Secretaría de Unasur, una prueba clave para Colombia

Marzo 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Secretaría de Unasur,  una prueba clave   para Colombia

Analistas creen que la llegada de María Emma Mejía al organismo es clave para la unidad regional. El acuerdo de compartir periodo con otro país significaría que esta será una prueba para mirar como se comporta el país al frente del organismo multilateral

Si bien para los analistas la designación de María Emma Mejía como secretaria de Unasur, representa el reingreso de Colombia al bloque suramericano y sella toda duda sobre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Venezuela y Ecuador, también es cierto que el acuerdo de compartir periodo con otro país significaría que esta será una prueba para mirar como se comporta el país al frente del organismo multilateral.Para el politólogo Fernando Giraldo obtener la Secretaría General de la Unasur es una victoria del presidente Juan Manuel Santos porque le permite a Colombia recuperar un protagonismo en el escenario internacional, en la región, “que durante muchos años lo tuvimos completamente arrinconado”.“Este es un primer paso en firme hacia la consolidación de la política exterior de Santos que la ha basado en dos criterios: cooperación y cualquier discrepancia debe basarse sobre el diálogo y el respeto diplomático. Y como María Emma es una persona que es buena componedora y que sabe tramitar las discrepancias que tengan los actores distintos, le van a dar una oportunidad a Colombia de recomponer las relaciones con todo mundo ”, manifestó Giraldo. Por su parte, el también politólogo y analista Alberto Ramos aseguró que al tener una secretaria general vamos a tener acceso a conocer mejor los resortes internos del funcionamiento de una entidad que integra a doce países y vamos a tener más opciones de comunicarnos con los otros mandatarios de la región y eso facilita la diplomacia. “Indudablemente que en esta designación influyó el restablecimiento de las relaciones con los países vecinos, Ecuador y Venezuela”, señaló. Pero Ramos recibe con beneficio de inventario el que se tenga que compartir la Secretaría con Venezuela y no estar en el periodo pleno. “Tener un periodo a medias o compartido no deja muy buena huella porque es como un periodo de prueba o una interdicción en el sentido de que no haya confianza plena en el ejercicio del cargo que asume Colombia y también, el peso específico que tiene Venezuela en los países de la región”, concluyó Ramos.Los analistas también coinciden en que este logro en Unasur, donde hasta hace pocos meses Colombia afrontó un ambiente hostil, le dejó en claro a los países que conforman el bloque, el nuevo aire que le ha dado el actual gobierno a la política exterior, que desde sus inicios mostró que quería pasar la página e iniciar una nueva fase de relaciones con sus vecinos y otros países.De ahí que la presencia de la ex canciller en Unasur será clave para tratar de mantener la integración regional y consolidarla ante el mundo.Una muejer amante del diálogoLa nueva secretaria de Unasur, la ex canciller María Emma Mejía, es una política amiga del diálogo como vía para solucionar los conflictos y dueña de una sensibilidad social que trabaja para que no haya niños con hambre.Mejía, dueña de una sonrisa que cautiva, nació en Medellín en 1953, es periodista con estudios de cine y televisión, y ocupa la Presidencia de la Fundación Pies Descalzos, de Shakira.Admite que llegó “por casualidad” a la política después de estudiar Comunicación Social y periodismo.Confiesa que la picó el zancudo de la política tras regresar de Londres, de su primer trabajo para la BBC, y de rodar su “ópera prima”, una película sobre “una amante de Simón Bolívar llamada ‘La Francesita’”. La cinta la exhibió en un festival de Cartagena y el presidente de la época, Belisario Betancurt, no dudó en nombrarla directora de Focine.Por esos años conoció a Luis Carlos Galán, líder del Nuevo Liberalismo, quien la nombró Directora de Comunicaciones de su campaña presidencial, y quien fue asesinado en 1989.El sucesor de Galán, César Gaviria, la nombró secretaria de su campaña y, una vez ganó la Presidencia, la designó Consejera Presidencial para Medellín, entre 1990 y 1993, en la época mas difícil y violenta por los atentados terroristas del narcotráfico. Allí reconocieron distintos sectores, ejerció un apostolado en los barrios, para llevar alivio y asistencia social a los pobres.En 1993, Gaviria la envió como embajadora a España y, con el nuevo presidente Ernesto Samper, ocupa los ministerios de Educación y de Relaciones Exteriores, entre 1995 y 1998.En las elecciones de 1998 fue candidata a la Vicepresidencia por el Partido Liberal, como compañera de Horacio Serpa, pero perdieron. Sin embargo, el presidente Andrés Pastrana la designó en el cuerpo de negociadores de paz en el fallido proceso con las Farc. Luego aspira a la Alcaldía de Bogotá en tres ocasiones, sin éxito.Tras su paso por el Polo Democrático, en la oposición, lo que le generó críticas, se dedicó la Fundación Pies Descalzos, y retornó al periodismo, con entrevistas en un canal de Tv.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad