Se ‘agudiza’ polémica sobre el Consejo de la Judicatura

Enero 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Nelson Hernández Peláez | Colprensa
Se ‘agudiza’  polémica sobre el Consejo de la Judicatura

El Senado decidió eliminar el Consejo Superior de la Judicatura.

Los recientes ‘choques’ entre sus salas, volvió a abrir el debate de su existencia.

Las recientes acusaciones entre las dos salas que componen el Consejo Superior de la Judicatura, sumado a las investigaciones que se siguen sobre la supuesta corrupción en el interior de esta Corte, han vuelto a desatar la polémica sobre la necesidad y pertinencia de la misma.Entre los escándalos más recientes que han afectado el prestigio de la Corporación están el de la supuesta existencia de un ‘carrusel de pensiones’ para los funcionarios y políticos, aliados de los magistrados, y el de los supuestos despilfarros en materia de contratación y viáticos de desplazamiento, denunciados por la Contraloría.Por esta razón, desde hace varios años, tanto en el Congreso como en el Gobierno se ha planteado la idea de eliminar esta Corporación “para acabar con la corrupción y controlar mejor las acciones de los jueces y magistrados”, como lo señaló en su momento el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras. Sin embargo, la reforma constitucional a la Justicia, que cursa en el Legislativo, no elimina totalmente al Consejo de la Judicatura, sino sólo su parte administrativa, para reemplazarla por una Sala de Gobierno compuesta por todas las Cortes.No obstante, para algunos analistas no es tan fácil eliminar la Corporación debido a que la Rama Judicial necesita estar bajo la tutela de un órgano de control técnico especializado en derecho que conozca el ejercicio de la función de los jueces y funcionarios judiciales.La manzana de la discordiaPrecisamente esta reforma que se discute en el Congreso es la que ha generado la mayoría de enfrentamientos entre las dos salas. Las diferencias en cuanto al contenido de la misma ha despertado broncas de parte y parte.En las declaraciones hechas por el presidente de la Sala Disciplinaria, el magistrado Henry Villarraga, la divulgación del listado de viajes por parte de la Sala Administrativa fue el punto que hizo estallar la controversia. Según él esto obedeció “a un interés revanchista” por parte de la administrativa dado que la disciplinaria no ha expresado su rechazo a la Reforma a la Justicia.Aunque Néstor Correa, presidente de la Sala Administrativa negó retaliación alguna por parte de esa sala, sí agradeció la “autoincriminación” de parte de Villarraga, agregando que lo que más bien parece es un desquite de la Sala Disciplinaria porque la Administrativa derogó los planes de descongestión para la jurisdicción disciplinaria de este año.Este plan pretendía crear 71 cargos en los Consejos Seccionales para agilizar procesos disciplinarios en el país. A pesar de que el plan había sido aprobado por unanimidad por la Sala Administrativa, luego fue derogado con el argumento de que no hubo estudios concretos para la implementación del mismo.Las discusiones entre estas dos salas de la Judicatura parecen tener su origen en una reforma que podría eliminarla. Pero hay quienes creen que el problema debe radicar en mantener una administración de la Justicia limpia.¿Qué hacer con la Judicatura?Para algunos, el reciente ‘tirón de cobijas’, como han denominado la controversia entre las dos salas de la Judicatura, es una mal síntoma sobre lo que ocurre en la administración de justicia.El ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra, calificó el hecho como “vergonzoso” y dijo que “la ropa sucia se lava en casa”, refiriéndose a que si hay diferencias internas, éstas deberían discutirse en privado.Por su parte, el exmagistrado de esta misma Corporación, Rubén Darío Henao, calificó el hecho como un “espectáculo bochornoso” y dijo que demostraba “muy poca madurez de parte de los magistrados que componen actualmente el Consejo Superior de la Judicatura”.Empero, estos escándalos son también muestra de la necesidad de reformar ciertas cosas para que no se sigan presentando. Las denuncias sobre el ‘carrusel de pensiones’, con los cargos de los magistrados auxiliares, no han podido ser investigadas a mayor profundidad porque, al parecer, no van en contra de la ley.Que un magistrado contrate a un auxiliar, a pocos días de su jubilación, no es algo ilegal. Para el exmagistrado Henao, “independientemente de si el carrusel es ético o antiético, no se hace nada si no está contra la ley” . Agregó que en caso de que existan irregularidades sobre esta materia “lo que se necesita es reformar el decreto sobre el tema o emitir una ley que lo reglamente”.Según el exmagistrado Constitucional, Jaime Córdoba Triviño, “la discusión dentro de la Judicatura refleja la poca interacción que hay entre la Sala Administrativa y las otras Cortes de la rama” y precisó que más allá de eliminar esta Corporación lo que se debe pensar es en reformarla por vía administrativa.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad