“Santos tiene que hacer reformas más profundas": Juan Fernando Cristo

Junio 22, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
“Santos tiene que hacer reformas  más profundas

Juan Fernando Cristo, presidente del Senado.

El Presidente del Senado, dijo que el Congreso, que el viernes terminó labores, trabajó para abrir espacios a la salida negociada al conflicto. “Fue el de la paz, de la reconciliación y de las víctimas”. “Reformas a la educación y la salud son fundamentales”.

Ni las carreras que tuvo que soportar durante esta semana, por cuenta de su función como presidente del Senado, le han quitado a Juan Fernando Cristo la sonrisa de satisfacción que le dejó el triunfo de Juan Manuel Santos en las elecciones de hace ocho días.Pero su felicidad por el resultado político no le lleva a olvidar cuál debe ser uno de los compromisos grandes e inmediatos del nuevo Gobierno: las reformas sociales de la salud y la educación. Tras el año que estuvo en la Presidencia del Senado, Cristo recuerda cuáles fueron las leyes más importantes que se tramitaron, el alcance de las mismas. Aunque no vuelve al Congreso, sostiene que seguirá trabajando por las víctimas, considera que con la “extrema derecha” se podrá llegar a algunos acuerdos de manera democrática y que la oposición del uribismo tendrá todas las garantías y no pasará como en los ocho años de Álvaro Uribe, cuando, según él, no las tuvieron los opositores de entonces. ¿Cómo le fue al Congreso en esta última legislatura, la cual tuvo usted que presidir? En general la legislatura, que estuvo marcada por el debate electoral, fue muy positiva; se sacaron pocas leyes pero de gran impacto social y económico en el país. Rescato, por ejemplo, la ley que permitió que el presupuesto del sector agropecuario tuviera más de cinco billones de pesos; la ley, histórica, que impuso una sanción a los conductores ebrios, la cual ha permitido disminuir la accidentalidad en Colombia; de la misma forma, la ley de infraestructura, que ha sido y será fundamental para mejorar la construcción de la infraestructura en el país. Sacamos nuevamente adelante el acuerdo de la Alianza del Pacífico, que es una apuesta muy grande que tiene Colombia en el liderazgo en la integración Latinoamericana; de la misma forma salió el referendo para la paz, el cual va a permitir una vez que se lleguen a los acuerdos con las Farc y el ELN se puedan someter a consideración del pueblo colombiano, y otra serie de iniciativas. ¿Y cómo califica el cuatrenio del Congreso que termina? Desde que yo estoy en el Congreso (20 años) esta es la primera vez que uno puede definir al Congreso de la República de una manera muy clara más allá del número de las leyes. Este Congreso, al mirar sus cuatro años, se llega a la conclusión que tuvo un propósito muy claro: abrir los espacios a la salida negociada al conflicto. Fue el Congreso de la paz, de la reconciliación y de las víctimas, cosa que no había sucedido durante muchas décadas. Nos la jugamos por la paz y sacamos adelante el marco jurídico para la paz, la ley de víctimas, tuvo unas comisiones de paz muy activas contribuyendo a estos espacios de la sociedad civil, en las audiencias públicas, se escuchó a los campesinos, a las víctimas. Se criticó este último periodo de sesiones por su poco trabajo y porque se cruzó con la campaña política, ¿Se debe modificar su tiempo de trabajo? No creo, hay que asumir que hay periodos de Congreso de mayor producción, en especial la primera legislatura. Debemos pretender tener un Congreso serio, deliberante, con buena calidad de las leyes, con buen control político y más contacto con la ciudadanía y no simplemente una fábrica de leyes como pretenden muchos. El Ministro del Interior aseguró que en el cuatrenio se aprobaron más de 340 leyes, ¿entonces esto no es una máquina de leyes y no más? Una buena ley que habría de aprobarse es lo que se propuso en algún momento de que haga derogatoria de las leyes inútiles que se han aprobado y no tenerlas vigentes. Pero debemos avanzar más hacia tener mayor contacto con el ciudadano y su participación, lo cual se logró en estos cuatro años. También es importante mucho más control político, como sucedió este año, un debate como el del acceso a la tierra de la Orinoquia, el de salud y varios sobre el tema de la justicia. Más control político, más participación ciudadana y priorizar las leyes importantes. ¿Será suficiente esa apertura del Congreso con las audiencias y las votaciones de forma pública? El control ciudadano al Congreso depende de la decisión política de la mesa directiva, así lo hicimos este año, colgamos las votaciones en tiempo real, la asistencia de los congresistas, la gente sabía quién había votado incluso un artículo de la una ley al momento que se votaba. Lo otro es el tema de la participación ciudadana en las deliberaciones del Congreso, allí si sería muy importante, sólo se necesita disciplina, para que se hagan más audiencias públicas en los temas álgidos del país. Un ejemplo son las 19 audiencias de la Comisión de Paz sobre el proceso de La Habana y los puntos agrícola y víctimas. ¿El nuevo Congreso será el del posconflicto? El que viene será el Congreso de la consolidación de los acuerdos de paz y del inicio del postconflicto, ese será el desafío enorme para el próximo Congreso, el cual tendrá que ser asumido con seriedad y responsabilidad, en medio de un gran debate y polarización que se presentará, que espero se haga de forma civilizada y democrática. ¿Cómo cree que será la oposición del uribismo? No puedo hacer pronósticos, pero confío en que esta polarización y posiciones tan radicales de la derecha colombiana contra el proceso de paz ya cuando el proceso avance y ellos se percaten del anhelo de paz de todos los colombianos, se logrará superar esa polarización. Pienso que sí es posible llegar a acuerdos de manera civilizada con la extrema derecha, ante la posibilidad real de paz en Colombia. ¿Y la otra oposición, el Polo, los verdes? Pienso que el Polo y los verdes han dicho de todas las maneras que van a acompañar el proceso de paz, en ese aspecto va ser más fácil llegar a entendimientos con ellos que con el Centro Democrático. ¿Qué debe hacer el presidente Santos en su segundo Gobierno, más allá de la paz, para convencer a todos aquellos que votaron por él sólo por ese proceso? El presidente Santos dejó de ser el Mandatario de los partidos de la coalición de la Unidad Nacional el 26 de mayo, pasó a ser el candidato y presidente de una amplísima coalición ciudadana y social por la paz de este país, los verdes, el Polo, los maestros, los artistas, los jóvenes. Creo que el Presidente tendrá que interpretar esa ciudadanía que lo eligió el 15 junio que es muy distinta a la que lo eligió en el año 2010. Es una ciudadanía que quiere la solución política al conflicto, pero que además está esperando reformas sociales mucho más profundas que lo que se ha hecho hasta ahora. ¿Cuáles reformas están en ese grupo que menciona? Por ejemplo, una profunda reforma a la educación pública en Colombia, la profunda reforma a la salud que deben ser objeto de una concertación social con estos sectores de la izquierda que se ya se mencionaron. ¿Esas reformas sociales deben ser prioritarias frente a las reformas política y la judicial? Son prioritarias, las otras son importantes y deben empezar a trabajar en ellas, pero la reforma a la educación y la salud son fundamentales y serán prioridad de la Unidad Nacional y creo que de los partidos del centro izquierda. ¿Cómo debe ser la justicia transicional que se le aplique a las Farc y al ELN? La aplicación de los mecanismos de justicia transicional debe depender mucho de este capítulo de víctimas. Si los señores de las Farc quieren que se apliquen mecanismos de justicia transicional importantes tanto a sus tropas como a sus cabecillas tienen que comprometerse a fondo con muchísima verdad, muchísimo reconocimiento y solicitud de perdón y reparación a las víctimas, para que puedan sentarse con autoridad moral a hablar de la justicia transicional. ¿Al salir del Congreso usted puede estar más metido en el tema de las víctimas, incluso llegando a la mesa de negociación? Tengo un compromiso de por vida con las víctimas y voy a trabajar por ellas desde donde me corresponda. ¿Fue César Gaviria ‘el gallo’ para trancar a Álvaro Uribe?El expresidente Uribe podrá ejercer la oposición con todas las garantías, al contrario de lo que nos tocó padecer a nosotros los sectores de la oposición en su gobierno. ¿Pero le ganó o no? Ahí están los resultados electorales y creo que la jefatura de debate en las últimas semanas del expresidente Gaviria en la campaña del presidente Santos fue totalmente exitosa, porque supo interpretar el momento político y porque como se dice comúnmente le dijo unas cuantas verdades al expresidente Uribe. Rafael Pardo dijo que quiere ser alcalde de Bogotá ¿Usted en dónde quiere estar en los próximos días? Yo tomé una decisión de no continuar en el Congreso y lo hice a conciencia, la tomé casi desde el mismo momento en que se aprobó la ley de víctimas, entendí que había cumplido un propósito fundamental. Habrá que esperar los desarrollos de la agenda del Gobierno y en cualquier caso lo que quiero hacer es trabajar por los derechos de las víctimas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad