¿Quedó en el limbo la Unidad Nacional por Reforma a la Justicia en Colombia?

¿Quedó en el limbo la Unidad Nacional por Reforma a la Justicia en Colombia?

Julio 01, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Quedó en el limbo la Unidad Nacional por Reforma a la Justicia en Colombia?

Federico Renjifo, ministro del Interior de Colombia, y Juan Carlos Restrepo, senador de Cambio Radical.

El enfrentamiento entre el Congreso y el Gobierno es evidente tras el fracaso de la enmienda. Ejecutivo busca recomponer su bancada para proyectos clave. Congreso escucha.

El hundimiento de la Reforma a la Justicia puso en la arena política el enfrentamiento entre algunos sectores del Congreso con el Gobierno, que terminó en las acusaciones entre las partes sobre la responsabilidad de la suerte de la enmienda constitucional.Si bien para el Ejecutivo fue evidente que el proyecto quedó ‘contaminado’ con elementos que terminaron afectando la totalidad de la reforma, en el Legislativo se acusó al Gobierno de tener plena certeza sobre lo que se estaba aprobando, incluso que él fue quien se encargó de recoger las firmas necesarias para su última votación.El Gobierno se defiende y el Congreso hace lo propio, pero la Unidad Nacional del presidente Juan Manuel Santos quedó afectada por lo que el mismo ministro del Interior, Federico Renjifo, anunció que su labor principal para el semestre que resta de este año es tratar de recomponer esa confianza que se perdió con el enfrentamiento que se dio en los últimos días.Esta crisis política, según analistas, deberá ser sorteada rápidamente por el Ejecutivo, en la medida en que ni las encuestas ni las declaraciones de los senadores son positivas a la hora de hablar de la coalición de Gobierno.No en vano, el ministro Renjifo anunció que desde el mismo jueves, cuando se hundió la reforma, emprendió su labor de ‘reconciliación’ con la bancada de Gobierno, debido a que el Ejecutivo aún tiene en el tintero proyectos clave para el semestre que remata el año.A criterio de los observadores, la labor del Gobierno se tiene que centrar en sacar adelante la reforma tributaria, proyecto que no es nada popular y que podría terminar en un nuevo pulso.Es por eso que se advierte que las pretensiones del Ejecutivo no podrían consolidarse, ya que en el Congreso se oyen voces que ya anuncian cero respaldo a la propuesta y que prefieren que el Gobierno se dedique a recomponer el rumbo perdido con la fracasada Reforma a la Justicia.“Congreso y Ejecutivo son un matrimonio”: Federico Renjifo, ministro del InteriorEl ministro de Interior, Federico Renjifo, reconoció que la relación entre el Gobierno y el Congreso después de la “tormenta” de la Reforma a la Justicia, es tensa. Dijo que tiene un reto de mucha responsabilidad “por mantener y consolidar la Unidad Nacional”. Aseguró que el Ejecutivo y el Congreso están llamados a trabajar juntos.¿El Gobierno sí conocía el contenido de la conciliación de la Reforma a la Justicia?A lo largo de los ocho debates en el Congreso hubo natural intercambio de ideas entre el Gobierno, los legisladores, la opinión pública, los opinadores, los medios, que se llevaron con relativa normalidad. Sin embargo, a la hora de la conciliación, con la participación a última hora del Ministro de Justicia (Juan Carlos Esguerra) se incluyeron y se modificaron apartes donde no podía hacerse eso, porque esos temas habían sido aprobados en Cámara y Senado con un agravante, los nuevos puntos alteraban el sentido y el espíritu de lo que queríamos con la reforma.Y, entonces, el Gobierno reconoció su error con el hundimiento del proyecto...Esta fue una decisión sin precedentes en la historia y el Presidente asumió la responsabilidad política y jurídica. El Congreso se dedicó a estudiar de manera rigurosa las objeciones. Finalmente fue atendida la convocatoria que hicimos para archivar la reforma, decisión que no tuvo un sólo voto en contra de ninguna de las cámaras, pero sobre todo el Congreso y el Gobierno supimos atender ese llamado ciudadano.Los ‘micos’ que se le colgaron a la Reforma a la Justicia generaron varios enfrentamientos entre el Gobierno y el Congreso. ¿Qué va a hacer para restablecer la confianza con la Unidad Nacional?El reto como Ministro del Interior es de mucha responsabilidad y consiste en mantener y consolidar la Unidad Nacional. Ese es un activo muy importante que nos ha permitido trabajar juntos en grandes soluciones para los colombianos. Hoy, la verdad sea dicha, tenemos una especie de matrimonio con dificultades, pero es un matrimonio en el que queremos seguir juntos.Usted salió abucheado de la Cámara y en el Senado ni siquiera le dieron la palabra. ¿Eso demuestra que su vocería en el Congreso puede estar en peligro?Repito, este es un matrimonio con dificultades, pero vamos a trabajar como lo hacen todos los matrimonios: con cautela, tacto y esto se va a superar teniendo en cuenta que cada una de las ramas del poder tienen autonomía, independencia. El Congreso y el Ejecutivo están llamados a colaborarse y a trabajar juntos.Se dice desde ya que la reforma tributaria no pasaría...Invitaré al Congreso para que trabajemos con el mismo compromiso y dedicación que hemos demostrado en las anteriores legislaturas. Muchas veces he dicho que la agenda legislativa, la misma que este Congreso ha sacado adelante, ha sido un innegable motor de prosperidad. Ejemplo, es la Ley de Vivienda Social que el Congreso aprobó en esta legislatura y con la que se permitirá entregar cien mil viviendas gratis a los pobres.“No burlamos ni la Constitución ni la ley”: Juan Carlos Restrepo, senador de Cambio RadicalEl senador de Cambio Radical, Juan Carlos Restrepo, tiene claro que con el hundimiento de la Reforma a la Justicia, el debate quedó sólo para los comentaristas políticos y los medios de comunicación. Sin embargo, sostiene que el Gobierno sí conoció el texto de la conciliación de la discordia y que ellos no actuaron por fuera de la ley y que “eso no se hizo a escondidas”.Los episodios de ataques entre el Gobierno y el Congreso por la responsabilidad de la Reforma a la Justicia ¿dejaron herida o fracturada a la Unidad Nacional?Sí. Creo que esta situación obliga al Gobierno a hacer una labor de reacomodamiento y restitución de la confianza. Pero esto no lo digo yo lo dicen los partidos mayoritarios de la Unidad Nacional, que son el Conservador y la U, que entre ambos tienen las mayorías en Senado y Cámara.Pero, ¿en estos momentos las relaciones no pasan por su mejor momento?El hecho de que al Ministro del Interior (Federico Renjifo) no lo hubieran dejado hablar en la Cámara, demuestra el sinsabor que hay en el Congreso con el Gobierno con este episodio y por eso digo que el Gobierno tiene que trabajar muy duro para volver a reestablecer, sobre todo, la confianza con el Congreso y con la Unidad Nacional.¿Con el hundimiento de la reforma tambalean otras iniciativas del Gobierno?Lo que yo quiero decir y dejar claro es que con el hundimiento de la Reforma a la Justicia, también se hundió el debate. Yo dije que el escenario para referirme a la reforma era la plenaria del Senado y así lo hice. Ahora, el debate está en los medios de comunicación y en los comentaristas políticos, en ese campo quedó la discusión.Usted dice e insiste en que el Gobierno conoció el contenido de la conciliación de la Reforma a la Justicia.Sí lo conoció y lo dije en la plenaria. El Gobierno tuvo 16 horas y 29 minutos para analizar el texto de la conciliación. Nosotros actuamos con honor, con responsabilidad, con transparencia, no violamos la Constitución ni la Ley, les trajimos una conciliación que además les hicimos conocer.Pero, ustedes sacaron al Ministro de Justicia de la reunión que sostenían para redactar el informe de conciliación...Lo que pedimos en la comisión era que el Gobierno dijera cuáles eran los puntos de la reforma que no debían tocarse. No fue que sacamos al ministro Juan Carlos Esguerra de la reunión, no; le dijimos que sólo indicara cuáles puntos no se podían tocar. Lo que sucede es que el Congreso se acostumbró a que el Gobierno le hiciera las conciliaciones y sólo llegar a firmarlas. Es más, no radiqué el texto de la conciliación, lo hizo el Gobierno. Aquí (en el Senado) nos tomaron las firmas y al otro día nos tomaron las firmas para la fe de erratas.Pero, ¿entonces qué pasó?Lo que nosotros no hicimos fue llegar a torpedear la reforma o a incluirle artículos que no fueran de discusión. No fuimos a colgarle micos y no buscamos favorecimientos a nadie. Fuimos a conciliar textos aprobados por el Senado y la Cámara.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad