¿Quién gana y quién pierde con la destitución de Petro?

¿Quién gana y quién pierde con la destitución de Petro?

Marzo 20, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co - Colprensa
¿Quién gana y quién pierde con la destitución de Petro?

Gustavo Petro, alcalde de Bogotá.

Analistas definen lo que suman y restan los protagonistas de la destitución del alcalde de Bogotá.

La decisión del presidente de la República, Juan Manuel Santos, de no acoger la solicitud de medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a favor de Gustavo Petro , resultó el epílogo de un caso que deja a la ciudad de Bogotá como la única perdedora en todo este proceso. El Distrito Capital terminará un año enfrentando problemas de fondo, como el caso de la movilidad, que requieren de inversiones urgentes, que se verán afectadas por esta situación de interinidad y de complicación política. Así se presenta el panorama en blanco y negro, en opinión de Miguel Silva y Enrique Serrano, politólogos consultados por elcolombiano.com. Presidente Juan Manuel Santos Gana - Es la situación más difícil que ha tenido que sortear el presidente Juan Manuel Santos en la línea de su campaña a la reelección. El mandatario no podía saltar por encima de las instituciones nacionales que respaldaron la destitución del alcalde Gustavo Petro, aunque la decisión tenga algunas consecuencias políticas. Santos queda como un defensor de las instituciones y evita que la oposición no tenga eso como arma en la campaña presidencial. - En perspectiva, se beneficiará de las tareas que pueda desarrollar Rafael Pardo como alcalde encargado, y luego los elegidos de la terna que se presente después, tengan un buen destino y puedan sacar a Bogotá del vacío institucional y de gobierno en el que se encuentra. - Gana el apoyo del sector que estaba haciendo oposición a Gustavo Petro en su campaña a la reelección presidencial . Pierde - El apoyo de los defensores acérrimos de Gustavo Petro, aunque como se ha visto su número se ha venido adelgazando con el paso de los días. - Pierde a nivel internacional, porque ahora tendrá que enfrentar una serie de cuestionamientos al país entero, no solo a él como Presidente, por el ruido internacional que genera su decisión y que muestra a Colombia como un país que desconoce una parte del sistema de protección de derechos humanos en América latina, lo que es complicado en el contexto actual porque termina afectando un proceso de integración que se veía fortaleciendo. Gustavo Petro Gana - Si bien fue destituido e inhabilitado, Gustavo Petro ganó un argumento: mostrarse como un perseguido político. Las medidas cautelares que recibió de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos le permitieron a Petro una alta figuración en medios internacionales y le dio una cierta legitimidad como un líder visible. Esto seguramente será aprovechado por el exmandatario de Bogotá para venderse como un perseguido político. - Gana en el plano nacional porque se dio a conocer como un dirigente combativo, astuto y decidido, como una especie de "Chávez a la colombiana", hecho que valora un sector político de izquierda en el país. Pierde - Lo más grave para Petro es la prohibición de ejercer política durante los próximos 15 años. Resultó damnificado por sus propios excesos y contradicciones, y la manera discrecional con la que manejó la alcaldía de Bogotá. Para los analistas, Petro se equivocó desde el comienzo en el estilo de la conducción de la alcaldía de Bogotá, a pesar de que se puedan destacar algunas cosas de las que hizo. Su manera de proceder demostró una inexperiencia y una discrecionalidad excesiva que lo terminaron poniendo en manos de sus contradictores. Le queda la carta de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que sí podría decidir de fondo en el asunto de la inhabilidad, para reducirla o anularla, salida que seguramente buscará la defensa del alcalde para mantenerse vivo políticamente. - Gustavo Petro perdió tiempo y legitimidad para proyectarse como un buen ejecutor y un buen alcalde. Sale cuestionado por su gestión, pero además no logra demostrar que puede resolver problemas de la ciudad y su capacidad de administración queda seriamente cuestionada. Procurador Alejandro Ordóñez Gana - El procurador aparece como un vencedor después de ser largamente burlado. Y gana al poder reafirmarse en su idea de transparencia institucional, más allá de los matices ideológicos que le endilgan, aparece como una persona seria que cumple con su deber. - Autoridad. Este desenlace le sirve al procurador Ordóñez para demostrarle, no solo al alcalde de Bogotá sino al resto del país, que tiene la potestad de seguir investigando y sancionando a alcaldes o gobernadores. Pierde - Sin embargo, como han demostrado las encuestas, al procurador el caso Petro le salió muy mal. Si bien aplicó la ley, el Estatuto Único Disciplinario, su imagen pública aparece bastante lastimada porque quedó como una persona que aplica la ley de manera desmedida. - Pierde porque se convierte en objetivo de los defensores más acérrimos de Petro que lo atacarán en el futuro. La ciudad de Bogotá Pierde - La ciudad de Bogotá resultó perdedora en todo este proceso. En momentos en que la capital del país cuenta con el presupuesto más grande de su historia, con un alto cupo de endeudamiento que debe ejecutar en obras, no lo puede hacer por culpa de interinidad administrativa que tardará varios meses en resolverse. Rafael Pardo fungirá unos días como alcalde encargado, llegará otro de la terna elegida y luego asumirá quién salga elegido de las elecciones, de tal forma que la capital del país tendrá en un año cuatro alcaldes. Bogotá afronta problemas de fondo que necesitan de inversiones urgentes, como es el tema de la movilidad y la crisis de Transmilenio, pero la interinidad le quita a la ciudad la capacidad de definir, de alguna manera, cuál es su futuro próximo. Esta situación de complicación política afecta directamente a los bogotanos más que a Santos, Ordóñez o Petro.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad