¿Qué significa la aprobación del referendo para la paz en la Cámara?

Noviembre 06, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País, Bogotá
¿Qué significa la aprobación del referendo para la paz en la Cámara?

La Cámara de Representantes aprobó, con 92 votos a favor y 2 en contra, la conciliación del proyecto de ley que busca permitir la realización de referendos con ocación de un acuerdo de paz, el mismo día de una jornada electoral.

Cámara de Representantes aprobó la conciliación del proyecto de ley que permite hacer la consulta el mismo día de una elección ordinaria. Advierten sobre dudas en trámite.

A manos del presidente Juan Manuel Santos y luego de la Corte Constitucional, para su análisis de exequibilidad, pasó el pasado martes el proyecto de ley de referendo que propone levantar la prohibición legal que existe para que este tipo de consultas se hagan el mismo día de las elecciones ordinarias.Con una votación de 92 a favor y 2 en contra, la plenaria de la Cámara de Representantes le dio el último sí a la iniciativa, la cual se muestra como la herramienta que tendrá el Gobierno para consultarle al pueblo si refrenda o no los acuerdos definitivos de paz que el Ejecutivo logre con las Farc en los diálogos que se adelantan en La Habana (Cuba).Luego de aprobada la iniciativa, el ministro del Interior, Aurelio Iragorri, manifestó su beneplácito por el visto bueno que le dio el Congreso al proyecto del referendo por la paz y recalcó que se trata de una herramienta que el Ejecutivo utilizará para refrendar los acuerdos con las Farc.“Será, en últimas, la ciudadanía la que apruebe o no los acuerdos finales que se logren con la guerrilla y será un proceso que se podrá adelantar ya sea en las elecciones al Congreso o para Presidente del año entrante”, recalcó el Ministro.Financiación, la polémicaAl igual que en Senado, la Cámara adoptó el texto de la iniciativa en la que se adicionaron tres artículos nuevos que se refieren a que el Estado deberá financiar las campañas por el Sí, el No y la abstención.Este tema ya generó una polémica en el interior del Congreso, en la medida en que quienes defienden la abstención activa dicen que es un derecho que se debe respetar porque se deben otorgar garantías para todos los sectores sociales que intervienen alrededor de la consulta.Sin embargo, quienes se oponen argumentan que no se puede premiar con dinero a los ciudadanos que invitan a no votar.Uno de los mayores defensores fue el senador conservador Hernán Andrade, quien dijo que “hay que tener en cuenta que en Colombia también existe la abstención activa que se aplica, especialmente, a los referendos” y sustentó que “esto va a manos de la Corte Constitucional y será ella la que defina si es o no válido que el Gobierno financie estas campañas. Es mejor pecar por exceso que por omisión”.El ministro Iragorri enfatizó que “no se pueden restringir los derechos de quienes apoyan, niegan o no quieren votar, por eso el Gobierno apoyó el texto aprobado en la Cámara, porque -precisamente- respeta los derechos de todos los sectores”.No obstante, las voces de rechazo no se hicieron esperar.El senador Roy Barreras reconoció que la Corte puede hacer valer los derechos ciudadanos, pero “me parece incongruente, de parte de un Congreso, que promueva la abstención y este es un problema evidente”.El también senador Plinio Olano acusó que con esta financiación “se premiaría a quienes promueven la no participación democrática”, en lo que coincidió el congresista Juan Mario Laserna, quien alertó que “el Congreso no puede ser promotor del abstencionismo”.Uno de los más acuciosos críticos fue el senador Armando Benedetti, quien salió al paso de esta financiación al abstencionismo de la que dijo se va a convertir “en una bandera política”.Y, añadió: “No podemos incentivar que unas personas cojan plata para que los ciudadanos no voten. Esto es un absurdo y una locura”.Un punto más equilibrado lo dio el senador Parmenio Cuéllar, quien dijo que la mejor salida era haber retirado todos los artículos que se referían a la financiación, porque, a su criterio, “aquí no se elige nada ni a nadie, es solamente una consulta para que el pueblo vote si refrenda o no unos acuerdos de paz”.Las dudas del trámiteUn nuevo elemento se sumó el martes pasado al tema del referendo y son las dudas sobre la posible simultaneidad que se habría registrado entre la Comisión Primera y la Plenaria del Senado.Según el senador Juan Lozano, cuando sesionaba en las comisiones conjuntas de Senado y Cámara, la plenaria de la segunda corporación habría abierto el registro, situación similar a la que se presentó con el proyecto del fuero militar que la Corte Constitucional declaró inexequible por el cruce de los dos debates.En este sentido, Lozano dijo que el proyecto debería devolverse a la Comisión y no correr riesgos en la Corte, tema que no tuvo eco en el Congreso.Sobre el tema, el presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo, descartó cualquier coincidencia entre los debates y dijo que el trámite de la iniciativa “se hizo cumpliendo cabalmente el reglamento del Congreso”.A su turno, el presidente de la Comisión Primera, el senador Juan Manuel Galán, dijo que “el debate del referendo fue extenso y sin afanes”, por lo que agregó que incluso en la plenaria se advirtió sobre la necesidad de respetar los tiempos para que el proyecto no corriera la misma suerte del Fuero Militar.Sin embargo, se conoció que el Gobierno va a revisar las actas de las comisiones y las plenarias para determinar si hubo o no simultaneidad en los debates y, de acuerdo con fuentes, de encontrarse cualquier falla la iniciativa volvería a manos del Congreso para subsanar posibles vicios de trámite.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad