Radiografía a la salud de los colombianos

Radiografía a la salud de los colombianos

Marzo 24, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya | Elpais.com.co

Análisis de los resultados de las Encuestas de Demografía y Situación Nutricional de los colombianos. Obesidad e inicio temprano dela sexualidad, un karma que crece.

El colombiano de hoy se distingue por no alimentarse bien, no querer comprometerse para formar una familia y no planear su paternidad. Lejos o cerca de la realidad, la evidencia está en los resultados presentados recientemente por la quinta Encuesta Nacional de Demografía y Salud (Ends) y la segunda Encuesta Nacional de Situación Nutricional (Ensin) con datos al 2010 que muestran una radiografía de la salud en el país. La Ends, desarollada por Profamilia, el Ministerio de la Protección Social y el Instituto de Bienestar Familiar, analiza la situación en salud sexual y salud reproductiva de las mujeres en edad fértil, los niños, las niñas y los adultos mayores en temas como educación, salud, trabajo, prevención de infecciones de transmisión sexual (ITS) y VIH/Sida, embarazo adolescente, afiliación al Sistema General de Seguridad Social en Salud, violencia, fecundidad, nutrición, vacunación, mortalidad infantil y planificación familiar, entre otros. La Ensin 2010, realizada por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, busca analizar la nutrición de los nacionales. Ambos estudios resultan ser el acercamiento más fidedigno a la realidad de la salud de los colombianos y, sin duda, son la estadística más consultada a la hora de conocer indicadores nacionales. El País, con asesoría de especialistas de cada área, analiza los aspectos más relevantes de las encuestas: nutrición, actividad física, conformación de familias y sexualidad. Hasta que la unión libre los separeLa Encuesta Nacional de Demografía y Salud (Ends) dejó al descubierto que mientras aumentó la unión libre de las parejas (de un 20% en 1990, a un 33% en 2010), el matrimonio formal pasó de 32% a 19 %. Para el psicólogo clínico Luis Eduardo Peña, esto refleja “el miedo de las parejas a formalizar un compromiso, aunque la unión libre conlleva los mismos compromisos que un matrimonio legal o eclesiástico, porque después de dos años se tienen los mismos derechos. Esto revela que hay temor, pero a la vez una necesidad de experimentar y ver si podemos funcionar juntos o no”.Aunque la encuesta muestra que el promedio de los colombianos se casa a los 21 años, para Peña la realidad es “que se casan a una edad mucho mayor”. Este especialista en orientación matrimonial, asegura que a los 21 años “no se tiene la madurez psicológica ni la preparación necesaria para enfrentar una relación. Tener más años tampoco garantiza el éxito, pero lo cierto es que las parejas jóvenes tienen un mayor riesgo de divorcio”. Sobre el hecho de que un 37% de las mujeres sean jefas de hogar, explica que ellas, al tener una participación activa en la fuerza de trabajo, “tienen más libertad para tomar decisiones y no aguantar una mala relación”. Jóvenes: mucho sexo, poco condónDe acuerdo con la Encuesta de Demografía y Salud, antes de los 18 años se tiene la primera relación sexual, mientras que el primer hijo llega a los 21 años. “En la realidad es común ver casos de chicos que a los 12 y a los 13 años tienen relaciones sexuales y ya hay niñas embarazadas”, argumenta Luz Bibiana Pazmiño, médica ginecoobstetra y especialista en educación sexual. Para Pazmiño, tener un hijo a los 21 años aún es temprano “aunque esta es una decisión de la mujer, lo ideal es hacerlo cuando esté madura a nivel emocional y físico; cuando la persona tenga estabilidad económica, una familia ya constituida para que, ante todo, su hijo sea deseado”, explica. Se sabe además que las mujeres colombianas tienen en promedio 2.1 hijos mientras que la tasa de fecundidad es de 1.6. Aunque el tema de la salud sexual y reproductiva está en boca de los colombianos, la encuesta reveló que el 52% no usó condón durante la primera relación sexual. “Los jóvenes no lo están utilizando, no se sabe si es por descuido, por falta de recursos para comprarlo o por desconocimiento sobre cómo se usa”, dice Pazmiño. El reto para los padres y educadores es grande y urgente en este aspecto.Colombia, entre la obesidad y la desnutrición La Encuesta Nacional de Situación Nutricional (Ensin) dejó claro que los colombianos se ‘rajan’ a la hora de alimentarse bien: 1 de cada 3 colombianos entre los 5 y los 64 años consume golosinas y dulces a diario. El 17,8% de los encuestados consume golosinas dos o más veces al día, y 1 de cada 5 colombianos consume gaseosas o refrescos diariamente. Aproximadamente 1 de cada 7 colombianos, en este mismo rango de edad, consume alimentos de paquete a diario. Dentro del estudio también se encontró que cada vez más jóvenes entre los 5 y los 17 años sufren de obesidad y ésto se nota más en familias de estrato socioeconómico alto, sin olvidar que sigue latente la desnutrición en el país. “Si seguimos en estos polos, entre la obesidad y la desnutrición, todo va a empeorar. El niño que es obeso, seguramente será un adulto obseso. Eso trae una carga genética y puede llevar de una generación a otra el gen de la obesidad”, explica la nutricionista Julieth Rodríguez Hernández. Para la experta, es clave empezar a trabajar desde ya en el mejoramiento de los hábitos alimentarios. “Vemos en la práctica que el consumo de proteínas, lácteos, frutas y verduras está limitado por los costos; sin embargo, aunque existen productos a base de proteína de soya, que pueden ayudar a la dieta, la gente no los conoce o no sabe aprovecharlos”. Reconoce, además, que la tarea de inculcar los buenos hábitos, parte “de un trabajo integrado de la escuela, de la casa y los profesionales de la salud. El tema debe volverse común, debe enseñarse en colegios, universidades y tocarse en la consulta médica, independiente de la especialidad que se tenga”, enfatiza Rodríguez.Un país que no se mueveLa Encuesta Nacional de Situación Nutricional (Ensin) reveló que el 46.5% de la población colombiana es sedentaria y renuente a la actividad física: que 1 de cada 3 personas cumple con la recomendación de caminar como medio de transporte; 1 de cada 5 realiza una actividad en su tiempo libre y solo 1 de cada 18 personas monta en bicicleta. Se encontró que los menores entre 5 y 12 años “cada vez gastan más tiempo frente al televisor o con videojuegos, tendencia que se incrementa con la edad”. Para el profesional en deporte y actividad física Juan Fernando Bedoya, no realizar una actividad física con regularidad hace que “desde edades preescolares se presente obesidad o sobrepeso y que el niño esté propenso a padecer afecciones cardiacas y respiratorias, presión arterial elevada, altos niveles de colesterol, apnea en el sueño o diabetes”. La encuesta señala que uno de cada dos colombianos presenta exceso de peso. En el caso de los adultos, se incrementó la obesidad en 11,3%. Las que más presentan exceso de peso son las mujeres con un 55,2%, frente a 45,6% de los hombres.Para Bedoya, la mejor prevención es practicar con regularidad una actividad física, mínimo tres veces por semana durante 20 minutos en cada sesión. “Con el tiempo, el sistema cardiovascular se fortalecerá, las reacciones se vuelven mas rápidas, aumenta la masa muscular y por consiguiente la fuerza. Los huesos resisten más las caídas y disminuyen los niveles de colesterol alto. Además, hay mejor disposición para realizar labores, tolerar el estrés y aumentar la autoestima”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad