¿Se está resquebrajando la Unidad Nacional del presidente Santos?

Enero 18, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Katherine Vega | Colprensa
¿Se está resquebrajando la Unidad Nacional del presidente Santos?

La coalición que llevó a Santos a su primer gobierno la integraron los partidos de La U, Cambio Radical, Liberal y Conservador, que quedó fuera de la alianza para el segundo mandato.

Choque entre los diálogos en Cuba y las decisiones económicas del Gobierno, como la venta de Isagén, podría amenazar la coalición en torno al Jefe de Estado.

Como un año difícil en materia económica ha sido calificado este 2016, que también ha sido catalogado como el año de la paz. Pero el choque producido por las negociaciones con las Farc y las decisiones económicas del Gobierno, como la venta de Isagén, parece inminente y, sobre todo, peligroso para la Unidad Nacional, UN. Los partidos de la U, Liberal y Cambio Radical han sido la base para que el Gobierno tenga resultados en materia parlamentaria y serán indispensables para la labor de la Comisión Legislativa Especial,encargada de que los acuerdos de La Habana se lleven a cabo. Pero el proceso no ha sido color de rosa, mucho menos después de las elecciones de octubre, cuando cada partido trabajó en favor de sus intereses y la visibilidad del vicepresidente Germán Vargas Lleras (de Cambio Radical) empezó a dejar fricciones que prendieron las alarmas sobre el posible divorcio de este matrimonio político. Incluso, el copresidente del liberalismo, Horacio Serpa, y el del Partido de la U, Roy Barreras –gran defensor de la UN—, le enviaron una carta al presidente Juan Manuel Santos para que tomara acciones frente al favorecimiento que estaría haciendo Vargas Lleras a candidatos de su partido. El tema invadió los medios de comunicación y las presiones de las colectividades llevaron al Mandatario a decir, en una cumbre con gobernadores entrantes y salientes, que él es el “dueño de la chequera”.Pese a todo, la Unidad continuó y se aprobaron leyes como el Plebiscito para la Paz;  las Zonas de Interés de Desarrollo Rural Económico y Social, Zidres; el Presupuesto General de la Nación;  la primera vuelta del acto legislativo para la paz, y, aunque la U presionó al final y le puso bastantes peros, el cupo de endeudamiento y la liquidación de Caprecom. Para el analista John Mario González este año es de cuidado. El Gobierno tiene que recortar el gasto de manera inteligente, “no debe estar haciendo anuncios grandilocuentes de inversiones, como si estuviéramos en una feria”, pero la Unidad continuará, pese a que algunos parlamentarios se rebelen en algunas iniciativas puntuales.“Decir que se va a desbaratar la UN: no, porque eso sería como decir que Juan Manuel Santos ha perdido el timón de gobierno, su gobernabilidad, y eso no ha sucedido”, afirma. Para él, la coalición de apoyo al Gobierno permanecerá, llámese o no Unidad Nacional. Mas porque, pese a que el Presidente se ha arriesgado mucho en el proceso de paz, su política le ha salido bien. De hecho, la coalición crecería, pues este mes se espera que las directivas del Partido Conservador hagan oficial la decisión de sumarse al Gobierno, pese a las críticas de su líder Marta Lucía Ramírez. Otra cosa piensa Iván Garzón, director del programa de ciencias políticas de la Universidad de La Sabana, quien cree que la división se hará de manera progresiva, con el elemento que agrega el contexto económico: “El Gobierno tiene menos recursos y cada vez tiene menos mermelada para ofrecer”. Garzón considera que el termómetro será la reforma tributaria, que podría costarle mucho políticamente a los parlamentarios y que podría llegar a afectar el tema de la paz. “Creo que la venta de Isagén, la reforma tributaria y la situación económica están generando un malestar entre los ciudadanos y dentro de la clase política, entonces no es descartable que el Gobierno tenga que pagar una factura  por impulsar este tipo de decisiones”, señala. Liberales, en duda La mayoría de congresistas liberales había manifestado su rechazo a la venta de Isagén e incluso  enviaron una carta a las multinacionales interesadas en adquirir las acciones de la empresa, lo que  González califica como irresponsable: “La gran mayoría se preocupa siempre por gastar y por la mermelada, pero poco por las fuentes de financiamiento para el Estado. Entonces, cuando vienen las vacas flacas, ponen el grito en el cielo, pero no se preocupan por cómo generar ingresos ni hacen un control político debido al Gobierno en las épocas de bonanza”. Otros liberales, incluso, propusieron que si la venta se daba, la colectividad debería considerar abandonar la coalición oficialista. Para  Roy Barreras, esas críticas contradicen el hecho de ser partido de Gobierno, pero asegura que seguirán unidos con miras a lograr la  paz: “Tomar decisiones responsables a veces es impopular, pero eso es lo que hace un buen Gobierno. Por eso, critiqué la posición del Partido Liberal que, representando la dirección de planeación en el Gobierno, sale a autocriticarse con el tema de Isagén. No tiene sentido. Uno es Gobierno o no es Gobierno”. Serpa, contrario a eso, y resaltando que Barreras ve las cosas desde la ideología de La U, piensa que los liberales tienen toda la libertad para criticar cuando no están de acuerdo con el Gobierno. “Hacemos parte de la Unidad Nacional, pero tenemos capacidad de hacer observaciones y crítica. Cuando las cosas no nos parecen bien, las tratamos internamente en la Unidad y también, como en el caso de Isagén, las comentamos públicamente”, afirmó. Por su parte, el presidente de Cambio Radical, Rodrigo Lara, afirma que es malsano que se produzcan amenazas como las hechas desde el liberalismo, pero cree que la UN no se terminará. “Esto no va a afectar en nada la Unidad. Son discusiones normales, debates propios de la toma de decisión pública. No creo que la vaya a afectar, porque está unida alrededor de las políticas más importantes del Gobierno”. Pero las dudas persisten cuando Serpa no descarta que los liberales se retiren: “Sobre la estabilidad de la Unidad Nacional hay que ver qué cosas se presentan y qué opina el partido. Hasta ahora las directivas de la colectividad no se han pronunciado; esta semana tendremos una reunión y seguramente se tocarán ese y otros temas”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad