Rafael Pardo habló de las candidaturas del partido Liberal en el Valle

Abril 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Redacción
Rafael Pardo habló de las candidaturas del partido Liberal en el Valle

Lo que estamos diciéndole a la gente es que el partido se recupera es con ideas y con propuestas no con burocracia ni con clientelismo. Ese es un mensaje que ha calado”. Rafael Pardo, director del P. Liberal.

El jefe del liberalismo, Rafael Pardo, resaltó el fortalecimiento que viene teniendo la colectividad y la alianza con Cambio Radical.

¿Cómo avanza las candidaturas en Cali y el Valle?En la reunión en el Fondo Liberal del Valle hablamos de los temas de candidaturas. Hay tres candidatos inscritos a la Alcaldía. Está Jorge Homero Giraldo para la Gobernación del Valle y un tipo que nadie sabe quién es, que se inscribió como paracaidista, que nos ha molestado mucho que aparezca una gente así sin saberse de dónde ni para qué y pretendiendo ser candidato liberal a la Gobernación.La inscripción de Jorge Homero Girado sorprendió en el Valle porque había un acuerdo que supuestamente lo iba a acompañar un sector del conservatismo...Con Ubeimar Delgado se hizo un acuerdo para que él respaldara a Jorge Homero Giraldo para la candidatura a la Gobernación del Valle atípica y el partido apoyaría a Ubeimar a la Gobernación de octubre. Con Ubeimar y con Jorge Homero fuimos claros en que era bajo la condición de que hubiera elección atípica.Yo no tengo ningún problema en que hagamos coalición, pero lo primero que tenemos que definir es si tenemos o no candidaturas y Jorge Homero, pues es el candidato del partido a la elección atípica y yo le pedí que se inscribiera para este proceso, él lo hizo el viernes y me parece que está haciéndole un buen servicio al partido. El Partido primero tiene que definir si va a tener sus candidaturas para disputar la Gobernación y la Alcaldía de Cali, tiene que mirar si es mejor o es posible o es útil tener coaliciones con los demás partidos y en eso estamos abiertos. Pero lo primero es tener nuestros propios representantes como candidatos.Precisamente, ¿cómo van a hacer para garantizar la limpieza de las listas?La gente sabe quién es quién pero también hay muy buen apoyo del Gobierno en saber antecedentes. Hay mucha gente, tenemos a esta altura casi 11.000 candidatos inscritos en el país, pero vamos a examinarlos uno por uno con los procedimientos que el Gobierno nos ha puesto a disposición.El partido¿Qué tan fortalecido ve al Partido Liberal de cara a estas elecciones?Yo lo veo bien. Hay un número de candidaturas importantes. Pero también veo que hay mucho entusiasmo de la gente por pertenecer al partido, por hacer su carrera política en el partido. Tenemos dos mecanismos nuevos: vamos a tener abierta las inscripciones para mujeres en las listas hasta el 15 de julio sin requisitos de apoyos políticos. Debemos tener el 30% de las listas de asambleas, concejos, juntas administradoras, con mujeres. Y para jóvenes menores de 30 años, vamos también a reservar unos espacios en todas las listas de más de diez personas. También tenemos un proceso de redes sociales. Nosotros queremos que se haga activismo en Facebook. Entonces estamos garantizando, a través de una especie de ‘reality’, un cupo a quien más personas afilie y tenga más seguidores.Hay muchas dudas en torno a qué mecanismo acudir para escoger candidatos, ¿ya se tiene ese mecanismo?No, porque primero hay que buscar un consenso, si no hay consenso tenemos mecanismo de consulta en los términos de la ley. La consulta tiene la ventaja de que es una votación real que mide fuerza, y tiene desventajas que exige un esfuerzo antes de la elección que a veces agota el esfuerzo y los recursos. El resultado de la consulta no siempre es el resultado de la votación del partido. Si un partido acude a consulta, el candidato que surja de ella tiene que ir a elecciones, salvo falta absoluta o muerte de la persona, eso está en la ley, por lo tanto implica no alianzas. Entonces esas son digamos para el caso, desventajas. Pero es un procedimiento democrático.¿Cuántas alcaldías está apuntando a ganar el Partido Liberal este año?Realmente la votación liberal, o la votación de un partido, es la votación de concejales. Nosotros elegimos 2.400 concejales en el 2007 y aspiramos a tener más de 3.000 estas elecciones y ser el primer partido. Ese es el propósito.¿Han percibido ustedes que esté regresando gente de la U o de Cambio Radical al liberalismo?Sí, y son bienvenidos. Lo que no queremos es paracaidistas, personas que no han tenido trayectoria en ningún partido, que estaban en el uribismo cuando se encontraban en los gloriosos, y ahora llegan a pretender se candidatos sin méritos en ese proceso. Somos de puertas abiertas, pero no somos pendejos.¿Cómo ve el tema de las alianzas o de la posibilidad de la fusión con Cambio Radical?Va bastante bien, por supuesto son dos personerías y fusión no puede haber en este momento. Pero tenemos una gran coincidencia en candidaturas. Ayer (lunes) hicimos una revisión y en casi todos los departamentos y capitales tenemos candidatos comunes.¿Qué tan importante resultó para el Partido Liberal el respaldo de Santos en la Unidad Nacional?Muy importante, primero porque el Gobierno ha sido muy serio, y el presidente (Santos), en tomar en cuenta las propuestas liberales. Por lo segundo, porque ha despolarizado la vida política y para el partido en la oposición que había en el gobierno anterior era muy difícil la vida, políticamente hablando. A la gente le daba temor ser un candidato liberal, temor porque lo estigmatizaban, era un espacio muy reducido. Hoy eso cambió totalmente, la gente se siente orgullosa de ser liberal, entiende que hay oportunidades, que tenemos encuentros y acuerdos con los otros partidos y eso todo ha sido muy positivo para el liberalismo.¿Cree que hay malestar en algunos sectores de la U porque ministerios como el del Interior y de Justicia, y de Defensa, hoy están en manos del Partido Liberal y de Cambio Radical?El presidente Santos no asignó ningún ministerio con criterio de cuota política, sino buscando las mejores personas para esos ministerios: no hay ningún liberal en el gabinete que haya sido sugerido o asignado por el partido, pero estamos muy contentos con el gabinete.Ley de VíctimasLa Ley de Víctimas que ha impulsado el Partido Liberal encontró demasiadas rivalidades en el camino. ¿Por qué no era tan fácil sacar una propuesta que abiertamente el país apoya?Yo creo que es la ley que más debate ha tenido en el país en los últimos 20 años. Es una ley tremendamente debatida y muy democrática, pero es una ley que pisa callos de gente que usó la violencia para apoderarse de tierras, por lo tanto no es cualquier persona.También tiene temas de carácter ideológico que son complicados. Por ejemplo hay gente que dice que los agentes del Estado no pueden ser tratados en el mismo plano que los miembros de grupos ilegales que cometen delitos. Eso podría sonar razonable, pero hay que mirarlo desde las víctimas. Las víctimas son las víctimas independientemente de quién haya cometido el hecho. La principal fuerza opositora contra la Ley de Víctimas ha sido la de los uribistas a ultranza, ¿por qué razón?Había temas que son respetables. Por ejemplo el de los miembros de la fuerza pública. Si hay el reconocimiento de una víctima quedan automáticamente como responsables, aunque no hayan sido juzgados. Eso digamos era parte de la preocupación del gobierno anterior y por eso se hundió la ley. Lo que estamos previendo en esta ley es que el reconocimiento a la condición de víctimas no implica una responsabilidad del victimario mientras no haya un proceso judicial. Pero yo creo que este debate se superó por la decisión del Gobierno y del presidente (Santos). El Presidente ha considerado que esta es la ley más importante del gobierno y es entendible, los que votaron en contra hace dos años por qué van a votar a favor ahora. ¿Tiene el Estado los recursos para reparar a las víctimas?Sí, no sólo pensamos en eso sino que le dijimos al Ministerio de Hacienda que estimara los recursos. Y el Ministerio de Hacienda certifica que esta ley tiene una vigencia de 15 años y que en ese período hay los recursos para cumplir con la ley. Eso me parece responsable. Lo que sí me sorprendió es que quienes preguntaban cuánto valía, nunca preguntaron cuánto valía cuando se trataba la Ley de Justicia y Paz, que era para los victimarios.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad