Se agota la esperanza de hallar con vida a 30 personas en derrumbe de El Tambo

Septiembre 29, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa - El Colombiano

El presidente Juan Manuel Santos visitó el municipio de Giraldo, Antioquia, zona afectada por el deslizamiento.

Era el día de su cumpleaños número 12 y Marlon Adrián Campo aprovechó que no tuvo clases para irse a ganar unos pesos ayudando a trasbordar pasajeros de un lado a otro del derrumbe que había en carretera desde hacía dos días. Pero allí lo esperaba la tragedia, pues un alud de 80 mil metros cúbicos de tierra se llevó todo a su paso, justo en el sitio donde se encontraba el muchacho, en la vereda El Tambo, del corregimiento Manglar, en el municipio de Giraldo. “Cuando no está estudiando, le ayuda a su papá en el campo, es juicioso”, dice su tía María Higuita mientras observa la inmensa mole de lodo y piedras.Este niño, a quien le gustaba montar en bicicleta y ayudar a los demás, se convirtió en el símbolo de la tragedia, en la que las esperanzas de vida, según los cuerpos de rescate, son mínimas, por la magnitud del alud y por el tiempo transcurrido desde que ocurrió, el lunes a las 3:30 de la tarde.La del lunes fue una tarde de héroes. Otro de ellos y que también está sepultado es Darío José Babilonia, conductor de una buseta de la empresa Confort Express que viajaba de Apartadó a Medellín, quien por ayudar a sus pasajeros a hacer un trasbordo también está desaparecido. En la buseta viajaban diez personas, algunas lograron pasar al otro lado del derrumbe, donde los recibía otra buseta enviada desde Medellín. Siete de ellos no alcanzaron la meta.Otra historia de dolor es la de Cindy Ramos, una universitaria de 19 años que viajaba de Chigorodó hacia Medellín, donde trabajaba como conductora del Metro. Ayer su familia se hizo presente en la zona de la tragedia esperando noticias positivas, pero el pesimismo de los organismos de socorro es grande, ya que el derrumbe, bajo el que estarían entre 20 y 30 personas, abarca más de 200 metros.Fátima Usuga, trabajadora social de Giraldo, confirmó que de su localidad el único desaparecido es el niño Marlon Adrián Campo. Añadió que cuatro casas que fueron sepultadas por el alud habían sido desalojadas por sus familias hacía unas semanas, cuando el peligro se hizo inminente. En estas casas fue que las personas que hacían el trasbordo se refugiaron cuando la tierra se vino, pero la dimensión del alud no respetó muros, techos ni columnas y en segundos lo taponó todo. Para muchos campesinos esta tragedia estaba anunciada hacia unos tres años. De hecho, varias familias de la parte alta de la montaña ya habían sido reubicadas. Y las de la vía ya habían desalojado. Pero fue imposible para las autoridades luchar contra la impaciencia de los que quisieron hacer el trasbordo, ya que venían con dos días acumulados de cansancio, pues el primer derrumbe cayó el sábado en la tarde y el domingo se vino el segundo. El lunes muchos no aguantaron más la espera y decidieron cruzar, a pesar de que la montaña acechaba. Sólo unos cuantos lo lograron.Presidente Santos acompañó a familiares de las víctimasLas posibilidades de encontrar con vida a unas 30 personas sepultadas por un derrumbe provocado por las lluvias en el noroeste de Colombia se esfuman según pasan las horas, por lo que se han redoblado las labores de rescate en el lugar, que fue visitado este martes por el presidente Juan Manuel Santos."Nuestro corazón está con las familias de las personas que están en este momento desaparecidas. Estamos haciendo todos los esfuerzos para localizarlas", dijo Santos al hacer un recorrido por el lugar del derrumbe. Pero las propias autoridades admitieron que las expectativas de hallarlas con vida a los sepultados son muy bajas.La carretera está en muy mal estado, todavía no se ha podido rescatar a ninguno de los sepultados y se han producido nuevos derrumbes, aunque menores, en las últimas horas, según constató Efe en el lugar del suceso.En las labores de rescate, que comenzaron el mismo lunes y se reanudaron el martes tras el parón nocturno, participan unas 40 personas de Defensa Civil, Bomberos, Cruz Roja, Policía y Ejército.También varios perros adiestrados que fueron usados para recuperar víctimas del terremoto que sacudió Haití el pasado 12 de enero y que, tal como explicó Santos, ya han localizado "ocho puntos" donde se presume que hay cuerpos sepultados.El rescate se prolongará durante varios días y la carretera permanecerá cerrada unas dos semanas, precisó el mandatario, que viajó a la zona acompañado del director de la Policía de Carreteras, el general Rodolfo Palomino, y del ministro de Transporte, Germán Cardona, entre otras autoridades.Santos prometió también ayuda económica para construir viviendas para los que se han quedado sin techo a causa del alud.Desde el pasado sábado, la carretera estaba cerrada precisamente por el riesgo de que se produjeran aludes, pero la gente seguía transitando por la zona, a pesar de las advertencias de las autoridades."Nos vienen tiempos difíciles. Vamos a hacer lo posible para prevenir tragedias como ésta, pero las capacidades son limitadas, hace falta colaboración de todo el mundo", subrayó Santos.Recordó que "el invierno que se viene va a ser muy fuerte", al pedir a los colombianos que se preparen para vivir "meses difíciles" por los posibles daños de las fuertes lluvias que se avecinan.La actual temporada de lluvias en Colombia ha dejado en lo que va de año al menos 74 muertos y más de 812.000 damnificados en todo el país, de acuerdo con el último informe del Ministerio del Interior y Justicia."Estamos comenzando la segunda temporada lluviosa del año", afirmó hoy en Caracol Radio el director del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), Ricardo Lozano, al alertar de que se esperan precipitaciones fuertes por lo menos hasta diciembre. Un geólogo grabó el momento del derrumbe (vía Caracol Noticias)

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad