Revelan nueva detención de colombianos en Venezuela

Julio 15, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

A los cuatro capturados los acusaron de paramilitares. Una de las mujeres fue dejada en libertad.

El drama que viven cuatro colombianos detenidos por las autoridades venezolanas el pasado 7 de julio, por supuestos nexos con bandas criminales y por portar armas de fuego, revivió la tensión entre los nacionales que viajan al vecino país. Se trata de dos hombres y dos mujeres, una de ellas de 16 años, oriundos del municipio de Montenegro, Quindío, quienes denunciaron que fueron capturados por la Policía del Táchira. Estas detenciones se suman a las de marzo de este año, cuando 20 colombianos fueron aprehendidos en los estados de Barinas y Miranda. Otro episodio similar se registró el pasado 13 de mayo, en esa ocasión la Defensoría del Pueblo denunció la detención de 14 colombianos en el estado de Miranda. En ambos casos la Guardia Nacional venezolana señaló a los nacionales de pertenecer a grupos ilegales y de adelantar labores de inteligencia. Sobre las capturas del pasado 7 de julio, la Defensoría del Pueblo informó que hoy estarían poniéndose en contacto con la regional de Norte de Santander para revisar la situación.No obstante, Alba Lucía Alzate, quien quedó en libertad el sábado pasado, dijo que el Consulado de Colombia ya está al tanto de la situación. “El Consulado nos está ayudando porque dicen que hay que pagar una fianza de $400.000 para que dejen en libertad a mi hija, pero no tenemos dinero, somos personas humildes que trabajamos vendiendo mercancías”, señaló Alba Lucía. Ante las detenciones de colombianos en Venezuela se han presentado varios roces diplomáticos entre ambos países. En mayo pasado el presidente Álvaro Uribe Vélez calificó estas aprehensiones como una persecución contra sus nacionales.“Nos encapucharon”Aunque Alba Lucía Alzate fue dejada en libertad, su hija de 16 años y sus dos compañeros continúan en centros de reclusión en San Cristóbal. Los dos capturados son Jhon Keny Cabezas Torres y Diego Fernando Cardozo Vanegas, quienes están señalados de los delitos de porte ilícito de armas de fuego y resistencia a la autoridad, según la Policía del Táchira. Sandra Milena Cerón Alzate, hija de Alba Lucía, permanece en un centro de reclusión para menores. El hecho se produjo el miércoles pasado cuando los cuatro nacionales se encontraban en Cúcuta y decidieron pasar a la localidad de Ureña, en el estado Táchira, para, según ellos, dar un paseo. Alba Lucía relató que las autoridades les apuntaron con armas de fuego y luego de requisarlos les pusieron capuchas y les tomaron fotografías que fueron publicadas en varios medios de comunicación de ese país, que los mostraron como homicidas. “Nos llevaron a una estación de Policía y nos encapucharon. Pusieron sobre una mesa frente a nosotros una armas de fuego, que yo no se de dónde salieron. A uno de mis compañeros le dijeron que si no se dejaba tomar la foto lo golpeaban”, recordó la mujer. Alba Lucía, quien habló con El País desde Cúcuta, exigió a las autoridades del vecino país dejar en libertad a sus compañeros y a su hija, al tiempo que rechazó la manera como, según ella, fueron tratados y señalados de delincuentes, sin ser llevados ante un juez. En el 2009 la Defensoría del Pueblo en Colombia había denunciado que algunos de los derechos reclamados por parte de las personas privadas de la libertad en Venezuela tienen que ver con la publicación de sus nombres y fotografías sin haber sido llevados a juicio. La prensa venezolana reportó el nuevo caso de detención y citó al director de la Policía del Táchira, Jesús Alberto Berro, quien dijo que los colombianos fueron aprehendidos cuando se movilizaban en dos motocicletas por una zona boscosa. El oficial le dijo a los medios de su país que: “se les impartió la voz de alto que no fue acatada. Se les encontró un revólver, calibre 38 largo marca Smith Wesson, y una pistola que llevaban en la pretina del pantalón”. Agregó que podrían estar involucrados en el homicidio de un ciudadano colombiano asesinado minutos antes de las capturas. Incluso, los tildaron de paramilitares. Estas acusaciones fueron desmentidas por los familiares de los detenidos. Lucelly Parra, esposa de Jhon Keny Cabezas Torres, explicó que éste es un comerciante y que no tiene nada que ver con grupos ilegales ni con homicidios. Asimismo, Marina Alzate, hermana de Alba Lucía, calificó como injusta la detención. “Mis familiares son personas de bien”, aclaró.Se conoció que la Alcaldía de Montenegro envió a un funcionario hasta Cúcuta para acompañar a Alba Lucía.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad