Santos dejó de mirar el vecindario y comenzó su estrategia global

Junio 09, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País, Bogotá
Santos dejó de mirar el vecindario y comenzó su estrategia global

El presidente Juan Manuel Santos ha estado en diferentes escenarios internacionales promoviendo las políticas de su gobierno y al país.

Esta nueva política exterior del presidente Juan Manuel Santos, según analistas, buscaría una mejor interlocución con países del primer mundo con un sentido económico y social, sin dejar de lado la región.

El nuevo modelo de relaciones exteriores que viene ejecutando el presidente Juan Manuel Santos, en el que dio un salto de lo regional a lo global, ya genera opiniones que se enfocan en que esta nueva dinámica de la política podría ser una estrategia para tomar distancia de los países vecinos y, al tiempo, un elemento clave para su eventual aspiración reeleccionista.La lectura de esta nueva dinámica ya comienza a dar sus frutos, debido a que a finales del mes pasado Colombia fue invitada a emprender la negociación para su ingreso a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ocde, la cual reúne un selecto grupo de 34 países que conforman ‘el club de las buenas prácticas’.Una eventual entrada a este grupo apunta a que Colombia, de lograr su ingreso, compartiría experiencias económicas y sociales con los países más poderosos del mundo y se sentará al lado de México y Chile, únicos países de América Latina que hacen parte de este club.Pero el tema no queda ahí, el presidente Santos jugó en paralelo con la Alianza del Pacífico, que si bien cuenta con la presencia de Chile, México y Perú, es la plataforma para fortalecer un bloque comercial que apunta hacia el Asia Pacífico, uno de los mercados más pujantes del mundo.Otro punto tiene que ver con que el Jefe de Estado mantiene la presencia del país en la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el Área de Libre Comercio de las Américas (Alca) y la Comunidad Andina de Naciones (CAN) con lo que estaría diversificando la presencia de Colombia en el escenario internacional.Esta nueva política exterior del presidente Santos es el siguiente paso de su trabajo diplomático, ya que, como lo advierte la politóloga Laura Gil, “primero armonizó las deterioradas relaciones con los países vecinos y ahora la apuesta es estar en múltiples escenarios”.Este salto a lo global es traducido por la analista como el paso siguiente de Santos, al observar que “experiencias como el Alca, la CAN y Mercosur son fallidas”, por lo que “busca mejores experiencias en términos económicos y sociales”.Para el internacionalista Mauricio Jaramillo es evidente que Santos encontró unas relaciones maltrechas con los vecinos, pero fue “más agresivo para tomar distancia de los países de frontera” por lo que ya mira una política exterior de orden global.Otra mirada a esta estrategia fue dada por el catedrático Andrés Molano, quien calificó este nuevo esquema como “de diversificación temática, geográfica y de interlocución”.Explica que hoy Colombia “habla de otros temas que no se hacían en este escenario, como el ambiental; es geográfica porque se miran otros escenarios y se da una apertura como las embajadas en los Emiratos Árabes, para buscar más relaciones con oriente medio; y en Ghana, lo que garantizará acuerdos con África, que nunca se habían hecho. Y es de interlocución porque lleva al Gobierno a hablar con otros actores”.Otro que enfoca a Santos en la búsqueda de estar al lado de los países del primer mundo es el analista Rafael Nieto, quien anota que “no hay duda que la estrategia de integración es con los países desarrollados”.Nieto explica que la invitación de la Ocde y la presencia en la Alianza del Pacífico representa que hay “un cierto esfuerzo por tratar de compensar la presión que generan mecanismos como la Unasur y el Alca”.El profesor Ricardo Abello dice que lo que pretende el Presidente es “buscar una mayor presencia global”, que coincide con la tesis de Molano, quien advierte que lo que se busca es un cambio de estatus, es decir que “pretende redefinir la identidad exterior de Colombia y promover una agenda de país para pasar a ser más propositivo y dejar de ser una nación problema”.Distanciamiento de los vecinosLa estrategia del presidente Santos también apuntaría a ‘desmarcarse’ de los países vecinos, con los cuales ya mantiene unas relaciones fluidas, pero es evidente que existen muchos riesgos que podrían determinar un retroceso en lo que se ha avanzado hasta el momento.De hecho, los mismos analistas coinciden en asegurar que naciones como Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua tienen problemas internos que tratan de matizar con líos diplomáticos que siempre se focalizan en Colombia.El profesor Ricardo Abello reconoce que en los países del área “existen muchos problemas internos que tratan de tapar con una alharaca externa”, lo que a su juicio “es un problema de ellos y no de Colombia y en eso el Presidente lo ha hecho bien porque ha manejado las cosas con calma y no ha reaccionado a las críticas”.“El peor error es reaccionar y Santos maneja el mismo tono que tuvo Estados Unidos en su momento cuando Hugo Chávez los atacó y ellos no respondieron, no entraron en el juego de la agresión verbal”, comenta.¿Estrategia de campaña reeleccionista?Otro elemento que entra en juego es si este nuevo esquema de relaciones exteriores del presidente Santos sería una estrategia para ganar adeptos a una eventual candidatura suya a la reelección inmediata.Sobre este aspecto, el analista Mauricio Jaramillo cree que la propuesta que plantea el Jefe de Estado “es de largo aliento”, ya que “el Presidente está pensando en su reelección y la continuidad de sus políticas, ya sea con él en el poder o con Germán Vargas Lleras”.Pero no a todos les suena este nuevo esquema de política exterior como la búsqueda de réditos electorales, ya que coinciden en que este tema no tiene un verdadero peso comicial. Andrés Molano explica esta tesis cuando dice que “el Presidente ha sido constante en esta política” y cuenta que lo único que podría tener un impacto electoral sería lo que ocurra con Venezuela, por ello no ha respondido a los ataques “situación que para el uribismo ha sido materia de críticas porque dicen que ha sido muy suave con su política exterior y eso, sin duda, no ayuda electoralmente”.Ricardo Abello coincide con la anterior aseveración y dice que el ciudadano común lo que quiere es un Gobierno que reaccione y “lo fácil es hacerlo así, porque fue de esta manera como lo manejó Álvaro Uribe”, lo que derivó en el deterioro de las relaciones que estuvieron rotas hasta el fin de su Gobierno.Comenta que esa expectativa del ciudadano, en torno a que el Gobierno reaccione y caiga en la diplomacia del micrófono “sí le daría votos, pero como lo está haciendo –que es lo más sensato- no le significa un caudal electoral”.Rafael Nieto dice que “no se podría hablar que esta política funcione en materia electoral” y resume que en estos momentos “todas las acciones se leen en la óptica de la reelección”.Los países vecinos en líosMuchas de las naciones del vecindario se encuentran en problemas internos que, hasta el momento, no han podido solucionar y, según los analistas, pretenden ocultar buscando líos diplomáticos con Colombia.En Venezuela, el gobierno de Nicolás Maduro afronta una profunda crisis económica y de abastecimiento, así como líos políticos que no han permitido que su mandato despegue.En Bolivia, Evo Morales afronta diferencias con Chile por la salida al mar, así como las bajas calificaciones en materia de respeto de los Derechos Humanos.En Ecuador, el recién reelecto presidente Rafael Correa, mantiene una disputa cerrada con la prensa, tema que lo tiene en la mirilla internacional por la violación a las libertades de expresión.En Nicaragua su presidente Daniel Ortega tiene problemas de corrupción en el interior de su Gobierno, así como las denuncias en su contra de su propia hija adoptiva que lo acusa de haberla violado.Estos mandatarios, de acuerdo con los analistas, tienen algo en común: todos han tenido problemas con Colombia.Hoy en día Maduro y Morales critican a Santos por su intención de ingresar a la Otan, tema que ya descartó Colombia. El Presidente Venezolano también lanzó improperios porque Santos recibió al opositor Henrique Capriles. Ortega, por su parte, busca los mecanismos para quitarle más mar al país.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad