"Seguiré acompañando el esfuerzo de la Iglesia en favor de la paz": monseñor Castro

"Seguiré acompañando el esfuerzo de la Iglesia en favor de la paz": monseñor Castro

Julio 09, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa

Monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia.

El nuevo presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia afirmó que es fundamental que en el país haya un proceso de reconciliación.

Monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, arzobispo de Tunja, fue escogido este miércoles por los miembros jerarcas de la Iglesia Católica como el nuevo presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia. El prelado habló sobre su nombramiento e hizo especial énfasis en el trabajo que la Iglesia colombiana ha hecho por la paz y que, sin dudas, continuará en este nuevo período. ¿Cómo recibe este nombramiento? No me lo esperaba sencillamente porque yo ya he sido presidente y era para mí normal que hubiese habido un cambio, sin embargo, aquí estoy enfrentando esta situación con muy buena voluntad. Usted ha trabajado por la paz, estuvo presente en el Caguán y fue presidente de la Comisión Nacional de Conciliación, ¿cómo incluirá ese trabajo por la paz en su mandato? Yo creo que en el fondo si me pusieron aquí en este cargo fue para que siguiera acompañando todo el esfuerzo que la Iglesia colombiana ha hecho en favor de la paz. Evidentemente hay muchos otros aspectos que hay que tratar pero estoy seguro que ese fue el criterio prioritario por el cual los obispos quisieron escogerme como presidente de la Conferencia Episcopal. De darse la paz, ¿cómo trabajará la Iglesia en el posconflicto? El posconflicto es una etapa muy complicada que creo que de alguna forma ya estamos viviendo y hay que hacer especial énfasis en un aspecto muy importante: la reconciliación ¿Cómo debe se esa reconciliación? Es indispensable que haya paz en el corazón de todos para evitar que la reconciliación sea barata o falsa, debe ser una reconciliación que no se convierta en el disfraz de la impunidad, sino que sea una verdadera reconciliación. ¿Cuál es la labor del Gobierno y los negociadores de La Habana en ese proceso de reconciliación? La labor que tienen ellos es muy complicada, hasta ahora el trabajo que han hecho ha sido muy fácil porque todo el tiempo han hablado de conceptos y nadie tiene problema en manejar los conceptos. Pero en la reconciliación el tema es de corazón, la guerrilla tienen que aprender a perdir perdón, no de dientes para afuera sino con el corazón y responder por las cosas que hizo en el marco de la justicia transicional. Lo importante es que las cosas queden claras para que no queden resentimientos y rencor en los corazones, para no repetir la historia de otros países donde se firmaron todas las paces del mundo pero se siguieron odiando. ¿Cómo ha visto hasta ahora el proceso de paz?El proceso de paz, para mí, va muy bien. Siento que las Farc lo han tomado en serio, el Gobierno y las personas en la mesa de negociaciones están haciendo las cosas bien. Sin embargo, ahora llega la parte difícil que es cuándo les toca mostrar si realmente tienen esa voluntad de paz o no con los actos. Con el ELN ojalá se empiece el proceso, pero no como los procesos anteriores, porque ellos son especialistas en dialogar y dialogan con una gana enorme porque son expertos, pero ya cuando deben asumir algún compromiso se levantan de la mesa y así no sirve. El diálogo por el diálogo no funciona, debe ser entendido como un camino real y eficaz para la consecución de la paz en el país. ¿Usted cree que se está trabajando en un proceso para firmar una paz apresurada? Todas las cosas tienen unos pasos que cumplir, si nos ponemos de afán y a querer hacer las cosas ya, nos podemos saltar elementos importantes como por ejemplo trabajar por una reconciliación real porque hay reconciliaciones rápidas por conseguir un objetivo rápido y si se hace así nos pasa como dice el dicho de los italianos "la gata por querer hacer los gaticos rápidos le nacieron todos ciegos"

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad