¿Qué hay detrás del anuncio del Presidente de no aplicar el fallo de La Haya?

Septiembre 10, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Qué hay detrás del anuncio del Presidente de no aplicar el fallo de La Haya?

La Zona Contigua Integral cubre los espacios marinos que se extienden desde los cayos de Albuquerque y las islas Este-Sudeste en el sur, hasta el cayo de Serranilla en el norte.

Analistas dicen que el mensaje del presidente Juan Manuel Santos es “contradictorio” y lo ven como jugada política.

Las implicaciones del anuncio realizado por el presidente Juan Manuel Santos, de que el fallo de La Haya en el caso con Nicaragua “es inaplicable”, aseguran los analistas que no se sentirán tanto en el plano internacional como a nivel interno, básicamente porque Colombia no ha dicho que no acatará el fallo. En lo doméstico, sectores de la oposición han interpretado el anuncio del Presidente como un afán de este por mejorar su favorabilidad e imagen, que resultaron mal libradas en la última encuesta de Gallup Colombia.Carlos Arévalo, experto en derecho internacional de la Universidad de La Sabana, indicó que no existe la figura de la “inaplicabilidad” y que Santos simplemente evitó decir si Colombia acata o no el fallo con la esperanza de una negociación favorable con Managua. “Santos está dilatando lo que en últimas será de obligatorio cumplimiento”, dijo.Por su parte, el internacionalista Vicente Torrijos dijo que al anuncio de Santos es “un contrasentido y una falacia porque dice que el fallo no es aplicable, y eso es recibido con agrado por el país, pero luego diluye el optimismo al anunciar que vamos a negociar un nuevo tratado con los sandinistas para reconocerles lo que les dio la Corte”.“En la práctica lo que se hizo es acatar el fallo y reconocer las ventajas que le otorgaron al régimen sandinista. Ahí volvemos al escenario menos deseable, que es tener no solo una mesa de diálogos con las Farc en La Habana, sino una mesa de negociaciones en Managua con los sandinistas, que son aliados de las Farc. Esto es un despropósito porque cualquier negociación va en contra del espíritu de preservación del territorio”, dijo Torrijos.Sin embargo, varios especialistas en derecho internacional consideran que Colombia ha tomado al decisión correcta porque apeló a los vacíos que encontró en el fallo, como la Zona Contigua y la Plataforma Continental para reivindicar unos derechos en favor de Colombia.Entre tanto, Ricardo Abello, de la Universidad del Rosario, cree que lo correcto fue abrir el espacio a una negociación con Nicaragua y hacer que se aplique de la mejor manera este fallo para ambos países.“Debemos ser conscientes de que el fallo no tiene reversa. Desde el 2007 la Corte Internacional dijo que el Meridiano 82 no era la frontera entre ambos países y eso no se le dijo de manera clara al país; ahora, en el 2012 lo que hizo el tribunal internacional fue definir ese límite”, señaló Abello.Agregó que cada país ejercería derechos diferentes: “Mientras Nicaragua ejerza sus derechos económicos, Colombia mantendría sus derechos administrativos y de seguridad en esa zona contigua”.El internacionalista Andrés Molano no descartó que Nicaragua presente una queja ante el Consejo de Seguridad de la ONU “dando aplicación a la Carta de San Francisco y en la OEA por el Pacto de Bogotá”.¿Una decisión política?En medio de la polarización en la que ha caído en país en los últimos días, la coyuntura de la respuesta del Gobierno al fallo de La Haya fue interpretada por varios sectores como una jugada política del presidente Santos para tratar de mejorar su imagen dentro del país.El exviceministro de Defensa Rafael Guarín aseguró a través de su cuenta en Twittrer que “Santos debió recular” ante el resultado de las encuestas por la actitud pasiva que había mantenido hasta el momento frente al fallo. “... debió acatar el reclamo uribista”. El senador de Progresistas Camilo Romero, por su parte, cuestionó la demora del Gobierno para adoptar medidas frente al fallo y aseguró que el anuncio es parte de una estrategia del presidente Santos para recuperar su popularidad.El analista Héctor Riveros avaló la decisión adoptada por el Gobierno e indicó que adoptan “una posición mezquina” quienes aseguran que detrás del anuncio del presidente Santos solo hay un esfuerzo por mejorar su favorabilidad e imagen dentro del país.“El presidente Santos se ha puesto en una posición de negociación fuerte y le ha dicho a Nicaragua que tiene unos derechos, pero yo tengo otros que el Gobierno supo sacar del sombrero y ahora el Gobierno de Managua tendrá que compartir con Colombia esos derechos ganados”, concluyó Riveros.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad