Santos ya comenzó a marcar diferencias con el Gobierno de Uribe

Santos ya comenzó a marcar diferencias con el Gobierno de Uribe

Junio 20, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Santos ya comenzó a marcar diferencias con el Gobierno de Uribe

El mandatario electo dio muestras claras en su discurso de triunfo de que se encamina a buscar nuevas relaciones políticas en esferas en las que Uribe sale desgastado. La Justicia será una de las prioridades, y el restablecimiento pleno de las relaciones con Venezuela y Ecuador, el mayor desafío.

El Presidente electo, Juan Manuel Santos, alcanzó la votación más alta en la historia de las elecciones presidenciales, cautivando a la mayoría de los colombianos con la bandera de continuar las políticas que durante ocho años dirigió Álvaro Uribe Vélez.Sin embargo, como se vio ayer en su discurso de triunfo, el aspirante del Partido de La U empezó a marcar algunas diferencias con el hoy Primer Mandatario, con el objetivo de conseguir el que ha llamado un Gobierno de Unidad Nacional.Santos no sólo agradeció el apoyo del Partido Conservador y Cambio Radival, las dos facciones que lo apoyaron después de la primera vuelta electoral, sino que también extendió una mano amiga al Partido Liberal, que durante ocho años ha sido un férreo opositor y crítico de la gestión de Uribe. E hizo lo mismo con el Partido Verde, que durante la campaña cuestionó severamente muchas de las deciciones, acciones y programas del saliente Gobierno.Pero ya el martes pasado, en el penúltimo de los debates realizados por canales nacionales de televisión, Santos había subrayado su afecto y reconocimiento por el Presidente, declarando sin embargo, de manera abierta, que “Él es Álvaro Uribe y yo soy Juan Manuel Santos” .Apenas unas horas después, señaló uno de los puntos en que su Administración buscará ser diferente: “Mi interés es respetar integralmente la separación de los poderes públicos” . Esa frase, dicha al asegurar que no intervendrá en la elección de los nuevos presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, también le puede servir a Santos para acercar el Ejecutivo a la rama Judicial, con la cual Álvaro Uribe ha mantenido una pugna que se ha hecho más aguda en las últimas semanas.Bien puede empezar a trabajar en ese frente en las próximas semanas, durante la etapa de empalme, dado que el propio presidente de la Corte Suprema, magistrado Jaime Arrubla, le extendió en la noche de ayer un llamado para sentarse a dialogar. Restituir las buenas relaciones entre poderes y volver a la costumbre de respetar y asegurar la separación entre ellos, será una de las primeras tareas de Juan Manuel Santos como nuevo Presidente de Colombia.El segundo punto en el que debe haber cambios cuando empiece a administrar el país el hasta hoy candidato de La U, será vencer la imagen clientelista por la que se llevó las mayores críticas a lo largo de la campaña presidencial.Analistas coinciden en señalar que sería un enorme error del nuevo Presidente ignorar que hubo tres millones y medio de personas que fueron dos veces a votar por un candidato sin maquinaria política cuya principal bandera era “hacer un gobierno honesto, defendiendo la vida y los recursos públicos” . Esos votantes representan un 30% de la población colombiana que no está conforme con la forma de hacer política en el país. Por eso, que Santos transforme en una alta y sostenida popularidad su caudal de votos, depende en buena medida que logre proyectar una imagen de cambio hacia una política más limpia.El tercer tema en que se prevé un cambio de estilo en la agenda del nuevo mandatario es en el de las relaciones internacionales, en especial con los países vecinos de mayor importancia comercial y política para Colombia: Venezuela y Ecuador. De hecho, en su discurso de victoria Juan Manuel Santos le dedicó un capítulo importante a avanzar en mejorar esas relaciones diplomáticas. Algunas actuaciones puntuales suyas cuando fue Ministro de Defensa, convirtieron a Santos en enemigo directo de esos dos países. Ya como Presidente, Santos se enfocará en construir un clima de cooperación regional. Pero quizá el punto en que los colombianos juzgarán con mayor severidad a su nuevo Gobernante será en el relacionado a la política social, particularmente a las acciones que establezca para disminuir el desempleo y mejorar la cobertura y la atención en salud. En esos temas, en los que se raja la gestión de Álvaro Uribe, Juan Manuel Santos también buscará caminar nuevos senderos para llegar a mejores logros. Podrá hacerlo amparado en la suma de apoyos partidistas que consiguió al final de su campaña y en la amplia mayoría con que contará en el Congreso de la República, pero deberá hacerlo, también, respetando su promesa de no crear nuevos impuestos, la misma que tantos puntos de ventaja le consiguió durante la disputa presidencial.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad