Recursos del Gobierno para el sector agropecuario, todavía un acertijo

Recursos del Gobierno para el sector agropecuario, todavía un acertijo

Septiembre 15, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa
Recursos del Gobierno para el sector agropecuario, todavía un acertijo

300.000 millones de pesos invertirá el Gobierno Nacional en el Censo Agropecuario. La última reforma agraria que se realizó en el país estuvo a cargo del expresidente Alfonso López Pumarejo, quien lideró un Censo Nacional.

Los campesinos estiman que necesitan $10 billones para superar su atraso. Ya hay recursos en marcha, pero podrían quedarse cortos.

Superar tantos años de pobreza y atraso en el campo requiere de inversiones millonarias que ni los propios agricultores y empresarios se atreven a calcular, y menos tras superarse el paro que por 20 días mantuvo en vilo al país. Sin embargo, algunos como César Pachón, representante de Dignidad Papera se arriesgan al señalar en este acertijo que para cumplir con las necesidades del agro, se requieren al menos $10 billones para los próximos cuatro años.Es una cifra astronómica sobre la cual el mismo Pachón recalca que “no sabemos de dónde va a sacar el Gobierno todo ese montón de plata. Pero debe hacerlo”. Por ejemplo, solo los subsidios para el sector cafetero en este año costarán unos $900.000 millones y de continuar los precios bajos del grano en el mercado internacional, ese apoyo se extenderá para el 2014 con otro billón de pesos.Cabe recordar, asimismo, que entre 2010 y 2013, las ayudas al sector cafetero han ascendido a $3,4 billones; a ganadería y leche se han destinado $3,3 billones y para los arroceros se han canalizado $1,2 billones, según el Gobierno.Además, para realizar el censo nacional agropecuario ya se tienen listos $300.000 millones. El censo es clave para saber cuáles son las necesidades de los campesinos en vivienda, salud, educación y acceso a la tierra. Desde hace 40 años no se realiza.Plata y más plataPero las necesidades no paran ahí. El Fondo para el Financiamiento del sector Agropecuario del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, destinará $500.000 millones para que los productores puedan normalizar su cartera con diferentes entidades financieras.Con ello se buscará aliviar las deudas de miles de campesinos con los bancos, y que hoy los están asfixiando.Adicionalmente, se invertirán unos $130.000 millones, en un nuevo programa para mejorar las condiciones de vivienda de 50.000 familias campesinas.Dentro del plan de choque que adoptó el Gobierno para atender el Pacto por el Agro, la sola eliminación de los aranceles a los fertilizantes y agroquímicos será una ayuda que le costará al Estado $20.000 millones anuales, según lo asegura el ministro de Comercio, Sergio Diaz-Granados. Sin embargo, algunos como el senador Jorge Enrique Robledo señalan que esas medidas son insuficientes. “La vigilancia no suprime el abuso de las tarifas porque es un sistema viejo de control de precios que no funciona. Y los aranceles del cero por ciento tampoco garantizan que lleguen al productor los precios bajos”, dice. Y como una forma de atender otros requerimientos millonarios del agro, el Gobierno decidió ‘echarle mano’ otra vez al impuesto del 4 por 1000 al aplazar hasta el 2015 la rebaja de su tarifa al 2 por 1000. Por esa vía, se espera obtener $3,1 billones, dineros que ya fueron incorporados en el Presupuesto General de la Nación para el 2014. Es decir, que todos los colombianos sin excepción deberán contribuir a la reactivación del campo. Sin embargo, la cifra se queda corta, ya que de allí deberán apropiarse recursos para atender vías secundarias y terciarias, cuyo costo podría superar los $600.000 millones. La falta de vías habilitadas, sostiene el presidente de la Sociedad de Agricultores y Ganaderos de Colombia, Rafael Mejía, es lo que encarece la salida de las cosechas del campo a las ciudades, y es un factor de atraso y pobreza en las fincas. Y paralelamente, como una forma de ayudar a la ganadería de leche el Gobierno iniciará un plan de compras, hasta por $25.000 millones, para fortalecer el programa de nutrición infantil de los niños y favorecer a los productores.Pero esa cifra se queda pequeña, ya que el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, estima que los ganaderos necesitarán $5 billones en los próximos diez años para reconversión e infraestructura. Y esos dineros no están garantizados. Además, preocupa que para atender otras necesidades se redujera el presupuesto del Ministerio de Agricultura, en el 2014, el cual pasó de $2,24 billones a $1,39 billones. Frente a ello, el nuevo ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, responde que “la nueva política agraria no será para apagar incendios sino para proponer salidas al atraso del campo colombiano”.¿Hay futuro?Todos los dineros han sido anunciados, pero no hay certeza de que se irriguen pronto en el agro nacional.El ministro Lizarralde recalca que con el Pacto Nacional Agrario se va a construir una política que tocará a todas las regiones del país. Sin embargo, ya hay inconformidades y los productores aseguran que desconfían de los gremios, los industriales y del Ejecutivo. Ese ambiente de desconfianza lo reflejó el líder campesino de Boyacá, Hernando Torres quien advirtió que “empezamos mal al construir una política sin agricultores”. Como están las cosas, todo apunta a que el pacto se podría quedar corto en recursos, ya que hoy el 48 % de los campesinos no cuenta con títulos de sus tierras. Y formalizar esos predios le costará otra millonada a la Nación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad