"Se refuerzan medidas o habrá racionamiento": Presidente de la Cámara de la Energía

Enero 12, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra | El País.

Arturo Quiroz, presidente de la Cámara de la Energía.

Arturo Quiroz, presidente de la Cámara de la Energía, dice que El Quimbo ayudará, pero la oferta de gas para las térmicas es insuficiente. Urge más ahorro en el país.

Aunque la hidroeléctrica de El Quimbo, que estuvo paralizada durante varias semanas por una decisión judicial, comenzó a operar nuevamente, el fantasma de un racionamiento eléctrico aún no ha desaparecido.

Todo por cuenta del fuerte verano y el fenómeno de El Niño, el cual podría prolongarse más allá de marzo de este año.

Frente a este panorama, el ingeniero José Arturo Quiroz Boada, presidente de la Cámara Colombiana de la Energía, estima que es preocupante y de alto riesgo si no hay más ahorro de agua y electricidad de los colombianos.

¿Desde el sector privado cuál es la percepción sobre el panorama energético, teniendo en cuenta que el fenómeno de El Niño sigue en su peor fase este año?

Los primeros meses del 2016 serán secos,  normalmente las lluvias son pocas. Cuando hay un Niño, como ahora, las precipitaciones son inferiores al promedio, y como están las cosas todo indica que será más largo que en años anteriores. Eso significa que sus efectos se prolongarán más allá de marzo y quizás hasta mayo a junio. Todo ello llevará a una situación energética muy critica, ya que el 70 % de la generación es hidráulica.

Eso significa que habría riesgo de un racionamiento eléctrico, o quizás un apagón...

Sí. Si no se refuerzan las medidas que  se han venido tomando, podríamos llegar a un racionamiento eléctrico. Por ejemplo, toda la capacidad instalada del sistema debe estar operando, inclusive El Quimbo, que ya comenzó a generar, pues se necesitaba para tener esa energía disponible y evitar que se llegue a esos meses de marzo, abril y mayo donde podríamos tener una oferta eléctrica muy baja. Eso nos podría llevar a un racionamiento.

¿Cuál es la verdadera capacidad eléctrica de Colombia?

La capacidad instalada es actualmente de unos 15.500 megavatios. Es decir, de todas las hidroeléctricas y térmicas operando para atender la demanda del país.

La preocupación es que la demanda precisamente ha venido creciendo y no ha habido un real ahorro de energía. En noviembre del 2015 se anunció la crisis energética, pero en diciembre con los alumbrados públicos y el gasto de los hogares, la demanda aumentó  5 %, lo cual es bastante alto. 

Tendremos más dificultades si no hay ahorro de energía ni de agua. Eso nos llevará de seguro a un racionamiento.

¿Si no hubiera reabierto la hidroelécrica de El Quimbo, los riesgos habrían sido mayores?

Claro. La generación de El Quimbo ayuda mucho a que no haya 

desembalsamientos de agua en las represas de otras hidroeléctricas del país. El Quimbo aporta el 5 % de toda la generación, pero es necesario una mayor aporte de las térmicas. Lastimosamente, esa operación de las térmicas se ha visto reducida por la baja oferta de gas, y más ahora cuando Venezuela decidió suspender los envíos de ese combustible a pesar de los convenios firmados. 

Venezuela nos debería estar entregando 50 millones de pies cúbicos de gas. Venezuela nos incumplió, lo cual nos creará más dificultades en la generación térmica, pues se tendrá que a acudir a líquidos (como el diesel) los cuales resultan más costosos para el sistema.

¿No cree que todo lo que está sucediendo es fruto de la improvisación de las autoridades a la hora de tomar decisiones?

Pienso que no ha habido improvisación como tal, pero las decisiones se han demorado. La crisis energética está siendo causada por la falta de gas natural y su transporte para atender las térmicas.

Las demoras han sido por parte de la Comisión de Regulación de Energía y Gas, Creg;  además de que no adoptaron las previsiones a tiempo. Sin embargo, hay algunas soluciones como la planta de regasificación de Cartagena, que entraría a finales del 2016, y la otra es la importación de gas desde Venezuela, pero se incumplió, a pesar de que Colombia les llegó a exportar hasta 150 millones de pies cúbicos durante varios años mediante un convenio.

¿No le parece injusto que se haya anunciado un alza de tarifas a los usuarios cuando la situación eco-  nómica no será la mejor en 2016?

Sí. Es un problema que el país debería tener resuelto, sobre todo en el campo de la generación térmica a gas, que resulta más económica. Sin mayor gas disponible,  obviamente todo  lleva a un aumento de tarifas por el incremento de los costos de generación. Colombia para ser más competitiva requiere unas tarifas y unos costos energéticos menores frente a los de otros países.

¿Por qué se dice que ese cargo de confiabilidad que pagan los colombianos en sus facturas fue mal invertido, y por eso estamos de nuevo al borde de un apagón?

Pienso que debe hacerse una claridad muy grande sobre este tema. Con el cargo de confiabilidad lo que se buscaba era tener disponibilidad física, de los equipos y plantas para operar  cuando se requirieran.

Las térmicas iban a operar con gas natural, pero llegó el momento de hacerlo y ahora  no hay suficiente combustible, y deben acudir  entonces a líquidos más caros. Por eso creo que no ha habido incumplimientos por parte de las empresas generadoras, y por lo tanto la responsabilidad recae es en el Gobierno, cuyas políticas no han permitido tener a tiempo ese gas.

¿Por qué el sector se ha demorado tanto en adoptar planes y políticas para blindar al país de crisis energéticas, que muchos creían que ya estaban resueltas?

Decisiones como las plantas de regasificación caso Cartagena, y otras deberían haber estado listas antes del año 2015, aunque se trata de inversiones privadas muy grandes. Sin embargo, hubo demoras en tomar esas decisiones. 

La crisis no está realmente en el modelo eléctrico, pues había funcionado, sino que cuando se produjo  la falta de combustibles éste falló. Por ello, será necesario un cambio con base en costos y no solo bajo la oferta de energía.

¿Por qué no pensar en otras alternativas eléctricas?

Creo que es el momento de pensar en la generación eléctrica a base de carbón, que es un mineral abundante, aunque tiene la dificultad del manejo ambiental, pero  la actual tecnología de punta puede resolver ese problema.  La generación térmica con carbón permite que las plantas modernas  sean menos contaminantes. Si el país le apuesta a esa alternativa podría ser una solución, porque hay suficiente carbón mientras en gas la disponibilidad no está garantizada.  Hay que entrar también a trabajar en las energías solar, eólica y a base de biomasa.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad