Secretario afirma que Partido Liberal está tomando malas decisiones

Agosto 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz R. | El País, Bogotá
Secretario afirma que Partido Liberal está tomando malas decisiones

El senador tolimense Mauricio Jaramillo estaba en la Secretaría General del Partido Liberal desde el 2010, cuando se posesionó antes el director de esa entonces, Rafael Pardo.

Mauricio Jaramillo, saliente secretario general del partido, dijo que hoy se impone la voluntad de una persona y que era mejor dar el paso al costado.

La renuncia de Mauricio Jaramillo a la Secretaría General del Partido Liberal comenzó a desnudar las diferencias al interior de la colectividad, debido a que el exdirigente, en diálogo exclusivo con El País, reveló que hoy todo gira en torno a lo que decide el jefe único del partido, Simón Gaviria.Jaramillo reveló que con Gaviria nunca hubo coordinación de trabajo y denunció que el Jefe Único del Partido está tomando decisiones que van a terminar por afectar a la colectividad.“Me parece que había una serie de decisiones que, a mi juicio, no son las adecuadas”, dijo el ex secretario, al agregar que esos “eran motivos suficientes para dar un paso al costado y permitirle a otra persona que continúe con la tarea que venía desarrollando”.¿Por qué tomó la decisión de salir de la Secretaría del partido?Pues, de pronto, no es tan de sorpresa, seguramente para la opinión pública s. ese es un tema que venía ventilando dentro del partido, tanto así que desde hace tres meses les había manifestado a algunos senadores esa intención. Posteriormente el 20 de julio, en la reunión de bancada del Senado presenté mi renuncia y expuse los motivos que tenía para ello, pero en esa reunión los senadores me pidieron que me quedara en el cargo por varias razones que ellos me plantearon y en la reunión accedí a la petición y me quedé en el cargo. Pero ya era un tema que venía madurando y el jueves precisamente hice la presentación de la renuncia de manera formal e irrevocable por varias razones que en su momento expresé y que obviamente tendré que hacer la discusión al interior del partido.¿Cuáles son esas razones para tomar una decisión irrevocable?Básicamente había muy poca coordinación, prácticamente ninguna, con el director del partido, Simón Gaviria y también me parece que había una serie de decisiones que, a mi juicio, no son las adecuadas y todos estos procesos que se han venido presentando que han sido, en cierta forma, equivocaciones de las directivas del partido, pero me parece que eran motivos suficientes para dar un paso al costado y permitirle a otra persona que continúe con la tarea que yo venía desarrollando.¿De pronto esas decisiones equivocadas que usted dice podrían afectar al partido en el futuro?Yo sí creo que se han cometido errores y no creo que eso se haga de una manera premeditada ni mucho menos, pero sí creo que ha habido errores que han afectado de manera muy importante al partido, como ha sucedido en otras colectividades y eso, obviamente, existen responsabilidades que hay que asumir y es algo que algunos han hecho, pero otros no.¿Qué tipo de decisiones erradas son las que se han tomado?No, esos son temas del interior del partido que sólo le interesan a la colectividad y no tengo interés mayor de discutirlas en público, pero por ejemplo las de carácter político, creo que todo ese tema de la reforma a la Justicia fue muy mal manejado y recientemente el haber perdido el partido Liberal un espacio dentro de la Corte Constitucional me parece un hecho realmente delicado. Además de la insatisfacción que existe en buena parte de la militancia del partido frente a las decisiones que ha tomado el Director del Partido.¿El episodio de la Corte Constitucional fue la gota que rebosó la copa para que usted renunciara?No, no tanto. Fueron muchos factores que se unieron. Pero además existían muchas cosas dentro del partido y pienso que cuando no hay un trabajo en equipo, sino simplemente la voluntad de una sola persona, pues no vale la pena continuar uno en el cargo.Hay quienes dicen que usted estaba utilizando el cargo para beneficio propio, incluso que estaba haciendo política con él en el Tolima...Eso no es cierto. Todo lo contrario, yo he sido sumamente respetuoso con el cargo y nadie puede decir que en el cargo de Secretario hice ni siquiera una reunión de carácter político, eso obviamente son pendejadas que inventan. Todo lo contrario, ni siquiera en Bogotá, donde tengo una fuerza importante, quise apoyar ningún candidato, precisamente porque le tenía el mayor respeto a ese cargo, a diferencia de muchos que han estado en ese cargo y en la dirección del partido que lo utilizan con fines políticos. Tengo la tranquilidad de decir con toda claridad que absolutamente hice algo así, además no tengo ningún interés político ni ningún tipo de aspiraciones y eso que tenía a los congresistas cuando estaba al frente de la Secretaría General.Se dice que sus diferencias con Simón Gaviria fueron porque usted es de la cuerda de Ernesto Samper, Piedad Córdoba y Horacio Serpa y que representan un sector que hoy no quieren aceptar en el partido...No, es cuestión de estilo. Pienso que la Secretaría General es un complemento del Director y es para trabajar en equipo, me parece que debe haber una plena coordinación entre el Director y el Secretario, cosa que nunca se pudo lograr. Además, me parece, nunca hubo un plan de acción debidamente diseñado y concertado y, obviamente, pues esa es una manera difícil de trabajar, pero son muchas cosas juntas y como le digo, son temas que se van a discutir al interior del partido para que continúen las cosas de la mejor manera y que el partido no tenga a mayores traumatismo.¿Por qué no se pudo llegar a esa coordinación si de antemano se sabe que todos son de la misma tolda?Pues por el estilo de trabajo de las personas, por lo menos en el caso del doctor Rafael Pardo siempre se trabajó en equipo, una persona absolutamente respetuosa con la Secretaría General, pero en este caso en particular, desafortunadamente, es la voluntad de una sola persona, se toman decisiones que yo no comparto y que nunca fueron consultadas. Entonces es una cuestión de estilo de personas que trabajan solamente lo que ellos piensan y lo que ellos creen y en este caso no se pudo dar y cuando no se pueden dar esas buenas relaciones de tipo administrativo y político, pues lo más aconsejable es tomar la decisión que yo tomé. Eso no quiere decir que las relaciones personales no fueron buenas, fueron excelentes y en eso no tengo ningún tipo de queja, pero sí hubo diferencias en coordinación y en las decisiones que se están tomando que afectan las buenas decisiones que se habían tomado y que en los últimos tiempos se han deteriorado por decisiones, que a mi juicio, han sido equivocadas.¿Qué les responde a quienes dicen que usted era ausentista, que no se le veía por la sede del partido?(Risas) Quiénes están diciendo todas esas cosas, si yo me la paso en el partido permanentemente. El ausentista es el Director que nunca iba o el jefe de prensa o el director del IPL (Instituto del Pensamiento Liberal) que sólo iba a cobrar el sueldo, esos son los ausentistas. Yo iba tres o cuatro días a la semana, lo que pasa es que iba a todos los actos que fueran necesarios, mucho más que el Director que nunca fue o muy poquito. Pero no quiero entrar en ese tipo de discusiones.¿Usted cree que el partido está perdiendo una oportunidad de oro para volverse a ser opción de poder?El partido está en un proceso de consolidación, pero se necesita que haya más personas tomando decisiones y no dejar conceptuar a una sola persona en las decisiones del partido porque se pueden cometer errores y varias mentes pensando de manera concertada puede ser el mejor camino.Pero le insisto, usted bien sabe que el partido estuvo relegado del poder por 12 años y hoy tiene la oportunidad de consolidarse por el momento que vive...Esto es un problema de todos los partidos, no solo del Liberal, pero no me cabe la menor duda que el partido es protagonista de primera línea.¿Qué viene ahora para usted después de este episodio?Queda una satisfacción grande de haber trabajado con mucha seriedad y responsabilidad y entusiasmo sin mayor interés de prestarle la mayor atención. Creo que eso dio resultados y los resultados de las elecciones pasadas fueron altamente satisfactorios y llega un momento en que hay que hacer un relevo y es el momento para que se empiecen a replantear los temas que, de pronto, tienen inconformes a la militancia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad