Se enreda ambiente para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente

Se enreda ambiente para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente

Julio 27, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa
Se enreda ambiente para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente

Congreso de Colombia.

Las iniciativas, radicadas en el Congreso, siguen dividiendo las opiniones. “Jurídicamente es viable, políticamente, no”, coinciden algunos.

Luego de que fueran radicadas en el Congreso dos iniciativas de convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, la polémica sobre su viabilidad y los costos que generaría en la coyuntura política que vive el país, sigue dividiendo opiniones.Por un lado, porque la propuesta no ha tenido buen ambiente en el Gobierno y fue el mismo presidente de la República, Juan Manuel Santos, el que señaló que este tipo de iniciativas “sabemos dónde comienzan, pero no dónde terminan”.Y por otro, aunque busca ser un mecanismo para reformar la Constitución en materia de Justicia, para algunos expertos son mayores los temores sobre el camino que pueda abrirse para impulsar otros temas, como el de una segunda reelección del expresidente Álvaro Uribe. Así lo ve el analista Carlos Ossa, quien considera que la vía del Congreso es el indicado para reformar la Justicia, pues una Constituyente puede convertirse en un instrumento cuyos resultados “son difíciles de prever”.“No parece ser el momento adecuado para hacer este tipo de convocatorias, sobre todo porque uno no sabe qué va a resultar al final de una Constituyente, es un camino plagado de riesgos y no hay un consenso político, una versión unificada de lo que debe ser el sector de la Justicia”, señaló el experto.Para el analista Ancízar Marroquín está claro que no se requiere una gran reforma constitucional para abordar estos temas de la Justicia, cuando lo que se necesita es que le llegue pronta y oportuna a los colombianos. Sin embargo, Marroquín defiende el mecanismo de la Asamblea Constituyente como una vía legal para reformar la Carta. “Ya hay dos proyectos de ley radicados en el Congreso para una Constituyente”, afirmó, tras a agregar que “quieran o no el Congreso tiene que estudiarlo, nombrarle ponentes, meterlos en orden del día y debatir. Es una oportunidad para que los ciudadanos ejerzan democracia y ciudadanía, no dejarle sólo a los políticos”.El constitucionalista Juan Manuel Charry coincide en la defensa de ese mecanismo. “Hablar de una Asamblea-asegura- es hablar de una vía o forma para reformar la Constitución, es como hablar de un acto legislativo o referendo. Veo con preocupación que salgan a decir que una Constituyente es un salto al vacío, que es peligrosa. Estamos hablando de un mecanismo regulado en la Constitución del año 91 que no hemos utilizado nunca, pero que está establecido para modificar la Constitución. Creo que utilizar un medio de reforma de la Constitución no puede ser descalificado”.Lo que sí está claro, según indica el experto en temas constitucionales, Darío Martínez, es que sin el apoyo del Gobierno es “imposible sacar adelante una Constituyente”.De acuerdo con Martínez, aunque jurídicamente es viable plantear una reforma constitucional por la vía de una Constituyente, “políticamente es inviable porque no existe en el Congreso la mayoría requerida para aprobar la ley que convoque a una Asamblea Constituyente”.Y añadió: “Como el Gobierno en cabeza del Presidente está en contra y las mayorías políticas del Congreso también esos proyectos de ley nacen muertos”.Sin suficiente respaldo políticoEl presidente del Partido Conservador, Efraín Cepeda, advirtió que “su partido no va apoyar de ninguna manera esa convocatoria a una Asamblea Constituyente, eso distrae al país de los temas fundamentales. Estamos en la lucha contra la pobreza, en la generación de empleo, en los temas de seguridad, no nos distraigamos en una Constituyente para reformar la Justicia cuando además la Ministra ha dicho que la quiere reformar y no necesita reformar la Constitución”.Por su parte, el Partido Liberal en cabeza del representante Simón Gaviria, señaló que “esas iniciativas son altamente inconvenientes, nos preocupa que se pongan en riesgo figuras como la tutela y los derechos fundamentales que se lograron con la Constitución del 91”.De igual manera, el Partido Liberal considera que, por la coyuntura política que vive Colombia, es inoportuno discutir sobre la convocatoria de una Constituyente. El senador Juan Fernando Cristo aseguró que “esos proyectos son hijos legítimos del divorcio formal entre el uribismo y el presidente Juan Manuel Santos. Sus dos autores saben que sus iniciativas no tienen futuro”.Por su parte, el senador Juan Manuel Galán, manifestó que “se trata de un salto al vacío. Quienes promueven esas constituyentes quieren pescar en río revuelto, sabemos en qué terminarán las dos iniciativas, en la segunda reelección del ex presidente Álvaro Uribe”.Por otra parte, el presidente de la Cámara de Representantes y miembro del Partido de la U, Augusto Posada afirmó que “una Constituyente es para darle rumbo al país, no se puede convertir en una excusa política para lograr fines mezquinos y particulares. Yo pienso que el país no necesita una Constituyente y esa será mi posición como representante”.Al indagársele sobre quién está detrás de los intereses “mezquinos”, el representante dijo que no se atreve a lanzar nombres, pero dijo “me parece inaudito que se esté tratando de desconocer la institución del Congreso para llegar a unos fines políticos de dos o tres personas que quieren cautivar unos votos. Esto es una gran irresponsabilidad porque una Constituyente sabemos dónde inicia, pero no donde termina”. El representante del Polo, Iván Cepeda, también considera que: “Esta Constituyente es altamente inconveniente y busca hacer viables los objetivos políticos del expresidente Uribe y de la extrema derecha. Allí buscan cumplir lo que no se pudo con la Reforma a la Justicia”.¿Qué se requiere para una Constituyente?La Constitución de 1991 establece en el Artículo 376 que mediante ley “el Congreso podrá disponer que el pueblo en votación popular decida si convoca una Asamblea Constituyente con la competencia, el período y la composición que la misma ley determine”. Asimismo, se podrá convocar una Asamblea si así lo aprueba una tercera parte de los integrantes del censo electoral.”La Asamblea deberá ser elegida por el voto directo de los ciudadanos, en acto electoral que no podrá coincidir con otro. A partir de la elección quedará en suspenso la facultad ordinaria del Congreso para reformar la Constitución durante el término señalado para que la Asamblea cumpla sus funciones”, dice.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad