Reunión entre Santos y Capriles no fue una equivocación, según analistas

Reunión entre Santos y Capriles no fue una equivocación, según analistas

Mayo 31, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Reunión entre Santos y Capriles no fue una equivocación, según analistas

El presidente Juan Manuel Santos recibió en la Casa de Nariño al líder opositor de Venezuela, Henrique Capriles.

Según analistas, el presidente venezolano Nicolás Maduro intentó con la visita de Capriles, levantar una cortina de humo frente a la difícil situación social que vive su país.

La fuerte tensión diplomática que existe entre Colombia y Venezuela, a raíz de la visita de Henrique Capriles a Bogotá, es más el producto de una reacción desproporcionada del gobierno de Nicolás Maduro que un error de cálculo del presidente Juan Manuel Santos.En eso coinciden analistas de ambos países, quienes creen que esta crisis diplomática es el resultado del desespero y de los temores que enfrenta el oficialismo venezolano ante las dudas sobre la legitimidad del mandato de Maduro.El exprocurador Jaime Bernal Cuéllar aseguró que no hubo error de parte del Presidente en esta reunión “porque las relaciones entre países no se dan solo a nivel de los gobiernos”.“Si ya Santos reconoció a Maduro como el mandatario de ese país, creo, por consiguiente, que fue absolutamente desproporcionada la reacción por la visita del señor Capriles”, dijo Bernal Cuéllar.El abogado constitucionalista Juan Manuel Charry se mostró de acuerdo con Bernal Cuéllar y agregó “que Santos no se equivocó con la reunión; desde el punto de vista de la política internacional, no tiene justificación la reacción fuera de contexto y de proporción desde Caracas”.Sin embargo, el internacionalista Vicente Torrijos le dijo a este diario que Santos pecó de pragmático porque “él piensa que en algún momento Capriles podría convertirse en el jefe de Estado de Venezuela y le convendría mantener una relación cordial y amistosa con él”.Además, los analistas recordaron que Chávez y Maduro recibieron en su país a la dirigente opositora Piedad Córdoba o al jefe guerrillero ‘Iván Márquez’ sin que Colombia protestara por ello.La única explicación a lo ocurrido, dicen los especialistas, es la apremiante situación política que vive Maduro y el intento por levantar, con la visita de Capriles, una cortina de humo frente a la difícil situación social que vive su país.“A diferencia de lo que ocurría con Chávez, hoy Venezuela tiene un Gobierno muy débil. Maduro se siente muy débil no solo frente a la oposición, sino frente a sus propios partidarios, que están cuestionando abiertamente su falta de liderazgo”, dijo el analista Juan Carlos Flores.El analista venezolano Freddy Patiño indicó que “es lamentable, y una falta de lectura política de parte de Maduro, creer que el proceso de paz en Colombia es un asunto doméstico y que puede chantajear a un gobierno para que le ofrezca algo de la legitimidad que no tiene”.De acuerdo con el senador Juan Lozano, “la llave de la paz la debe tener Santos y no Maduro, es imperativo que esté claro que la conducción del proceso le corresponde íntegramente al Gobierno colombiano. Y si el éxito del proceso depende de los avales que dé Venezuela, quiere decir que no existe sostenibilidad en el empeño de paz de las Farc”.En términos generales, creen los analistas consultados, esta situación no debería afectar las relaciones binacionales, pero también conociendo a Maduro, que trata de imitar de la mejor manera a Hugo Chávez, creen que todo va a depender de lo caprichoso que resulte ser el heredero del poder en Miraflores.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad