“Rechazo que me acusen de centralista”: Germán Vargas Lleras

“Rechazo que me acusen de centralista”: Germán Vargas Lleras

Marzo 09, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Vidal Garcés
“Rechazo que me acusen de centralista”: Germán Vargas Lleras

Germán Vargas Lleras, fórmula vicepresidencial de Juan Manuel Santos.

Vargas Lleras advierte que, como vicepresidente, no se dejará arrinconar. Cree que los comicios presidenciales llegarán a segunda vuelta y dice que espera contar con el conservatismo en esa instancia.

Sus altos índices de popularidad se afianzan en la monstruosa capacidad de trabajo de este hombre de rancios abolengos políticos, que no acepta un no por respuesta, acostumbrado como está, a mandar y a que le obedezcan. Una lista enorme de realizaciones, una estilizada figura, varios paquetes de cigarrillos menos a la semana y un gesto grato y amable en su rostro de agradables facciones, son la nueva imagen con la que el nieto predilecto de Carlos Lleras Restrepo respaldará a Juan Manuel Santos como fórmula vicepresidencial. Como siempre, directo y frentero, aprovecha esta entrevista para decir unas cuantas verdades y pedirles a sus seguidores que voten no solo por la fórmula Santos-Vargas en las elecciones de mayo, sino en las elecciones de hoy, por los partidos que los respaldan, a fin de asegurar la gobernabilidad en caso de triunfo. Como ministro del Interior, Germán Vargas tramitó y logró sacar adelante -con el “Panzer” de la Unidad Nacional- un número inverosímil de leyes en el Congreso de la República. Entre ellas, el nuevo Código Contencioso Administrativo que rige las relaciones procesales en todos los pleitos del Consejo de Estado y de los tribunales contenciosos. El nuevo Código General del Proceso, que resuelve conflictos civiles y comerciales en tiempo récord. El Estatuto Registral que, por primera vez, no solo lleva un registro público de las tierras baldías, sino que agiliza, profesionaliza y da seguridad al Registro Inmobiliario. Establece, además, que todos los registradores públicos sean designados por concurso y no por cuotas politiqueras. La lista sigue: Ley de Ordenamiento, Territorial, Ley de Vivienda Gratuita… pero me haría interminable porque siguen cien leyes más.Todo el mundo le reconoce su exitoso paso por los ministerios del Interior y de Vivienda. ¿Su secreto?Este gobierno actualizó la legislación en una forma sin precedentes en el país. Yo, que participé en ese proceso, tengo que destacarlo y decir que fue posible gracias a la extraordinaria gobernabilidad que nos dio la Unidad Nacional. De otra manera no hubiéramos podido avanzar en tantos aspectos y con tanta celeridad.También hay quienes cuestionan el permanente cambio de legislación. Y no les falta algo de razón, pero en un país en construcción como este, es necesario ir actualizando los marcos legales con cierta regularidad. A pesar de un posible triunfo de su dupla no todo volverá a ser “coser y cantar”, ¿No cree?Sí, yo diría que situación tan extraordinaria como la anterior es probable que no se repita. De allí la importancia de que quienes nos han apoyado en este proceso voten hoy por alguno de los partidos de la coalición: Liberalismo, Cambio Radical y Partido de la U. Los estimativos que tenemos nos hacen prever que el margen se va a reducir, pero la meta es que los tres partidos que hoy acompañan al Presidente obtengan la mayoría absoluta. Y confiamos –lo digo sin ninguna prevención- en que, trancada la decisión que tomó la Convención Conservadora, podamos tener nuevamente al Conservatismo a la Unidad Nacional.¿Y eso qué quiere decir?Que cuando se surta la primera vuelta electoral y esté cumplida la meta que se fijaron los conservadores en su convención, podamos invitarlos a reintegrarse. Es importante y útil tenerlos porque eso nos ampliará el margen de gobernabilidad. ¿Qué ‘chicharrones’ hay que sacar en la próxima legislatura?Le menciono unos cuantos: el Código Minero, reforma a la Educación Superior, a la Salud, a las Corporaciones Autónomas, la Ley General de Tierras. Un nuevo proyecto de Reforma a la Justicia y una iniciativa de gran calado en materia de Reforma Política. Otros temas deben regresar a discusión, entre ellos el manejo y financiación de la Rama Judicial, las funciones del Consejo Superior de la Judicatura, el período de los magistrados y la forma en que se eligen. Como ve, todo esto justifica mi deseo de que pudiéramos tener la misma coalición de gobierno en la próxima administración.Les hacen la crítica de ser una dupla de “cachacos centralistas”.Pues, ¡qué curioso! porque precisamente en el campo de la descentralización logramos aprobar el nuevo Código de Régimen Municipal porque el anterior venía del año 86, la Ley de Áreas Metropolitanas y el nuevo Estatuto de Distritos que inicialmente cobija a Buenaventura, Cartagena, Santa Marta y Barranquilla, pero que abre la posibilidad, bajo determinadas condiciones, de que municipios que cumplen con cierta población se puedan convertir en Distritos.Alegan que ustedes no conocen las regiones, en un “país de regiones”.Si hay alguien que conoce este país soy yo, vengo recorriéndolo desde que estaba muy joven. Sin alardes, desafío a cualquiera a presentar un examen como el que yo estoy en condiciones de hacer porque a través de la vida he llegado a los lugares más recónditos de Colombia, a la que conozco a la perfección. De manera que rechazo vehementemente la calificación de centralista.Fue taquillera su insólita labor en el programa de las Cien Mil Viviendas Gratis, pero alguien que lo conoce bien, me contó que está todavía más orgulloso por el programa del agua. ¿Por qué no es tan conocido? Porque el de las casas le quitó protagonismo, pero hemos tenido grandes resultados en materia de agua potable. Por primera vez Quibdó tendrá -este año- un acueducto con 100 % de cobertura y lo mismo Riohacha, Sincelejo y Montería y están financiados todos los acueductos del río Rancherías en La Guajira. Lo mismo sucede en María La Baja, Carmen de Bolívar, Turbaco, Arjona, y yo destiné los recursos para renovación de redes en el Centro Histórico de Cali. Como no me quiero extender, solo añadiré que puse en marcha el Programa de Acueductos Rurales, que en Colombia no existía y que ya tiene cien en construcción. Falta todavía mucho por hacer porque hay cinco millones de colombianos que no tienen el servicio o no lo tienen de manera adecuada. ¿Y tuvo en cuenta a Cali y al Valle? Fue un gusto para mí liderar las inversiones que se han hecho en esa región del país, tan cara a mis afectos. Entre otras inversiones, Pradera obtuvo $15.000 millones en la renovación del alcantarillado y fue el primer municipio que tuvo casas gratis. Otros 17 municipios del Valle tuvieron acceso a ellas y Cali se benefició con cerca de cinco mil unidades.¿Qué decir de los graves problemas de Buenaventura con su espiral de violencia?Para Buenaventura rescatamos el Plan Pacífico que contempla prioridades centrales. Buenaventura merece una atención especial a través de una Alta Consejería especial o de una Gerencia particular, porque sus problemas han desbordado la capacidad del departamento. El Puerto necesita atención integral pronta, como lo acaba de anunciar el Presidente, para frenar la ola de violencia que tiene amedrentados a sus pobladores. Además, hay que darle un nuevo impulso para rescatar, modernizar y actualizar su capacidad como puerto y solucionar las limitaciones de transporte. Son prioritarias la terminación de la carretera y la actualización de la vía férrea. Ahora cuénteme cómo fue la invitación del Presidente de acompañarlo en su apuesta reelectoral. El Presidente quiere darle un vuelco a la Vicepresidencia porque ha visto que -tal como lo vienen haciendo países como Ecuador- hay que darle una nueva mirada a ese cargo, que tiene un gran estatus. Por eso me invitó a vincularme con unas tareas concretas como la de lograr que el Plan de Infraestructura finalmente arranque. Durante este gobierno se avanzó en algunos aspectos como la estructuración de las concesiones 4G que permitirán el gran desarrollo vial del país. También las concesiones férreas. Está la Ley de Alianzas Público Privadas (APP) y la Ley de Infraestructura que permitirá agilizar la adquisición de predios. Se elevó enormemente el presupuesto para el sector, pasamos de $1.2 billones en 2002, a $8 billones, que se ejecutarán este año y ese es un reto enorme. Volviendo a las cien mil casas gratis, el faltante de vivienda para los más pobres sigue siendo altísimo y crece. ¿Cuándo se cerrará esa brecha?Ese es otro frente en el que el Presidente me ha encomendado continuar. Se ha estructurado un proyecto mucho más ambicioso que multiplicará la construcción de vivienda gratuita para darle más alcance. También está el programa de vivienda para los colombianos de 1 a 2 salarios mínimos, que no es gratis, pero que le permite a una familia adquirir su casa sin comprometer más del 30 % de su ingreso mensual. Pero hay más: propuestas muy atractivas para mejorar vivienda y una idea muy interesante que es Leasing Habitacional con opción de compra o sin ella. Y para contestar más directamente su pregunta, le cuento que me seduce muchísimo un concepto que le escuché al Presidente en el sentido de que, si disponemos de los recursos, podríamos superar el déficit habitacional de Colombia en el próximo cuatrienio.¡Guau! ¿No exagera?Hay que apuntar lejos: construir un millón cien mil viviendas haría avanzar enormemente este país porque adicionalmente representaría generación de empleo y un estímulo a la economía. Si no hubiéramos hecho los programas que le describí, el crecimiento del país el año pasado hubiera sido de solo 2.5 %. Si cada vez que el 'Vice’ Angelino hacía una insinuación todos le caían encima, ¿qué pasará con usted, que parece una aplanadora? Margarita, yo conozco bien el Estado y el Congreso, del que fui presidente. Tengo ya una edad y todos estos años de experiencia me han servido también para saber cómo se matan las pulgas, de manera que tampoco es que me vaya dejar arrinconar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad