Rector niega que Unisabana esté construida sobre un humedal

Rector niega que Unisabana esté construida sobre un humedal

Mayo 25, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

Obdulio Velásquez dijo que espera que el campus vuelva a la normalidad la próxima semana.

La doble inundación que sufrió la universidad de la Sabana por la ruptura de un jarrillón que separaba el campus del río Bogotá, abrió el interrogante de si la institución está en un terreno seguro y sostenible a largo plazo.El rector de la Universidad de la Sabana, Obdulio Velásquez, dijo categóricamente: “La universidad nunca ha destruido un humedal para construir los edificios. Se inundó porque estaba debajo del nivel del río, pero no porque esté sobre un humedal” .Según Velásquez en los predios donde hoy opera la universidad (sabana de Bogotá en el municipio de Chía) antes funcionaban fincas con caballos y vacas. Aseguró que no existe un estudio que evidencia que en esos terrenos ha existido un humedal.El rector también explicó que la Universidad de la Sabana siempre ha respetado la ronda del río Bogotá, es decir, la margen que se le debe dar al afluente para que se extienda en casos de inundaciones, y que es de 30 metros.La confusión se dio - según él - porque en el año 2000 el municipio de Chía en el Plan de Ordenamiento Territorial estableció que la ronda del río Bogotá debía ser de 150 metros y no de 30 metros. Sin embargo, la norma que funcionaba en el momento de la construcción de la universidad en 1984 establece que son 30 metros de ronda, medida que ratificó la Corporación Autónoma de Cundinamarca en su último estudio en el 2009.Acorde con información de la CAR, efectivamente la norma que permanece vigente son los 30 metros de ronda. No obstante, las últimas inundaciones son prueba de que quizás es hora de aumentar el margen de distancia con el río. No obstante, el rector descartó la posibilidad de trasladar las instalaciones de la universidad, pero aseguró que está abierto a las sugerencias que hagan expertos nacionales e internacionales para evitar que el río se vuelva a adueñar del campus.Para esto, una comisión de expertos holandeses llegará la otra semana a las instalaciones quienes harán un análisis de la situación. Por ahora, Velásquez se atrevió a garantizar que las clases empezarán con el calendario académico normal el próximo 25 de julio.Lo que vieneAunque a primera vista parece imposible que en dos meses la universidad quede lista para atender de nuevo a la comunidad estudiantil, el rector es positivo, y espera que con el bombeo de las aguas que se volvieron a filtrar la semana pasada, el campus quede seco el próximo viernes.Después se viene el proceso de rehabilitación de la zona de acuerdo con los estándares de la Organización Mundial para la Salud (OMS) para garantizar las condiciones de sanidad a la comunidad académica, especialmente por el riesgo biológico que puede existir con la entrada de las aguas a laboratorios de medicina y la morgue.El director general de la Clínica de la Universidad de la Sabana, Juan Guillermo Ortiz, explicó que todas las cosas que las aguas alcanzaron y que impliquen un riesgo biológico se tendrán que desechar. Por ejemplo, los cadáveres y órganos tendrán que ser incinerados, con ayuda de medicina legal y entidades de control.Ortiz afirmó que en dos meses cuando lleguen los estudiantes no existirá riesgo. Además porque los protocolos exigen que también sean desechadas alfombras, pupitres, cielos rasos, pisos falsos y cualquier objeto que haya sido alcanzado por las aguas que alcanzaron hasta 1.80 metros de altura.A esto se suman los elementos que pueden generar riesgo químico y epidemiológico, que requerirán una atención especial de acuerdo a los protocolos de la OMS. Un proceso que implicará inversiones cuantiosas, que la universidad no ha cuantificado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad