santiago de CaliBien sea por reconocimiento o porque lo más conveniente para él sea una campaña de menor intensidad, personas cercanas al Vicepresidente creen que su opción más favorable es cerrar su ciclo político aspirando a la Alcaldía de Cali.“Angelino Garzón tiene muy buena recordación como producto de la buena administración que hizo en el Valle y eso lo sabe el departamento”, aseguró uno de sus aliados políticos del movimiento Progresistas. Pero otra cosa cree el abogado y analista Víctor Hugo Vallejo, quien dijo que para una campaña se necesitan personas que pongan votos “y cuando Angelino fue gobernador del Valle lo hizo mediante una serie de apoyos electorales que le dieron un excelente resultado” y luego incumplió todos los acuerdos. “Angelino fue una gobernador unipersonalista; que gobernó solo con sus viejos amigos, pero les dio poca o ninguna participación a quienes le habían ayudado en lo electoral, lo económico, lo organizativo y lo operativo de la campaña. Además, si sale la demanda de Dimerco, seguramente desfavorable al Valle, eso repercutiría de una forma negativa contundente frente a cualquier cargo o campaña que pretenda emprender Garzón en Cali”, dijo Vallejo.Agregó que otra característica de su mandato es que fue un autócrata que no respetaba las normas. “Él decía la última palabra y eso llevó a que muchos de sus subalternos fueran objeto de sanciones disciplinarias de la Procuraduría porque además él nunca los respaldó con su debida responsabilidad oficial”.Plan B: postularse como candidato a la Alcaldía de BogotáAunque el mismo Angelino ha puesto en su baraja de opciones la posibilidad de aspirar a la Alcaldía de Bogotá, los errores y escándalos que han involucrado a los últimos alcaldes de izquierda como Samuel Moreno y Gustavo Petro, ambos surgidos del Polo Democrático, podrían atravesarse en sus aspiraciones.Así lo señala el exfiscal Francisco José Sintura, quien cree que Bogotá no volverá a elegir a un alcalde de esa línea política en muchos años porque “los últimos tres agotaron el capital político de la izquierda”.“Yo creo que Angelino no le sirve a la ciudad de Bogotá en este momento porque lo que se requiere es un gerente y no un político; Bogotá requiere un técnico para que no nos pase lo que le pasó justamente a Cali en los últimos diez años, excepto el gobierno actual, donde todos han sido alcaldes políticos y no técnicos”.Sin embargo, el también exfiscal general Alfonso Valdivieso cree que “Angelino para mí no personifica la izquierda y no creo que sea esa su talanquera”.“Lo que creo que juega en su contra es que Garzón es ajeno a Bogotá; no tiene la suficiente cercanía para pensar que pueda llegar a ser un buen alcalde para la capital del país”, indica Valdivieso.Pero a diferencia de ellos, el politólogo Alfredo Rangel considera que Angelino tiene unos grandes deseos de mantenerse vigente en la política y tiene una opinión favorable suficiente para hacerlo “y qué mejor que aspirar al segundo cargo del país”.“Creo que el vicepresidente Garzón tendría grandes posibilidades y su aspiración la veo muy factible”, dijo.Plan C: aparecer en el 2014 como fórmula a la PresidenciaSi algo ha caracterizado a Angelino Garzón en sus años de carrera política es la habilidad con la que se ha sabido mover por diferentes partidos y de acuerdo para jugar en pro de sus intereses. Y si bien ha descartado que pueda llegar a repetir como candidato a la vicepresidencia, su plan más inmediato, el Plan C, podría ser la Presidencia, en caso que la favorabilidad de Santos no le alcance para su reelección. En ese escenario, como lo indicó el sindicalista Julio Roberto Gómez, Angelino podría convertirse en candidato a la Presidencia de la República.Sin embargo, Angelino no llegaría como una tercería sino que podría enarbolar las banderas del uribismo y convertirse en ese candidato que aún no conecta con la gente en el Centro Democrático.El exministro Camilo González descartó que Angelino pueda llegar a convertirse en fórmula vicepresidencial en la Alianza Verde, como ha sonado, porque no lo ve como segundo nuevamente en unas elecciones, pero sí con enormes ventajas en Bogotá.Por su parte el analista y politólogo Ancízar Marroquín señala que “la política es tan dinámica” que no sería descabellado pensar en una alianza entre Peñalosa y el uribismo, que ya ha existido, y que en ese escenario pueda tener cabida el vicepresidente Garzón”.También Fernando Giraldo cree que cualquier escenario se podría ajustar a una aspiración de Angelino porque “él puede tener origen en la izquierda, pero se ha ubicado muy bien, incluso, en una derecha tan radical como la del uribismo”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad