¿Qué se busca con la ley de rebaja de penas que se estudia en el Senado?

¿Qué se busca con la ley de rebaja de penas que se estudia en el Senado?

Noviembre 13, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Esta semana entró a estudio del Senado la Ley Bicentenario que, entre otros, rebaja la quinta parte de la pena a los condenados. Hay quienes creen que sólo favorece a guerrilleros, narcotraficantes y paramilitares.

"No tenemos política criminal": Juan Manuel Corzo Román, senador conservador y ponente de la Ley Bicentenario.¿Qué es lo que están buscando ustedes con esta iniciativa?Lo que busca esta ley, cuyo objetivo es respaldado por la Iglesia Católica, es un tema de reconciliación. No es sacar, como algunos dicen, paramilitares o guerrilleros de las cárceles. El objetivo de las penas no es que sean demasiado largas, sino que cumpla la función de redimir, de recuperar a las personas y regresarlas a la sociedad. Colombia hace años no tiene una política criminal y los gobiernos han pensado que la salida es meter presa a la gente, aumentar penas y generar hacinamiento en las cárceles. ¿No suena a excusa decir que es que hay mucha gente en las cárceles?Es que lo que hay que diseñar es una política donde se les haga seguimiento a las esas personas que salen y se les ayude a reingresar a la sociedad. Lo que buscamos, y en eso coincidimos la Iglesia Católica, la ex senadora Piedad Córdoba, el senador Roberto Gerleim y yo, es aprovechar el Bicentenario, como se hizo en otras épocas, y darle una oportunidad a gente que quiere redimirse. ¿Pero queda en el ambiente como si fuera para beneficiar a paramilitares, guerrilleros y narcotraficantes?Debemos ubicarnos más en la exposición de motivos que hizo el arzobispo Rubén Salazar de que hay momentos, como el Bicentenario, en que los países buscan la reconciliación y el perdón. Bajarse por las orejas y decir que se favorecerá a delincuentes de la peor calaña es buscar la forma de hacer daño. Mucha gente llegó a la cárcel impulsada por la problemática social y no por eso debemos eliminarlos o apresarlos de por vida.¿Qué responde a quienes aseguran que esta medida fomenta la impunidad?Le repito, me parece que esa es una posición superflua, pero la respeto. Este es un tema más profundo que la simple opinión de uno u otro senador. De tal manera que no tengo inconveniente en se abra la discusión y el debate.¿Ha tenido buena acogida esta iniciativa en sus compañeros de Senado?Me alegré mucho porque dentro del Congreso estos argumentos fueron entendidos y hubo mucha sensibilidad. Pero seguro será más fácil ‘macartizar’ el Congreso y decir que es malo y corrupto. Decir que lo que se busca en el fondo es sacar paramilitares y guerrilleros es la manera más fácil de hundir el proyecto. Y si es como dice, ¿por qué no le gustó entonces la propuesta al Gobierno Nacional y al ministro Vargas Lleras?¿Entonces al Congreso sólo le deben gustar los proyectos que haga el Gobierno? ¿De lo que el propio Congreso emane entonces no se debe sacar absolutamente nada? Eso es absurdo. Yo creo que esto no es un problema del Gobierno. Este es un problema de política criminal, que no es ampliarle las penas a la gente, sino prevenir, controlar y castigar el delito, pero también cómo se ayuda a quienes salen de las cárceles. “Es tremendamente inoportuna”: Juan Manuel Galán Pachón, senador liberal y miembro de la Comisión Primera.¿Qué opinión tiene de la ley que busca rebajar una quinta parte de la pena a todos los condenados en el país?Personalmente tengo una opinión negativa me parece que si estamos, como lo estoy yo de coordinador ponente de la Ley de Seguridad Ciudadana buscando aumentar algunas penas y fortalecer la legislación penal en materia de delincuencia organizada, extinción de domino e infancia y adolescencia, no podemos dar ese mensaje tan contradictorio de una ley de rebaja de penas.¿Qué cree entonces que se esté buscando con esta iniciativa?No se exactamente lo que se está buscando con esta medida, pero me parece tremendamente inoportuna, inconveniente e incoherente presentar un proyecto de ley de esta naturaleza.¿El propósito es beneficiar a paramilitares, narcotraficantes y guerrilleros?Lo que entiendo es que se beneficiarían todas las personas que estén condenadas, sin distingo de gravedad en los delitos. Eso sería tremendamente grave como mensaje para la sociedad.¿Le suena a excusa el argumento de que el fin último es bajar los niveles de hacinamiento en la cárceles del país?Lo que hay que buscar es que no llegue gente a las cárceles y evitar el hacinamiento, pero los que están ya detenidos, deben cumplir sus condenas.¿Le ve ambiente a esta iniciativa en el interior de la Comisión Primera?No le veo mucho ambiente porque, precisamente, estamos en plena discusión del articulado de la Ley de Seguridad Ciudadana, para reformar aspectos del Código Penal y de Procedimiento para favorecer la legislación y aumentar algunas penas en materia de delincuencia y del crimen organizado, y esto va en contra vía de lo que estamos haciendo.¿El proyecto viene así desde su inicio o le colgaron algún ‘mico’ en el camino?La información que tengo es que el proyecto busca rebajar el tiempo de condena a todos los que ya están condenados y me parece que es muy inconveniente y es un mensaje equívoco para la sociedad colombiana. Cuando la sociedad ve índices de impunidad, por ejemplo en casos de homicidio, donde la probabilidad que tiene una persona de cometer un homicidio y ser condenada es del 3%, ese tipo de estadísticas y de situaciones, pensaría yo, no dan cabida a un proyecto de esta naturaleza.Entre los creadores del proyecto está Piedad Córdoba y no pensaría uno que ella buscara favorecer a paramilitares, narcotraficantes y guerrilleros...Esperaría uno que no. Pero si se aplica el principio de igualdad y oportunidad en el procedimiento penal para algunos delitos, pues los otros delitos van a alegar discriminación y apunta de tutelas y demandas, en la práctica, todos esos tipos de delincuentes que acaba de mencionar terminarán beneficiándose.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad