Reforma a la salud, entre dudas y reclamaciones

Octubre 13, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Sharon Hernández, Colprensa y Redacción de El País
Reforma a la salud, entre dudas y reclamaciones

¿Cómo se distribuye la deuda de la salud en Colombia? El régimen contributivo debe $5,10 billones. El régimen subsidiado debe $4,98 billones. Otros deudores $2,72 billones. Las entidades territoriales deben $914.925 millones. Las aseguradoras adeudan $416.573

Aunque el proyecto ya comenzó a dar pasos en el Congreso, todavía no es claro si será la tabla de salvación del sistema.

En la práctica los colombianos del común piensan que cuando alguien les habla de la crisis en el sistema de salud se refiere a que las EPS se demoran mucho tiempo en dar citas, a que una cirugía se aplaza, o que el médico solo atiende a ciertas horas.Ello en parte es cierto. La crisis tiene que ver con eso, pero lo que muchos no saben es que más allá de la demora en las citas y de las cirugías aplazadas hay mucha agua que pasa debajo del puente y que tiene al borde del ahogamiento a un sistema que, en apariencia funciona relativamente bien.Incluso, muchos nacionales que viven en el exterior prefieren venir a nuestro país y hacerse los ‘chequeos médicos’ acá, incluyendo cirugías y hasta tratamientos estéticos porque les resulta mucho más económico que afuera.Lo que también desconocen los ciudadanos de a pie es que las deudas de la salud en Colombia suman $14,4 billones, algo así como los recaudos que dejarían unas seis reformas tributarias.Seguramente tampoco sabrán que las EPS públicas, es decir, las que están en el llamado régimen subsidiado, como Caprecom, Comfama y Solsalud, entre otras, tienen deudas que suman casi cinco billones de pesos.Por ello, el Gobierno Nacional busca afanosamente que el Congreso de la República le apruebe el proyecto de reforma a la salud que tiene 90 artículos. El jueves pasado, y después de que el Ministro de Hacienda anunciara que se les devolverá la prima que el Consejo de Estado les había retirado a los congresistas, el legislativo le dio el visto bueno a los primeros 30 artículos.El martes próximo seguirá la votación y el Gobierno aspira a que el paquete completo de la iniciativa sea aprobado.En esencia lo que plantea el proyecto es darle un vuelco total al sistema, casi que crear otro que maneje la salud en el país. Se habla de que por lo menos 60 EPS desaparecerían del mercado, de las 72 que operan hoy.De igual manera, se propone la creación de Salud Mía, una entidad de nivel descentralizado del orden nacional, adscrita al Ministerio de Salud, que manejará el registro y afiliación de la población, recaudará las cotizaciones y administrará los recursos.El panorama no pinta fácil. Incluso, hay quienes opinan que el remedio puede resultar peor que la enfermedad. El senador Mauricio Ospina del Polo Democrático asegura que el flujo de recursos no es el único problema del sistema general de salud y protección social. “La reforma está centrada en solucionar el problema de recursos y creemos que se debe tener una visión más amplia”, dice. El también senador Jorge Robledo opina que la reforma que plantea el Gobierno Nacional “no va a resolver los problemas financieros” y no es sostenible, pues en este esquema “va a seguir la intermediación financiera de las EPS, que es la madre del desbarajuste financiero del sector de la salud”. Otra visión tiene Jaime Arias, presidente de Acemi, el gremio que agrupa a las EPS. Sostiene que el tema del financiamiento es de vital importancia, en la medida en que podría definir la viabilidad de la reforma propuesta. Sin embargo, piensa que “no existe claridad en relación con las cifras y las fuentes de recursos que permitan soportar la nueva operación propuesta y financiar de manera adecuada los beneficios en salud que serán exigibles de manera inmediata”.¿Dónde está el problema?Los consultados coinciden en que no se ve despejado el futuro para resolver las necesidades que demanda el sector salud en infraestructura hospitalaria, modernización de tecnología, capacitación de personal, incorporación de profesionales y en otros aspectos que garanticen un servicio eficiente y de calidad a millones de usuarios. Algunos expertos dicen que los recursos están, pero que el problema radica en la administración ineficiente de los mismos; mientras otras voces argumentan que es necesario inyectarle más dinero al sector que demanda urgentes mejoras para los colombianos. El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, considera que de ser aprobada la reforma los recursos del sistema de salud tendrían su origen en las mismas fuentes del modelo actual. En el régimen subsidiado, de los entes territoriales, de la Nación, de las cajas de compensación familiar y en el régimen contributivo, de los cotizantes. Las cuentas de este año indican que el aporte hecho por los entes territoriales entre enero y junio fue de $940.000 millones. El origen de esos recursos está en las rentas cedidas por la Nación con destinación específica para el sector salud y en regalías. Por parte de las cajas de compensación familiar, sus aportes al régimen subsidiado sumaron en el primer semestre $500.000 millones. A su turno, la Nación, en el primer semestre del año, le ha entregado a la salud pública $6,9 billones. Entre tanto, en el régimen contributivo los recursos provienen de los cotizantes, que en Colombia son alrededor de ocho millones y que aportan cerca de $13 billones anualmente.Pero más allá de las cifras habrá que esperar qué sucederá la semana entrante con el proyecto que reforma el sistema de salud. Mientras tanto, los usuarios esperan que en la práctica se les mejore el servicio. Con reforma o sin ella.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad