Santos habla sobre lo que será su último año de Gobierno

Agosto 06, 2017 - 07:55 a.m. Por:
Por: Argemiro Piñeros / Colprensa 
Juan Manuel Santos, presidente de Colombia

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia

El País

Pese a declararse al margen de nombres y posturas de candidaturas para el 2018, el presidente Juan Manuel Santos sí se atreve a decir que el aspirante que le apueste a la paz deberá garantizar una coalición fuerte que le permita asegurar la implementación de la misma.

El Mandatario responde con mordacidad a las burlas que hace de él su colega de Venezuela, Nicolás Maduro. Pero lo que sí se toma muy en serio es la lamentable situación por la que pasa la nación vecina, un tema que está entre sus pendientes para el último año de mandato.

¿Cuál es su mayor preocupación de cara a lo que le resta de Gobierno?

Lo que me ocupa, todos los días, cada minuto, es seguir avanzando para mejorar la calidad de vida de los colombianos. Voy a trabajar sin descanso para seguir mejorando el acceso y la calidad de la educación.
Vamos a acelerar la construcción de autopistas, carreteras, puertos, aeropuertos, que nos abran oportunidades, en particular en el campo. Seguir apoyando a los colombianos para que tengan casa propia.

También vamos trabajar para mejorar la economía y el empleo. Yo sé que ese es motivo de preocupación de muchos colombianos. Hemos tenido un primer semestre difícil, pero las bases están bien y el segundo semestre será mucho mejor.

Y, por supuesto, avanzar en la construcción de la paz y la reconciliación. Tenemos en marcha ya los planes de desarrollo en los territorios más afectados por el conflicto y adonde el Estado no había llegado nunca. Finalmente, me preocupa la situación en Venezuela.

¿Y cuál frente a quien lo suceda en la Casa de Nariño?

Espero, confío, en que mi sucesor siga construyendo sobre lo construido. Que conserve la prioridad que tiene la educación. Que siga avanzando en la reconciliación y la paz. Que siga mejorando y modernizando la infraestructura. Que sea audaz en lo social para seguir reduciendo la pobreza. Y que mire hacia delante más que para atrás.
La mayoría de los partidos que le han acompañado hablan de una coalición para las próximas elecciones y defender el legado de la paz.

¿Juan Manuel Santos acompañará esa coalición y la impulsará?

No puedo intervenir en política, pero sin duda, quien llegue a la Presidencia necesita una coalición que siga construyendo la paz.

¿Le preocupa que a esta altura no haya un candidato claro que enarbole las banderas de la paz?

Estamos viendo en este momento la salida de los contenedores con las armas. Es el punto de inflexión para construir la paz. Y cualquiera que sea el Presidente debe seguir avanzando en su construcción y tener propuestas claras sobre los demás temas. La campaña no ha arrancado y entre más se demore ese arranque, mejor.

Humberto De la Calle ha criticado el silencio de Germán Vargas Lleras frente a la paz. ¿Usted qué opina de la posición del exvicepresidente?

No voy a entrar a terciar en controversias entre candidatos ni voy a responder a ninguno de sus ataques.

Los retrasos que se han dado en varios momentos del desarme, la recolección de armas y la constitución de las zonas transitorias generaron ruido de cara a la consistencia y la implementación de los acuerdos. ¿Cómo estamos hoy frente a la nueva etapa de Espacios Transitorios de Capacitación?

Vamos bien, un retraso de días no es importante frente a la magnitud de lo que estamos haciendo. Lo sucedido en esta semana es incontrovertible. Las armas, bajo control de Naciones Unidas, están saliendo de las zonas veredales. Es el fin de las Farc como grupo armado. Volteamos la página para siempre y podemos avanzar en la construcción de la paz y el progreso social y económico del país.

¿Y con el ELN definitivamente no se pudo alcanzar un acuerdo?

Seguimos en la mesa y trabajamos para alcanzarlo.

¿Es suficiente el plan que se tiene para controlar el incremento en los cultivos ilícitos?

Por primera vez tenemos la oportunidad de avanzar en una solución estructural y sostenible. Vamos a sustituir —garantizando ingresos y oportunidades a los campesinos— 50.000 hectáreas. Y erradicaremos otras 50.000. Ya hemos erradicado 23.000.

¿Sí están en peligro las relaciones con EE. UU. por el crecimiento de los cultivos ilícitos, como dijo el exembajador Willian Brownfield?

El Gobierno norteamericano está totalmente satisfecho con el plan que tenemos, que por primera vez nos va a permitir encontrar una solución estructural y de largo plazo a los cultivos de coca en Colombia. Estados Unidos sabe que es corresponsable por este problema, ellos están participando en el monitoreo del avance de esta nueva estrategia, de manera que las palabras del exembajador Brownfield tienen que ver mucho con el ambiente político interno de su país.

¿Ese ambiente interno en EE. UU. y las posiciones variables del presidente Trump no pueden llegar a afectar las relaciones bilaterales?

Las señales que llegan de los Estados Unidos son totalmente opuestas. El vicepresidente Pence, a la primera persona que llamó fue al Presidente de Colombia. La primera visita que hace a América Latina la hace a Colombia y lo hace como una muestra de acercamiento, de amistad, de buenas relaciones que tenemos con EE. UU. y el interés que tienen los dos gobiernos es mantener esa relación lo mejor posible.

Con el paso de los días y la complicación de la situación en Venezuela, su gobierno ha venido endureciendo su posición. ¿Hasta dónde llegará en rechazar lo que sucede allá?

Nuestra posición es de principios y el endurecimiento responde al deterioro y ruptura de la institucionalidad democrática. Pero siempre haremos votos para que, por una vía pacífica y ojalá negociada, se restablezcan los derechos humanos y democráticos de los venezolanos.

¿Ha tenido alguna vez ganas de contestar los insultos de Maduro?

Los griegos antiguos recomendaban repetir el abecedario antes de responder a ataques insólitos. He seguido ese consejo. Lo que dice Pedro de Juan dice más de Pedro que de Juan, dice el adagio popular (risas). ‘John Mani Santos’ oye los ataques como quien oye llover.

¿Cree que el tema de la corrupción estará marcando la próxima elección presidencial?

Todo el mundo va a utilizar ese tema en sus campañas, es algo que le preocupa mucho a los colombianos. Lo importante y lo bueno es que la corrupción se está combatiendo, todo esto que estamos viendo no quiere decir que haya más corrupción, sino que por primera vez se está destapando y se está actuando.

¿Qué espera de la Fiscalía y de la justicia en el tema de Odebrecht e incluso sobre la investigación a su campaña de 2014?

Yo le doy la bienvenida a eso que he estado solicitando desde el principio, que se llegue al fondo del asunto de Odebrecht, pero hay que separarlo. Una cosa son las campañas, ahí hay que llegar al fondo y que se aclare todo. A la resolución de la magistrada del CNE le doy la bienvenida porque por primera vez muestra sus cartas, los abogados de la campaña dicen que ahí no hay nada que pueda probar nada indebido a diferencia de la otra campaña.

“Nada me gustaría más que hacer las paces con Uribe . Por mi lado estoy más
que dispuesto. Bajarle la temperatura a
las divisiones y
a las peleas le conviene al país”.

El otro lado de Odebrecht son las coimas, los sobornos, donde, afortunadamente, con excepción de un funcionario de segundo nivel en la ANI, no hay funcionarios involucrados, según la propia Fiscalía. Pero mi interés es que en ambos casos se llegue al fondo del asunto para que todo el mundo quede tranquilo.

¿Le preocupa la situación judicial del director de la ANI, Luis Fernando Andrade, a quien la Fiscalía le adelanta un proceso judicial?

No lo ha vinculado formalmente y tengo plena confianza en Luis Fernando Andrade, a quien me traje de Mckinsey, donde era su presidente, y ha hecho una labor extraordinaria. El propio Fiscal ha dicho que ahí no ha encontrado nada que tenga que ver con pagos indebidos y esperamos que el doctor Andrade pueda explicar lo que está en tela de juicio.

¿Si el Congreso y la Corte Constitucional avalan las leyes que usted objetó, las pone en marcha?

Yo soy el más respetuoso de las leyes y de la Constitución, si se dan los trámites que hacen obligatorio la puesta en marcha de estas leyes, no me opondré. Pero mi responsabilidad es advertir los costos de este tipo de leyes que al final generan problemas mayores a los supuestos beneficios que pueden traer.

Usted dice que no le importa perder la popularidad por alcanzar la paz, pero su gestión ha incluido otras áreas. Hablemos de esos temas...

En estos siete años hemos avanzado mucho. Obvio, falta también mucho por hacer. Pero mire algunos avances: en educación, establecimos la educación gratuita: lanzamos el programa de Cero a Siempre para los más pequeños. Hemos dotado a los estudiantes de herramientas. Antes había un computador por 24 estudiantes, hoy es uno por cada cuatro. Mejoramos la calidad. El acceso a la educación superior se amplió.

Construimos y entregamos ya más de 100 mil viviendas gratis y vamos a entregar 30 mil más antes de agosto del año entrante.
Muchísimas familias no tienen agua potable y alcantarillado. En este Gobierno hemos resuelto esa necesidad a más de seis millones de personas.

En materia de salud, hicimos de ese servicio un derecho fundamental y hoy tenemos cobertura universal. Sé que tenemos que seguir mejorando en calidad y oportunidad del servicio. En eso estamos enfocados. Pero el avance es notorio.

En todas las regiones del país se ven las obras de infraestructura: dobles calzadas, puentes, túneles se construyen a paso acelerado. Eso nos conecta como país y abre oportunidades para crecer y viajar.

Sobre la economía

Algunos afirman que, en parte, los problemas económicos se originan en la reforma tributaria, y en especial por el aumento del IVA...

La reforma tributaria, como toda reforma tributaria, es impopular. Pero era necesaria. Como lo dice el FMI, sin esa reforma estaríamos con los mismos problemas que el resto de América Latina. La factura fue contra mi popularidad, pero esos son los costos que hay que asumir.

¿Cómo cree que cerrará el año la economía?

A pesar de que tuvimos un muy regular primer semestre, y un choque externo como nunca antes desde la depresión de los años 30, seguimos generando empleo y la mayoría formal. Sin duda el segundo semestre será mejor. En eso coinciden los analistas y los gremios. Y la tendencia para el 2018 es aún mejor.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad