Roy Barreras, las mil y una caras de un político en búsqueda de poder

Roy Barreras, las mil y una caras de un político en búsqueda de poder

Abril 14, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Roy Barreras, las mil y una caras de un político en búsqueda de poder

El senador Roy Barreras, del Partido de la U, aseguró que no volverá más al Congreso de la República y viene impulsando la candidatura al senado de su esposa, Gloria Elena Arizabaleta.

En su paso por la política Roy Barreras ha sido el protagonista de varios escándalos. Analistas creen que solo busca estar en el centro del debate.

En la última semana, y casi que en todos sus años en la política, el senador Roy Barreras ha demostrado gran facilidad para atraer críticas y escándalos por su ambición desmedida y la facilidad con la que moldea sus convicciones e ideologías para posarse al lado del poder, aseguran algunos analistas.Lo demostró cuando se fue del Partido Liberal para acompañar a Germán Vargas Lleras en Cambio Radical; luego se dejó obnubilar por la favorabilidad de Álvaro Uribe y se marchó al Partido de la U, donde arremetió después contra el exmandatario cuando vio que ya el poder lo tenía Juan Manuel Santos.El más reciente de los capítulos, porque creen los analistas que no será el último, fue el pacto que se conoció el pasado jueves y que firmó con una iglesia cristiana en Cali, en el que se compromete a no apoyar el matrimonio gay, ni el aborto, ni la dosis personal, y otorgar cupos en su Unidad de Trabajo Legislativo a por lo menos dos representantes de la Misión de Paz a las Naciones, entre otros ofrecimientos que les hizo en campaña.A cambio de ello, Barreras tendría reuniones con dos mil líderes de esa iglesia a nivel nacional, difundir sus propuestas y las de José Luis Arcila entre los fieles y a contar con miembros de la Misión de Paz en las Naciones como testigos electorales.Barreras, sin embargo, aseguró que él nunca ha comprometido su votación, ni puestos y que el escándalo se ha suscitado solo con el fin de obstruir debates en el Congreso y que, “mientras yo me reunía con cristianos, otros se reunían con paramilitares”.Para el analista Fernando Giraldo, el hecho que suscite todo tipo de debates tiene que ver con su naturaleza política porque es una persona que le gusta dar frases y soltar opiniones para colocarse en el centro del debate.“Ese tipo de cosas en el pasado le han dado réditos y él lo sigue haciendo porque busca llamar la atención porque siente que eso lo posiciona y le da ciertas ventajas; obviamente esto tiene un riesgo muy alto porque esa estrategia puede terminar desgastándolo ante la opinión pública”, aseguró Giraldo.Oleada de escándalos y polémicasPero no es solo lo que dice, sino las cosas que hace. Porque entre los escándalos que ha protagonizado el senador Roy Barreras hay varios hechos que son motivo de investigación por parte del Consejo de Estado y la Corte suprema de Justicia.Entre ellos un posible tráfico de influencias que investiga el Consejo de Estado por la entrega como depositario a otra comunidad cristiana de Cali de un bien que estaba en manos de la Dirección Nacional de Estupefacientes para extinción de dominio.También se acusa de ser uno de los responsables del desfalco y la quiebra de la EPS Caprecom, donde el congresista ponía y sacaba funcionarios con cálculo político; y en noviembre pasado firmó un contrato para tomar en arriendo 200 camionetas para 100 congresistas por $29.000 millones. Es decir, 145 millones por el arriendo de cada una, cuando era más barato comprarlas.Barreras fue centro de críticas también en la polémica reelección del Procurador porque tomó la decisión de retirar a su esposa, quien era funcionaria de Alejandro Ordóñez, para no inhabilitarse a la hora de presidir la plenaria en la que se haría la votación. Y peor librado salió del debate con el vicepresidente Angelino Garzón, donde recibió críticas por tratar de sacar provecho de la enfermedad cerebro-vascular para declararlo impedido y cobrarle, dicen dirigentes, la reticencia que tenía a que presidiera el Senado.Compañero incómodo No ha sido fácil para ninguno de los directores de la U, ni para los congresistas, tener a Roy Barreras como compañero. El deseo de figurar del que habla Giraldo lo padeció Juan Lozano como jefe del partido y recientemente ha tenido desencuentros con Armando Benedetti.Este acusó a Barreras esta semana de intentar “chantajear” al presidente Santos para que le entregaran el manejo del Sena, de Caprecom y la Superintendencia de Salud.En diálogo con El País el senador Camilo Romero, del Polo Democrático, lamentó que “un personaje tan nefasto para la dirigencia del país como Roy Barreras sea el referente de la política en el Valle del Cauca”.Al respecto, el senador Carlos Fernando Motoa Solarte, vocero de Cambio Radical, indicó que: “El Valle del Cauca sabe que siempre hemos estado en orillas distintas, que es una persona muy polémica, pero yo sí le reconozco la sagacidad que tiene y su capacidad de adaptación”.Para Giraldo, el problema es que los escándalos son de Roy Barreras, “pero eso lamentablemente tiene un efecto sobre la región porque la élite política del Valle ha estado muy estigmatizada y él alimenta la percepción que la clase política del departamento es la que es, y no ha cambiado. Y para bien o para mal es el referente político de la región”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad