“Colombia quiere ser un país puente entre las Américas”: coordinador de Cumbre

Abril 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz | Reportero de El País Bogotá
“Colombia quiere ser un país puente entre las Américas”: coordinador de Cumbre

1.000 personas harán parte de la delegación del presidente de EE.UU., Barack Obama, la mayoría de ellos policías, que ya tiene reservada para los días de la Cumbre la totalidad del Hotel Cartagena Hilton.

El coordinador General de la VI Cumbre de las Américas, Jaime Girón, dice que a diferencia de otros encuentros, del de Cartagena sí saldrán decisiones concretas.

Jaime Girón es embajador de carrera y el soporte de toda la estantería de la organización de la VI Cumbre de las Américas, que ya prendió motores en Cartagena.El funcionario tiene claro que las cumbres se caracterizan por acordar decisiones que muchas veces no se hacen realidad, pero enfatiza que en la de Cartagena “el deseo que tienen el Presidente (Juan Manuel Santos) y la Canciller (María Ángela Holguín) es que salgan unas decisiones muy concretas que se puedan implementar” y dice que abordar el tema de las drogas será un gran logro del certamen.Usted tiene la responsabilidad de sacar adelante esta Cumbre, ¿cuál es el principal reto?La Cumbre como está prevista, definitivamente, representa un reto muy grande desde un punto de vista político, porque es un evento que reúne a las más altas personalidades del continente, son 34 presidentes (ahora 33, sin Ecuador). También es un reto que permite proyectarnos como un país puente entre las Américas y lo digo porque hemos escogido temas que importan a todo el continente y que van desde la lucha continuada contra la pobreza y la desigualdad, hasta la integración física del continente. Son temas que interesan a todas las naciones y creo que se pueden lograr definiciones que puedan implementarse, que sean creíbles y que puedan significar un éxito para la Cumbre.Ustedes tienen unos ejes temáticos definidos ¿no temen que la apertura del debate sobre la legalización de la droga termine por acaparar toda la atención?No creo que vaya a afectar la agenda, la verdad no debe afectarla porque estos temas se han venido trabajando desde el año pasado con todos los 34 países que van a asistir a la Cumbre.El tema de la droga será uno de los logros que va a tener la Cumbre de Cartagena, porque por primera vez los líderes del hemisferio aceptan, cuando menos, a debatir sobre cómo ven ellos las políticas de lucha contra las drogas en las Américas. Entonces el tema, ciertamente, atrae la atención de todos porque es un problema que a todos les interesa, pero no tiene porque afectar los ejes temáticos sobre los que se ha venido trabajando.Algunos analistas consideran que la Cumbre se muestra como la gran oportunidad del presidente Santos de reforzar la política diplomática que estuvo afectada en los ocho años del anterior Gobierno...Lo que yo digo es que la Cumbre es un paso más en esa proyección de Colombia en el escenario internacional y, particularmente, en el escenario americano. El señor Presidente, lo que he sabido, quiere que esta Cumbre sea incluyente, para promover el diálogo en las Américas, porque ese diálogo permita las soluciones que les sirven a nuestra gente.Se ha dicho que en las cumbres no salen conclusiones específicas, ¿la de Cartagena será la excepción?Sí, es lo que estamos tratando de hacer. En las cumbres salen decisiones que, muchas veces, no se llevan a la realidad. El deseo que tienen el Presidente y la Canciller es que obtengamos unas decisiones muy concretas que se puedan implementar, que se pueda señalar a la gente que las decisiones que se han tomado son realizables y que son asuntos completos. Ese es el gran reto.¿Qué estrategias tienen para evitar que los dardos que ya está lanzando Cuba y los que mandará Ecuador no terminen por afectar la Cumbre?Bueno, son situaciones que se han presentado en estos momentos, son coyunturas. El caso de Cuba es otro de los temas que los presidentes han aceptado tratar por primera vez, hay que ver qué decisión sale de ahí, y la ausencia del presidente Rafael Correa es muy sensible, porque nosotros consideramos que se hubiera podido abordar temas muy importantes que a él le interesan. Son coyunturas que se presentan, pero esperamos que con la voluntad que hay de trabajar unidos podamos tener una buena Cumbre aquí en Cartagena.¿Hay temores por la anticumbre que anunció el Polo Democrático y las posibles amenazas de algunos sectores de torpedear el certamen?Una opinión muy personal: temores como tal no tenemos. La Cumbre se ha venido trabajando con mucho esmero, con mucha dedicación y todo apunta a que sea un éxito. Sobre la Cumbre de los Pueblos, creo que eso es una muestra que en Colombia hay libertad de opinión y que todo el mundo puede expresarse de la manera que le parezca.¿Y la cumbre de los empresarios?Ese es otro aspecto. La verdad es un aspecto que se sale de la Cumbre de las Américas, pero que consiguió el sector empresarial con apoyo del Gobierno Nacional y que representa una gran oportunidad para que empresarios y gobiernos mejoren las políticas de comprensión y, sobre todo, la búsqueda para trabajar unidos en las naciones y zonas donde se instalan las grandes empresas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad