¿Quiénes están detrás del paro agrario que se adelanta en Colombia?

¿Quiénes están detrás del paro agrario que se adelanta en Colombia?

Septiembre 01, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa | El País.
¿Quiénes están detrás del paro agrario que se adelanta en Colombia?

Las autoridades han informado que las marchas de campesinos en varias zonas del país han sido infiltradas por grupos al margen de la ley. En una de ellas que se realizó en Cali la policía encontró dos granadas.

El Fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre, asegura que no se puede dudar que durante las marchas del paro agrario se han infiltrado miembros de grupos al margen de la ley.

Muy pocos ponen en duda la legitimidad de las protestas que se vienen adelantando en buena parte del país por sectores agrarios, así como por organizaciones de transportadores, de mineros, de estudiantes, de maestros y de otras actividades urbanas y rurales. Pero lo que también muy pocos dudan es que esas protestas constituyen un tinglado en el que están midiendo fuerzas importantes tendencias políticas e ideológicas y del que también sacan tajada los vándalos que aprovechan (o estimulan) cualquier situación de desorden. La compleja situación constituye un verdadero caldo de cultivo que, de no ser controlado, puede conducir a una explosión social en la que todas las partes involucradas querrán lograr sus intereses de manera cada vez más violenta. Para los organismos de inteligencia del Estado, el propósito último de las marchas es llegar a la ejecución de un paro cívico nacional. A algunos investigadores les llama la atención la forma como se presentan las protestas. Para ellos la manera en que los manifestantes adelantan sus actividades revela si se trata de marchas infiltradas por grupos subversivos, o si son verdaderamente reclamos campesinos. En ese sentido destacan que lo que pasa en el altiplano cundiboyacense o en las poblaciones de Nariño sí es legítimamente campesino. Ellos están seguros, en cambio, de que la utilización en las marchas de bombas molotov, escudos de lata, tatucos, armas corto-contundentes, cocteles de gasolina con metralla y otras armas hechizas no convencionales, así como el uso de violencia desmedida contra el Esmad, son signos de que se trata de infiltraciones de grupos guerrilleros. Evidencias de esa infiltración la han encontrado las autoridades, incluso con panfletos alusivos a las Farc en manifestaciones en Putumayo (Frente 48), Caquetá (Frente 14 y columna ‘Teófilo Forero’), Guaviare (Frente 7), Cauca (Frente 6), Nariño (Frente 29 y columna ‘Daniel Aldana’), Catatumbo y Arauca. También han encontrado pruebas en las protestas relacionadas con el paro minero en el Bajo Cauca antioqueño y en el sur de Bolívar. “Los subversivos les exigen a los campesinos que no salen a marchar entre $50.000 y $100.000, y a los finqueros o dueños de tierras que no lo hagan, una cifra mayor”, dijo un agente de inteligencia. “Pero el fin último es sembrar ingobernabilidad, incomunicación. Su objetivo es llegar a un paro cívico nacional”. “Ante el desequilibrio militar y el desbalance estratégico en que están las Farc, vienen acentuando una táctica que está en el ADN de esa guerrilla: la combinación de todas las formas de lucha, y necesitan evidenciar que pueden realizar grandes movimientos de masas”, agregó el investigador. ¿Quién está detrás de las marchas?Pero no solo la inteligencia de las Fuerzas Armadas han planteado esa situación. Representantes de diferentes sectores de la sociedad también apuntan a la misma conclusión sobre las fuerzas que están detrás de las protestas violentas. Algunos de ellos, principalmente el Gobierno, responsabilizan al movimiento Marcha Patriótica. El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, asegura que el Gobierno ha evidenciado tres componentes en los desmanes recientes: uno de campesinos que tienen razones legítimas para protestar, otro de estudiantes “y un componente de vándalos que tienen intereses oscuros. Haciendo hechos de violencia inaceptables y presionando a campesinos para que no haya acuerdos de ninguna especie”. El cardenal Rubén Salazar, presidente de la Conferencia Episcopal, también se quejó de que en algunas zonas del país obligan a los campesinos a marchar: “Tengo noticias concretas de que en algunas regiones del país se les está obligando. Si no sale la persona al paro, sufre las consecuencias. Incluso, obligan a pagar una especie de multa por no salir y a otros se les está pagando para salir". El director de la Policía, general Rodolfo Palomino, llamó la atención sobre el hecho de que los actos violentos son ejecutados por actores distintos a los que originalmente quieren reivindicar sus derechos.“¿Quién está detrás de quien actúa de manera tan violenta, no solamente contra la Policía, sino contra instalaciones? No tenemos duda: no es un campesino, no es un sindicalista, no es un defensor de derechos humanos”, señaló el oficial. Desde una perspectiva sociológica, Fabián Sanabria, director del Instituto de Antropología e Historia de la Universidad Nacional, aseguró que es difícil encontrar una marcha en donde no haya infiltrados. “Si los hay en la Nacional, en donde muchos encapuchados son infiltrados de la guerrilla, pues cómo no decirlo aquí. Hay infiltrados, pero no solamente de extrema izquierda, sino también de extrema derecha, que coinciden en el fundamentalismo”, explicó. Lo que dice Marcha Patriótica Ante los señalamientos de que viene siendo objeto Marcha Patriótica, su vocera, la exsenadora Piedad Córdoba, dijo que ese movimiento "rechaza enfáticamente" cualquier hecho de violencia, cualquier hecho de vandalismo que se haya dado dentro de una movilización pacífica en la cual Marcha Patriótica, al igual que otros movimientos y organizaciones del país han participado y acompañado. Aseguró, además, que Marcha Patriótica tiene conocimiento de que se están utilizando personas desmovilizadas de las AUC en algunos sectores del país que han estado señalando a la Marcha Patriótica, haciendo vandalismo y tratando de utilizar las banderas de ese movimiento. “Queremos que se haga una investigación exhaustiva al respecto y estamos dispuestos a contribuir en cualquier investigación que permita señalar quiénes son realmente los que están generando el caos, la confusión que lleva de manera irresponsable a señalar a un movimiento que está lleno de campesinos y estudiantes”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad