Roban obras pertenecientes al maestro Ómar Rayo

Roban obras pertenecientes al maestro Ómar Rayo

Abril 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa

Cuarenta y cinco obras fueron robadas de su estudio en Bogotá.

Cuarenta y cinco obras del Maestro vallecaucano Ómar Rayo, fueron robadas entre el 17 de enero y el sábado 9 de abril del presente año, de su estudio y archivo personal de Bogotá, ubicado en la calle 19 con carrera 3.Entre las obras del pintor, grabador y escultor nacido en Roldanillo, Valle, “31 eran en formato de un metro por un metro y 14 piezas medianas de 66 por 66 centímetros, todas elaboradas en acrílico sobre lienzo”, confirmó Juan José Madrid, Secretario General del Museo Rayo. Algunas se remontan a los años 60.Estos cuadros y grabados los había reservado durante toda su carrera el maestro Rayo, quien expresó a su familia que su deseo era que reposaran en el Museo de Roldadillo, Valle, por lo que venían a ser recogidas para llevarlas.“Esas obras las guardó el maestro Rayo en el apartamento que compró en los años 70 y vivimos allí cuando Sarita nació. Eran sus predilectas y no quería venderlas, sino mostrarlas de vez en cuando”, contó Águeda Pizarro, esposa de Rayo.“Después de su muerte no sabíamos qué estaban ahí. Hace unos meses las catalogamos y en noviembre les tomamos fotos”, señaló la esposa del pintor. “Para la gran retrospectiva del aniversario necesitamos un par de obras que estaban allí y yo autoricé a una persona que trabaja con nosotros en Bogotá y es de mucha confianza. El administrador, incluso, verificó que tenía permiso de entrar. Eso fue el 17 de enero y todas las obras estaban ahí”, prosiguió la directora del museo de Roldanillo.“El sábado, a eso de las 4:30 p.m. o 5:00 p.m., vinimos a desmontar y embalar las obras que llevaríamos al museo, porque debían estar allá. La chapa estaba intacta y no advertimos nada. Al entrar a una habitación, vimos que no estaba ninguna de las obras que habíamos dejado y en la otra quedaban algunas. Después nos dimos cuenta de que las cajas estaban vacías”, rememoró la señora Pizarro.“No sabemos si las sacaron paulatinamente, a lo largo de dos meses, o en un solo día. Algunas, al parecer, se las llevaron con bastidores y todo, y no entiendo cómo pudieron sacarlas”, se pregunta.“No me atrevo a especular sobre quién o quiénes pudieron ser. Los investigadores ya tienen alguna idea. Yo tengo absoluta confianza en la gente que trabaja conmigo. Además, pocos estaban enterados de la existencia de estas obras”, advierte.“Las obras no estaban avaluadas ni aseguradas. Es imposible asignarles valor comercial, porque no se iban a vender nunca. Y de las más antiguas son de las que menos tenemos en el museo”, se lamenta.“La buena noticia es que tenemos imágenes con las que podemos buscar y rastrear esas obras”, dice Águeda Pizarro.El Ministerio de Cultura coordina con el DAS y la Dijin la investigación, para evitar su comercialización y que salgan del país.La figura geométricaÓmar Rayo inició su carrera en el barrio Siloé dibujando e ilustrando para los periódicos y revistas de Cali. Desde 1948 expuso varias veces sus obras en varias ciudades de Colombia.En 1954 viajo por América Latina para estudiar. Vivió en México de 1959 a 1960 y se radicó en Nueva York durante diez años. En 1970 obtuvo el primer puesto del Salón Nacional de Artistas de Colombia.Realizó más de 200 exposiciones en Japón, Hungría, Polonia, Alemania, Noruega, Francia, España, Italia, Estados Unidos, Costa Rica, Puerto Rico, México, Venezuela, Ecuador, Perú, Chile, Brasil, China.En 1981 estableció el Museo Rayo de Dibujo y Grabado Latinoamericano en su natal Roldanillo.Su obra la dedicó a la figura geométrica sin ser abstracto. Su estilo original, con imágenes claras, pintaba objetos concretos. Era un artista geométrico-óptico, que amaba los cuadrados, los rectángulos y las líneas en zig zag y se expresaba con el blanco, el negro y el rojo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad