“Rompimiento de la Unidad Nacional puede ser un chantaje”: Armando Benedetti

“Rompimiento de la Unidad Nacional puede ser un chantaje”: Armando Benedetti

Mayo 06, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Jessica Villamil Muñoz, reportera de El País
“Rompimiento de la Unidad Nacional puede ser un chantaje”: Armando Benedetti

Armando Benedetti, senador de la U.

El senador del partido de la U, Armando Benedetti, no cree que crisis política de la coalición de gobierno perdure, pero insiste en que Roy Barreras no lidere su partido.

La crisis en la Unidad Nacional se ahondó con los trinos del senador de la U, Armando Benedetti, quien dio por sentado que los acuerdos políticos también se rompieron. Sin embargo, dice que no está tan seguro de que la división durará por mucho tiempo. Es más, sostiene que puede tratarse de “un chantaje para acceder a institutos descentralizados”.

Insiste en que Roy Barreras debe irse ya de la copresidencia del partido y que “cuando (Horacio) Serpa pide gobernabilidad todos le dan duro, pero cuando el ‘vice’ Vargas Lleras la acepta, la chantajea o la exige nadie dice absolutamente nada”.

Los liberales iniciaron la crisis en la Unidad Nacional, pero usted la azuzó al hablar de rompimiento de acuerdos políticos...

Los liberales empezaron y Cambio Radical está en esa tónica. Lo único que queda claro es que la Unidad Nacional se reventó.  Si la U y los conservadores están divididos por dentro, eso significa que la Unidad Nacional también se hizo agua.

Lea también: Partido Liberal sale de la Unidad Nacional, pero sigue apoyando el proceso de paz

De todos los partidos, ¿cuál es el más perjudicado con esa fractura?

Posiblemente el Partido de la U, pero los rompimientos que se dan dentro de la U, de alguna manera, la responsabilidad la tiene la copresidencia.

Si no estaba  satisfecho con  la copresidencia de Roy Barreras, ¿por qué solo se lamentó hasta  ahora?

Es que uno se va quedando callado hasta que llega el momento en que la gente se aburre y pasa lo que pasó ayer (miércoles), que empezaron a decir que no están de acuerdo con la vocería y la Presidencia del senador  Roy Barreras. No hay un solo hecho significativo, la gente se viene cansando, se viene poniendo brava y hay divisiones...

¿Les molestó que  Barreras haya sido escogido por el Gobierno para representarlos en La Habana?

No, para nada. Lo de La Habana es un hecho buenísimo para el partido.

Y si ustedes son los perjudicados, cómo van a hacer para escoger al presidente del Senado, porque ya lo tenían asegurado con Mauricio Lizcano. ¿Qué pactos va a hacer?

No sé. Tal vez como ha pasado siempre, como se maneja el Senado, hablando entre bancadas. Pero vamos a esperar a que Roy se vaya.

¿Dan por hecho que él deje la Presidencia del partido?

Lo que pasa es que es difícil que renuncie. Él dice desde Cuba que se va, manda una carta, pero ahí no dice por ninguna parte que renuncia. Entonces el paso a seguir es hacer las cosas por las buenas  o ver qué pasa.

Ayer se rumoraba que usted quería ser el Presidente del Congreso...

No. El que diga esa vaina si es mi enemigo porque no estoy aspirando a ser Presidente del Senado. Me fue bastante bien, pero eso es otro cuento. ¿Tu sabes lo que es ponerse detrás de cada compañero para que vote?, es lo más aburrido que puede haber.

¿Cuál es la consecuencia para el Gobierno con toda esta situación?

Vamos a ver qué tanto se demora el supuesto rompimiento de la Unidad Nacional. Esto solamente puede ser un chantaje para acceder a institutos descentralizados.

¿Está de acuerdo con Cambio Radical en que lo de los liberales es una pataleta burocrática?

No. No he dicho eso. Hay que esperar qué va a suceder.

Pero qué opinión le merece lo que ha pasado. Los liberales no se ponen de acuerdo  en salirse de la Unidad Nacional...

Creo que el que va a dar la puntada final  es el expresidente César Gaviria en las próximas convenciones liberales.

¿Qué proyectos se podrían quedar estancados por cuenta de las peleas de la Unidad Nacional?

Por ahora se podría fregar el Tribunal de Aforados, podría tener un revés el Código de Policía o el Consejo Superior de la Judicatura. Eso es lo que veo más importante en este cierre de legislatura.

¿La unidad por la paz a la que llaman ahora, si va a funcionar o ese pacto nació muerto?

Eso es lo único que queda. Es como la careta, la excusa para no dividirse totalmente. Iban a hacer un Gabinete para el posconflicto y terminó en un gabinete del conflicto, iban a hacer un gabinete para la paz y terminó siendo regional...

¿Pero cómo ve el nuevo gabinete?

Si usted revisa a los ministros que estaban antes con los que se llegaron, uno a uno, creo que son mejores los que se fueron.

¿Aceptaría la propuesta de Cambio Radical de crear una nueva Unidad  con ellos y los conservadores?

Diría que ahí nos mantendremos, por ahora hay un poco de escaramuzas y lo que hay que ver es si son serias o solo para desestabilizar al Gobierno.

En algún momento usted dijo que podría jurar que el vicepresidente Germán Vargas Lleras nunca será presidente de Colombia. ¿Lo sigue pensando?

Sigo pensando lo mismo. Teniéndolo todo y no avanza, tuvo $20 billones  para ejecutar y no pasa de tercero en las encuestas para Presidente.

¿Pero usted cree que él sí se va a lanzar en las elecciones de 2018?

Cuando Serpa pide gobernabilidad todo mundo le da duro, cuando Vargas la acepta o la chantajea o la exige nadie dice absolutamente nada. Es obvio que el Vicepresidente está de candidato a la Presidencia y está utilizando los recursos para eso.

"No sé si la salud del Vicepresidente dé para emprender una campaña presidencial. En eso no me meto, quedaría muy bajo de mi parte hablar sobre eso”.

"Lo que pasó con Germán Vargas Lleras en octubre pasado fue vergonzoso: Haciendo política en las regiones para  otros candidatos”, Armando Benedetti, senador del Partido de la U

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad