Redes sociales, una telaraña de amenazas

Septiembre 05, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Riesgos van desde suplantación de identidad hasta robo de fotos e información. No acepte chats ni admita citas por las redes sociales, tampoco publique información en exceso que lo convierta en víctima de delincuentes. Blíndese.

Colombia, un país virtualEl animal más amenazado de Facebook, la red social más popular del mundo, es el pulpo Paul, el supuesto ‘vaticinador’ de la pasada Copa Mundo. En la mayoría de las 105 páginas dedicadas al molusco en la red lo quieren matar. La página más famosa, ‘50.000 para matar al pulpo’, registra 202.561 seguidores, a casi 50 días de finalizado el Mundial de Fútbol.No deja de ser gracioso, pero la conocida red que en julio pasado alcanzó 500 millones de usuarios, algo así como la población de Estados Unidos y Brasil juntas, tiene grupos claramente discriminatorios, racistas o incitadores al odio que han puesto a los propios usuarios a pensar si conviene seguir en la red social y a las autoridades a mirar más que de reojo. Sólo por nombrar algunas: ‘Odio al América de Cali’ (2.125 miembros), ‘Anti Pipe Bueno’ (892), ‘Odio a los Emos’ (452) y ‘Fumigar a los negros’ (2.533), son grupos vigentes. Medio país sabe que la congresista Piedad Córdoba y el presidente Hugo Chávez son las personas públicas más odiadas entre las populares redes.Tal vez el caso más emblemático se conoció el año pasado con la captura de Nicolás Castro sindicado de haber creado un grupo en Facebook donde afirmaba querer matar a Jerónimo Uribe, hijo del entonces presidente Álvaro Uribe. Sin embargo, el pasado mes de abril salió libre por falta de pruebas luego de pagar cinco meses de cárcel. Pero Facebook no actúa sola. En Twitter, por ejemplo, si bien no hay grupos establecidos sí hay temas de conversación, en los que hay posturas radicales entre personas que los discuten. En MSN los mensajes instantáneos pueden ser monitoreados por cualquier persona, generando riesgos. Ni qué decir de YouTube donde es libre la publicación de videos caseros.A esos riesgos se suman personas que hacen suplantación de nombres, descargan fotos o videos con fines extorsivos o publicitarios, invaden la privacidad mediante perfiles falsos o copian contactos con datos y correos y así invaden territorios privados. “El principio de Internet es lo público. Cuando usted acepta una red social y admite dar información ésta se convierte en pública. Si bien hay que definir a dónde va la información, el principio de una red social es un espacio de divulgación, luego, un sistema de gestión de contenidos”, dice Germán Gallego, director del programa Comunicación Social y Periodismo, de la Universidad Autónoma.Las redes nacieron con el propósito según MySpace, de tener una estructura social para que “varias personas a través de una plataforma pudieran conectarse y entablar relaciones de amistad o intereses comunes”, pero se convirtió en un lugar perfecto para desatar odios o crear organizaciones criminales anónimas.El incidente más reciente en Cali se presentó a finales del mes de julio cuando una menor de 17 años denunció que encapuchados la encerraron a ella y a varias jóvenes ‘primíparas’ y las maltrataron. Según fuentes, a ellas las citaron a través de Facebook a un salón de Univalle para una charla de un programa estudiantil.“Les dañaron los celulares y las obligaron a quitarse las blusas y los sostenes. Mi hija me dijo que les gritaban que se fueran para sus ciudades, que la universidad no era para foráneos”, contó Martha Stella Andrade, madre de la menor, oriunda de Ipiales.Otro hecho que conmocionó al país fue el del pasado mes de julio cuando 69 jóvenes fueron amenazados por Facebook, en Putumayo. Mientras las autoridades hacían las investigaciones fueron asesinados tres jóvenes que tenía antecedentes penales. Sólo son casos recientes y curiosos en su modo de operación, pero según el grupo de Investigaciones Tecnológicas de la Policía Nacional, la unidad recibe en promedio 1.700 quejas y denuncias diariamente. En su mayoría obedecen al uso indebido del Internet, sobre todo de Facebook.El general Óscar Naranjo, director de la Policía Nacional, señaló que se “han detectado amenazas con nombre propio a cerca de 60 a 70 personas”. Así mismo, el año pasado la Unidad de Delitos Informáticos de la región debió investigar 1.501 casos y se estima que este año termine duplicándose.Se vulnera lo privadoPero sin duda la mayor amenaza que tiene un usuario en las redes sociales en Internet es a exponer su privacidad. Ésta se ve alterada cuando alguien acepta pertenecer a una red social. Aceptar implica que millones de usuarios puedan analizar su contenido para cualquier propósito, incluido el comercial.Julián Casasbuenas, director de Colnodo, organización dedicada al intercambio de información por medios electrónicos, va más allá y sostiene que muchos usuarios de las redes sociales que ven vulnerada su intimidad es por desconocimiento de los términos de uso en su privacidad y condiciones. “Los jóvenes están dando más información de la que deben dar, desconociendo los riesgos confidenciales entre las redes. Aceptar una red social es abrir nuestro mundo. Por eso, es bueno primero conocer las condiciones de cada red para decidir si aceptar o no sus exigencias”, asegura.A pesar de eso, ninguna de las políticas de estas redes logra satisfacer las inconformidades de sus usuarios, pero éstos siguen tras ellas. “¿Cómo es posible que al dueño de Facebook ningún usuario pueda bloquearlo si nadie tiene porqué hablar con él? Allí ya hay una imposición”, se pregunta Jairo Usma, seguidor de la red social. Vale la pena aclarar que, según Microsoft, el promedio de edad de los usuarios de Messenger en el mundo, tiene 26 años. Así mismo, según ComScore, compañía de investigación de marketing, el 11% de los usuarios de Twitter están en el rango de los 12 a 17 años, mientras el 73% del promedio de la audiencia que usa redes sociales tiene menos de 34 años.Un investigador de la Sijin de Cali sostiene que “las intimidaciones más dañinas tienen lugar en las redes sociales porque los ataques son públicos. Los acosadores pueden dejar comentarios crueles en perfiles de Facebook, MySpace u otra red social y esto es devastador para cualquier persona”. Esto ha dado para que muchos jóvenes acuerden citas privadas para peleas y enfrentamientos, generando conflictos o recurriendo al ‘ciberbullying’ o acoso psicológico en Internet. “Incluso, se conoce que alumnos de colegios se citan por la red para pelear, no sólo para convocar gente, sino para que se haga público”, dice el investigador. No admita a todo el mundoPero tras la violación privada llega lo que, algunos expertos, considera el peor mal de las redes: la suplantación de nombres. “Hoy, ningún usuario de alguna red social está en capacidad de afirmar o constatar que sus contactos son realmente las personas que creen que son”, dice el investigador. “Es imposible abrir 400 ó 500 perfiles que algunos jóvenes se jactan de tener. Si mucho se hablará y contactará con 50, pero el resto no existe”, anota la psicóloga Myriam Burbano. “Tener tantos nombres es arriesgar a que vulneren la privacidad. Nadie es amigo de desconocidos”, agrega.Según la pedagoga, esta cantidad de contactos, cuyas intenciones se desconocen, da para que se creen rivalidades y aparezca el ‘ciberbullying’ o acoso cibernético “que incluye todas aquellas conductas de burla, difamación, agresión, amedrantamiento e intimidación en contra de un individuo o grupo a través Internet”.El año pasado se conoció el caso que Facebook y MySpace excluyeron de sus redes sociales en Internet a unas 3.500 personas procesadas por delitos sexuales en Nueva York. La mayoría tenían más de 2.000 contactos. Como dice Juan Manuel Madrid, director del programa de Ingeniería Telemática de la Icesi, “hay que depurar los contactos de amigos, cerrar el perfil para pocas personas de confianza, dar la información básica y evitar las publicaciones de fotos que alteren la vida diaria”. Las razones sobran: nadie quisiera ser víctima de Internet o de una amenaza a lo Paul.Pros y contras de las redes socialesAsí operan los ‘ciberdelincuentes’Según un investigador de la Sijin, el clásico caso de amenaza por redes sociales surge en los grupos de las redes. “El delincuente abre una página de, digamos, aficionados a la música rock. Tras una semana tendrá por lo menos una decena de seguidores. Cuando tiene un gran número se hace amigo de un par de contactos. Luego los invita a que escuchen música y sean líderes del grupo de la red social”, dice el agente. Según el investigador, el agresor tiene asegurado, por lo menos, un par de personas a quien podrá atracar. “Lo cita en un lugar no muy público y comete el delito, generalmente es intimidación y robos”, sostiene el agente. El perfil de estas personas es: entablan contacto con niños o jóvenes, son personas con baja autoestima y dificultades para relacionarse. Generalmente, son adultos.Las ventajas de las redes socialesSin duda las ventajas de las redes sociales son los reencuentros entre personas que, en algún momento, perdieron contacto. Así mismo, mantener un nexo con alguien de forma sencilla es valisos en estos tiempos. Un fenómeno poco explorado son los ‘flashmobs’, reuniones breves de un gran número de personas, en muchos casos desconocidas, para realizar actividades de hobbies con fines lúdicos. En el ámbito informativo, Twitter aparece como un hídrido de red social en que los sus usuarios resumen en 140 caracteres cualquier asunto. Hoy, es más fácil enterarse de una noticia de un famoso por Twitter que por un medio de comunicación. O el intercambio de información sin fronteras, la distribución gratuita o la fácil accesibilidad a la información como en YouTube es casi una religión entre las redes.¿Qué hacer si se es víctima de las redes?Hay que denunciar los hechos y colaborar con las autoridades para dar con los responsables. Se puede hacer ante la Policía o la Síjin. La Ley 1273 de 2009 creó nuevos tipos penales relacionados con delitos informáticos y la protección de la información y de los datos. Las penas de prisión son de hasta de 120 meses y con multas de hasta 1.500 salarios mínimos legales mensuales vigentes. La calumnia y la injuria son delitos comunes en las redes. Otros delitos son: acceso abusivo a un sistema informático, obstaculización ilegítima de sistema informático o red de telecomunicación, violación de datos personales, hurto por medios informáticos y semejantes."Me arrepiento de Facebook*“En dos oportunidades estuve a punto de cancelar mi cuenta en Facebook. La primera vez fue el año pasado y me ocurrió por ingenua. Varios compañeros de la universidad nos encontramos en la red después de años sin saber los unos de los otros.“Me emocionó mucho encontrarme con ellos, en ese momento agradecí que existiera el Facebook. Los había ubicado sin tener que llamar a nadie, sino buscando sus nombres en Internet. Comencé a agregar a mis compañeros hasta que un hombre muy guapo, que estaba añadido a uno de ellos, me escribía mensajes.“A mí me pareció raro que su foto fuera la de un hombre demasiado bello. Claro, en mi curso no hubo uno tan bello. Sin embargo, pasé por alto ese detalle. Él empezó a opinar sobre mis fotos, pero cuando le decía que no me acordaba bien de él, se desconectaba. Un día me dijo que era un funcionario de Ecopetrol y por ello viajaba, hasta me propuso que nos encontráramos en cualquier ciudad que yo le gustaba mucho. De un momento a otro empezó a insinuarme que pusiera fotos mías en vestido o que me comunicara con él a través de una cámara web. Mientras eso pasaba él le mandaba fotos pornográficas a mis amigas (luego me di cuenta de eso) y por eso lo denuncié. En otra ocasión una mujer desconocida empezó a mandarme mensajes intimidatorios porque había salido con su pareja. Me llegaban sin que ella estuviera conectada conmigo como amiga, y sin tener amigos en común. Me insultaba al punto que opté por borrar mis álbumes fotográficos temiendo que ella hubiera invadido mi privacidad y hubiera copiado algunas fotos mías”.*Testimonio de una caleña.Tenga en cuentaCualquier inquietud, puede comunicarse a las líneas 4266302 ó 4266301 del Grupo Investigativo de Delitos Informáticos de la Policía.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad