Reclaman más firmeza del Gobierno colombiano frente a Venezuela

Reclaman más firmeza del Gobierno colombiano frente a Venezuela

Agosto 25, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa

Especialistas creen que se deben denunciar atropellos antes las instancias internacionales.

Aunque varios sectores han cuestionado la debilidad con la que Colombia ha manejado la crisis fronteriza con Venezuela,  el gobierno de Juan Manuel Santos  insiste en utilizar  las vías diplomáticas para solucionar la situación humanitaria de los connacionales que residen en ese país. 

Precisamente ayer, el presidente Santos convocó a una reunión extraordinaria a la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores para expresar “la preocupación e inconformidad por las denuncias sobre atropellos sufridos por colombianos en Venezuela”. 

Mientras, la canciller María Ángela Holguín y el ministro del Interior Juan Fernando Cristo fueron abucheados por los afectados en la zona.

Tras seis días de crisis, y luego de la decisión unilateral del presidente del vecino país, Nicolás Maduro, de  cerrar la frontera con Colombia, la Canciller afirmó que el Gobierno ha sido claro en la exigencia por el respeto a los derechos humanos de los colombianos y que “Venezuela debe saber que esos ciudadanos tienen un gobierno que los respalda”.

A pesar de los cuestionamientos hechos por distintos sectores para que la voz de protesta del Gobierno Nacional sea más radical y categórica, los especialistas consideran que la posición de Colombia deben ser mesurada.

El profesor de derecho internacional de la Universidad de los Andes Carlos Arévalo asegura que la Cancillería debe llevar esta situación con inteligencia, y no caer en las provocaciones del presidente Maduro. 

También califica la determinación de cerrar la frontera como arbitraría. “Es una medida irracional que solo busca generar aislamiento(...) retrocediendo en una de las políticas más importantes de Hugo Chávez: La unión de los países de América Latina”.

Para Arévalo, lo primero que debe hacer el Gobierno colombiano es acudir ante instancias internacionales. “Se puede acudir ante la OEA y, en una situación extraordinaria como esta, puede convocar un consejo de ministros de Relaciones Internacionales de los países de la región, en busca de un acuerdo”.

“Aunque el cierre de la frontera no justifica el rompimiento de las relaciones comerciales de los dos países, el Gobierno colombiano puede interrumpir algunas responsabilidades económicas; claro, si demuestra que Venezuela no quiere contribuir al restablecimiento de las operaciones económicas en la zona fronteriza”, añade. 

Para el miembro del Instituto colombiano de Ciencias Políticas Andrés Molano, en la frontera existen problemas de seguridad graves, no únicamente de los colombianos radicados en Venezuela, sino de los propios venezolanos, y este tipo de problemas no son sencillos de solucionar. No se debe confundir la coyuntura nacional que vive Venezuela con la situación difícil que se ha producido en la frontera a causa de la inseguridad y el contrabando.

El experto indica que la negociación del Gobierno colombiano tiene que ir encaminada a hacer respetar los bienes materiales y sociales de las familias que están siendo deportadas. “Se deben conocer individualmente las personas que están siendo deportadas, para saber si hay justificación para que sean sacados deliberadamente de Venezuela. Además, hacer respetar las propiedades y bienes que se queden en Venezuela”.

De la misma manera, Molano cuestiona las declaraciones de Maduro en el sentido de que el flujo de colombianos que migran a Venezuela se ha incrementado en los últimos años. 

“No creo que haya un patrón migratorio ascendente de colombianos, sino que es un hecho histórico que colombianos y venezolanos pasan la frontera y se establecen en alguno de los dos terrenos”, señaló el politólogo.

El también profesor de relaciones internacionales de la Universidad del Rosario Enrique Serrano no ve una solución pronta a este cierre. 

“Este nuevo conflicto es creado únicamente por Maduro, es una medida que busca desviar la atención de los problemas internos en Venezuela”, señaló el experto y agregó que a esta altura la Cancillería colombiana ha sido muy permisiva “…debe criticar más este tipo de decisiones, pero sin perder su posición diplomática”.

El cierre de la frontera entre Colombia y Venezuela deja hasta el momento alrededor de 800 colombianos deportados, y se espera que el miércoles la ministra  Holguín se reúna con su homóloga venezolana Delcy Rodríguez para llegar a un acuerdo entre los dos países respecto a esta medida.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad