¿Qué tan determinantes son las alianzas para la segunda vuelta?

Junio 01, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa y Redacción de El País
¿Qué tan determinantes son las alianzas para la segunda vuelta?

Los candidatos que se disputan la segunda vuelta de las presidenciales, Juan Manuel Santos y Óscar Iván Zuluaga.

Analistas consideran que unirse con otros partidos no es tan fundamental como lograr la simpatía de los electores que están indecisos.

En la carrera por la Presidencia de la República son muchas las alianzas que se han firmado entre candidatos y partidos políticos. La lucha más fuerte se vivió por el apoyo del Partido Conservador, que quedó dividido entre santistas y zuluaguistas (uribistas).Analistas aseguran que aunque firmar pactos para lograr más votos en la segunda vuelta no es suficiente, si es determinante. Sin embargo, en el caso de Óscar Iván Zuluaga (Centro Democrático), sostiene el politólogo John Mario González, su alianza con Marta Lucía Ramírez podría jugarle una mala pasada. “Él tuvo que cambiar su postura radical frente al proceso de paz y eso puede costarle los votos uribistas”.Agregan que los aspirantes a la Presidencia tendrán que visibilizar sus propuestas de educación y salud, para ganar simpatía entre ese 60% de electores que se abstuvieron de votar el domingo pasado.Crecen alianzas, pero pueden perder votosLa urgencia por lograr el apoyo de otros partidos políticos en la segunda vuelta presidencial puede ser contraproducente para algunos candidatos. Y este, según analistas, puede ser el caso de Óscar Iván Zuluaga, quien tuvo que modificar su postura frente al proceso de paz con las Farc tras establecer una alianza con la conservadora Marta Lucía Ramírez.De acuerdo con el analista John Mario González la alianza con Ramírez, quien fue nombrada jefe de debate de Zuluaga, hizo que este flexibilizara su postura frente a la paz. “Este cambio de postura puede ayudar a Zuluaga a ganar votos entre el electorado de centro e incluso algunos de centro izquierda. Sin embargo, esto le representa también un riesgo, puesto que buena parte del electorado que tuvo en primera vuelta es uribista y está en contra del proceso de paz, por lo que podría quedarse sin esos votos”. El analista considera que con ese cambio de opinión Zuluaga podría verse como un hombre “falto de posición sincera”, lo que le haría perder el apoyo entre los que lo rodean y aislar aún más al grueso de indecisos. El profesor Fernando Giraldo explica que el cambio en su postura es más dañino si se tiene que este se relaciona con las ambiciones electorales ya que el Centro Democrático tiene una ideología de defensa militar frente a las Farc.“Óscar Iván Zuluaga cometió un error estratégico durante la campaña de primera vuelta y fue decir que si llegaba al poder suspendía el proceso de paz”, comentó Giraldo. La posición frente al tema cambió, según el analista, cuando se percató de que a muchos colombianos seguramente no les gusta la política del candidato-presidente, pero sí quieren una salida negociada al conflicto armado.Giraldo afirma que “esto va a hacer que el debate de la segunda vuelta se centre en si Zuluaga es un oportunista electoral o si el Centro Democrático está realmente interesado en la paz, como la quiere el país”.¿Son suficientes las alianzas? Las alianzas no son suficientes para ganar las elecciones presidenciales en segunda vuelta. Así lo sostienen analistas, quienes indican que en casos como el que está viviendo actualmente Colombia sería necesario que los candidatos trataran de captar la atención de los electores que aún están indecisos.El excandidato presidencial, Carlos Gaviria, dice que en la segunda vuelta puede haber menos abstención porque parte de esa opinión indiferente se va a sentir llamada a tomar partido por temor o por deseos de recuperar una posición e indica que las alianzas son impredecibles.El analista John Mario González asegura que las alianzas que se tejen entre partidos políticos “no son suficientes para ganar una campaña, pero sí son determinantes”. Según el experto, investigaciones sobre el tema han indicado que en Colombia el voto presidencial es un “voto suelto” que poco tiene que ver con los partidos. Sobre todo, explica, se relacionan con la imagen de los aspirantes. Un efecto contrario al que ocurre en Estados Unidos, donde se elige un demócrata o un republicano. “Acá la imagen del candidato como individuo pesa más”. En este sentido, asegura que “la mayor influencia de alianzas está en el factor psicológico, en la percepción”. González agrega que en el país hay el fenómeno del “voto útil” que consiste en votar por el aspirante que, según la opinión, tiene más oportunidades de ganar. En esa medida, “el candidato que se rodee con más políticos reconocidos genera la percepción de ser el más fuerte en la campaña”. Pero estar más rodeado no es sinónimo de victoria. El profesor de Ciencia Política de la Universidad Javeriana, Fernando Giraldo, precisa que “la mayor parte de la gente del censo electoral no participó y no decidió por quién votar y por eso marcó en blanco”. A su juicio, lo más indicado sería que los candidatos se dedicaran a convencer a ese grueso de la población que superó el 60% de abstención. El problema, según él, es que estos electores piden que los candidatos traten temas de importancia social como la educación y la salud. Sin embargo, hasta ahora el debate electoral ha estado anclado al dilema entre la paz y la guerra. “Son solo tres semanas de campaña y ya se han gastado una discutiendo la paz, cuando hay otros más por tratar”. Añade que si los candidatos buscaran mecanismos para promover otros temas les alcanzaría para aumentar el electorado en tres millones de votos.Y González remata que “si un candidato confía únicamente en las alianzas políticas que pueda establecer, como único elemento para garantizar su elección, está equivocado”. Según él, “hay que hacer campaña con el electorado, especialmente con los que no se han decidido aún”.Qué pasa ahora con los partidosPara el profesor Fernando Giraldo, la alianza que estableció el presidente Juan Manuel Santos con los conservadores, era fundamental para dejar clara su posición en el espectro político. Él explica que “esta semana quedó claro que Santos ya cuenta con el apoyo de Iván Cepeda, Clara López Obregón y hasta Piedad Córdoba”. Según él, “si Santos no establece una alianza con un sector de la centro-derecha, podía quedar enmarcado como un candidato de izquierda y eso no conviene en un país como Colombia, donde la mayoría de la población está con la derecha política. Esta alianza asegura además que los electores de este sector del conservatismo no se vayan con Zuluaga”. Algo similar pasa con el Polo Democrático, donde una parte ya aseguró su apoyo al presidente Santos. Según John Mario González, “el Presidente puede estar tranquilo porque quienes no lo apoyan desde ese partido, por nada del mundo van a respaldar a Zuluaga”. Cosa diferente es la Alianza Verde, donde el excandidato de ese partido dejó en libertad a los militantes de escoger a quién apoyan en esta segunda vuelta. “Aquí Santos o Zuluaga podrían entrar a convencer a los líderes intermedios del partido, pero se sabe que por lo menos el sector progresista se va a quedar con Santos”, aseguró González. Sobre este tema, al profesor Fernando Giraldo contó que “la reunión de la Alianza Verde duró ocho horas, en las cuales no estuvo el excandidato Enrique Peñalosa, quien llegó al final del evento”. Según él, “esto le sirve a Uribe, porque así por lo menos no se suman directamente a Santos”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad