Ratifican destitución e inhabilidad por diez años del senador Eduardo Merlano

Octubre 17, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
Ratifican destitución e inhabilidad por diez años del senador Eduardo Merlano

Senador Eduardo Merlando fue destituído e inhabilitado por 10 años para ejercer cargos públicos por el delito de tráfico de influencias.

La procuradora María Eugenia Carreño, ratificó la sentencia del martes y rechazó la petición de revocación del abogado de Merlano, reiterando que su conducta afectó la función de labor pública.

La procuradora delegada María Eugenia Carreño ratificó la destitución e inhabilidad de 10 años al senador del Partido de la U, Eduardo Carlos Merlano, por tráfico de influencia, quien había apelado la decisión el martes luego de conocerse la decisión.La determinación se tomó luego de que Carreño rechazara la petición del abogado del senador, Héctor Carvajal, en la cual solicitaba que se revocara la sanción proferida contra su cliente. Para la procuradora delegada, las pruebas con las que cuenta el Ministerio Público son suficientes para demostrar que Merlano abusó de su condición de Senador de la República, cuando el pasado 13 de mayo se negó a practicarse una prueba de alcoholemia, solicitada por integrantes de la Policía en la ciudad de Barranquilla. Durante la lectura del fallo, que duró cerca de 5 horas, la procuradora delegada, María Eugenia Carreño, manifestó que la conducta de Merlano “afectó la función de labor pública acudiendo a su condición de senador”. “Sí hubo entorpecimiento de la labor de la Fuerza Pública por la indebida influencia de Merlano para practicarse la prueba. En ese sentido los uniformados eran competentes para solicitar la prueba porque tenían la sospecha razonable de que el Senador estaba en estado de embriaguez”, aseguró la delegada del Ministerio Público. En ese sentido, la funcionaria agregó que el disciplinado pudo actuar conformarme a la ley y no lo hizo. Para el ente de control, la conducta del parlamentario es considerada como falta disciplinaria gravísima ya que antepuso sus influencias para que los uniformados tampoco inmovilizaran el vehículo en el que se movilizaba la noche de los hechos. Y es que a lo largo del proceso, tanto Merlano como su abogado defensor, Héctor Carvajal, aseguraron que hubo maltrato e irrespeto por parte de los policías que le solicitaron la prueba. Parte de las pruebas que el Ministerio Público recolectó dentro del proceso, son una serie de videos en los que quedaron capturados los episodios de la noche del incidente. Allí, según Carreño, se puede evidenciar claramente que los uniformados no maltrataron al Senador, “contrario a lo que el disciplinado y su defensa han tratado de demostrar, la Sala le da credibilidad a lo expuesto por los uniformados”. “En los videos que registraron los hechos de esa noche no se infirió que Merlano preguntara por qué le iban a inmovilizar el vehículo, lo que sí quedó evidenciado fue que el Senador interfirió en la inmovilización de su auto aludiendo siempre a su investidura”, dijo Carreño. Igualmente, el fallo precisa que Merlano amenazó a los policías “diciéndoles que iba a llamar a sus superiores por pedirle que se practicara la prueba”. Otra de las pruebas con la que la defensa pretendía librar a su cliente de la suspensión era una supuesta llamada hecha por Merlano al 123 de atención inmediata, en la que el Senador indicaba que estaba siendo víctima de un retén ilegal. Al respecto, “está demostrado que el Senador mintió en la llamada al 123 y en ese momento no se presentó ningún maltrato contra el Senador”, aseveró la Procuradora A su turno, el procurador disciplinario, Juan Carlos Novoa, precisó que el suspendido debía acceder a la prueba en vez de obstruir la función de la Fuerza Pública: “Cómo podía la Policía de Transito ejercer su función si todos y cada uno de los conductores se negaran a practicarse la prueba de alcoholemia cuando ella no era obligatoria. Estos hechos hacen que la Policía quede imposibilitada para velar por la seguridad de las personas”. Para el delegado del ente de control, lo correcto era inmovilizar el vehículo para garantizar el bienestar de los ciudadanos Ante esto, ambos procuradores delegados aseguraron que Merlano tenía muchas posibilidades, en la noche del 13 de mayo, pero que una de ellas no era abstenerse a practicarse la prueba ostentando de su condición de Senador. Al inicio de la diligencia de este martes, el Senador intervino ante los procuradores delegados solicitando que se le tuviera en cuenta que había aceptado su falta. “Reconozco mi imprudencia e intolerancia frente a las disposiciones de los integrantes de la policía. Solicito que se tenga en cuenta que jamás busqué entorpecer la labor de los uniformados”, manifestó Merlano. El hechoEl senador del partido de La U, Eduardo Carlos Merlano, se vio involucrado en un bochornoso hecho en Barranquilla cuando en un retén de tránsito se negó a hacerse una prueba de alcoholemia.El hecho fue dado a conocer a través de un vídeo grabado, en la carrera 46 con calle 72 del norte de Barranquilla, donde policías de tránsito de un puesto de control abordaron al Senador para solicitarle sus documentos.Al parecer, Merlano no portaba la licencia de conducir y su comportamiento denotaba que podría encontrarse en estado de embriaguez. Por ello los agentes le solicitaron practicarse la prueba de alcoholemia, a lo que Merlano se negó de manera rotunda aduciendo que a los senadores de la República no se les hace esta prueba."Cincuenta mil votos, ¿cincuenta mil personas votaron por mí y ustedes me van a venir a faltar el respeto?", dijo enérgicamente el senador para justificar la negativa ante la prueba que definiría si efectivamente se encontraba en estado de alicoramiento.Mientras los uniformados le recordaban al congresista que cumplían con su deber y que una prueba de alcoholemia se le puede aplicar a cualquier ciudadano, el político insistía en que fuera llamado de inmediato “el coronel” o a un superior.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad