¿Qué hay detrás de la unión entre izquierda y centro-derecha para las elecciones?

Junio 10, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Jessica Villamil Muñoz | Reportera de El País
¿Qué hay detrás de la unión entre izquierda y centro-derecha para las elecciones?

Juan Manuel Santos recibió el apoyo de Clara López durante la segunda vuelta presidencial.

Para analistas, Santos es más lo que gana que lo que pierde con la suma de líderes de la izquierda.

Nunca antes la izquierda colombiana se había apartado de su camino para respaldar a un candidato presidencial amparado por los partidos tradicionales. Nunca antes un líder de oposición apareció en un comercial promoviendo entre sus seguidores el voto para una persona a la que durante cuatro años le cuestionó su plan de gobierno. Jamás varios movimientos fundaron un frente para impulsar un programa de su opositor.En un país acostumbrado a las traiciones políticas, muchos dirían que esas alianzas buscan beneficios burocráticos, quedar entre la repartición del fortín presupuestal, pero esta vez no sería así. Varios movimientos de la izquierda política se unieron al candidato-presidente del partido tradicional para lograr un solo fin: la tan anhelada paz.El actual panorama político es visto por muchos como un hecho sin precedentes. Incluso, el presidente Juan Manuel Santos lo reconoce: “Esto es un evento histórico, que yo esté aquí recibiendo el apoyo del Polo Democrático y de quien fue una candidata ejemplar. Hemos tenido diferencias, pero la paz es un valor supremo que va más allá de la política”. El Jefe de Estado se refería a Clara López, la mujer que aspiró a la Presidencia de la República en la primera vuelta de las elecciones del 25 de mayo. La misma, que desde mediados de semana recorre la plaza pública apoyando la reelección.Ella sostiene que su única motivación es la de lograr que el país encuentre la salida negociada al conflicto armado, pero que una vez terminen las elecciones su papel crítico frente al Gobierno continuará.Las voces de apoyo al proceso de paz siguen creciendo. Y todos sus aliados dicen lo mismo: Paz sí, pero oposición también. Primero fue Aída Avella, líder de la Unión Patriótica; luego Clara López, con algunos de sus partidarios en el Polo; llegó la Alianza Verde con sus cabezas más visibles; la Marcha Patriótica, de la mano de la exsenadora Piedad Córdoba, y centenares de activistas de la izquierda, representados en indígenas, negritudes y mujeres.El analista político de la Universidad Autónoma de Occidente, Óscar Duque, califica la situación como la novedad de la política colombiana porque nunca antes la izquierda había sido importante para una elección.“Esta segunda parte de la campaña es fascinante porque se está cambiando la forma de hacer política en el país. Con la oposición el Presidente tuvo que haber hecho reuniones programáticas porque se tienen que definir acuerdos sobre ideas. Ahora es la paz, pero mañana puede ser sobre la reforma social”.El analista agrega que si “esta gente tan rebelde, tan reticente, tan crítica” está dispuesta a pactar con Santos es porque tiene la seguridad de que él les va a cumplir y que hay un proyecto distinto y existe la posibilidad de cambiar el rumbo del país.Mauricio Jaramillo, profesor de la Universidad del Rosario, está de acuerdo en que la unión va encaminada a lograr la paz, pero asegura que eso no significa que la izquierda necesariamente entre en esa coalición nacional porque ello representaría ceder en cuestiones ideológicas y “eso es algo en lo que ellos (los de izquierda) han sido tradicionalmente muy estrictos”.El académico sostiene que la izquierda se siente más cómoda con Santos y sabe que con él tiene mayores garantías para hacer su oposición. Mientras que un eventual gobierno de Óscar Iván Zuluaga significaría persecución, tal y como sucedió durante los ocho años de poder de Álvaro Uribe Vélez, cuando sus oponentes fueron víctimas de estigmatización y ‘chuzadas’.En cuanto a los resultados de las alianzas, Jaramillo dice que es probable que el Presidente haya llegado a un acuerdo con la izquierda sobre la paz. Pero, por ejemplo, el modelo económico con el que sueña el Polo no tendrá ninguna cabida en el gobierno Santos, porque sencillamente son incompatibles, por eso, según él, “la izquierda no va a participar del gobierno de Juan Manuel Santos y, si es reelegido, tan pronto se posesione, van a pasar a ser oposición y hacer contrapeso. Pero no creo que haya habido relaciones programáticas”.Iván Garzón, director del Programa de Ciencias Políticas de la Universidad de La Sabana, dice que las alianzas dadas a conocer la semana pasada lo que muestran es que infortunadamente las Farc volvieron a ser el centro de una campaña Presidencial en Colombia.“A pesar de que han perdido mucho de su poderío y capacidad de amenazar la democracia, la guerrilla volverá a poner al Presidente. Y ahora, la campaña sigue sumida en el maniqueísmo de los guerristas y pacifistas”, agrega el profesor.¿Qué aporta?¿Qué tanto le puede aportar la izquierda a Santos en sus aspiraciones reeleccionistas? Algunos analistas dicen que sin duda, es más lo que tienen para entregar en esta campaña que lo que pueden restarle al candidato-presidente.El politólogo Óscar Duque dice, que en tan solo una semana, es mucho lo que ha ganado Santos con el respaldo de la izquierda. “Lo que se esperaba era que Zuluaga siguiera ganando en las encuestas por lo menos por ocho puntos porcentuales porque viene con el impulso del ganador, pero Santos ha recortado la distancia”.Indica que el voto en blanco es de protesta, de gente inconforme y el llamado de la izquierda no iría nunca hacia donde Zuluaga, a quien su crecimiento electoral se le agotó con el respaldo de la conservadora Marta Lucía Ramírez.El académico Mauricio Jaramillo también cree que los beneficios de la alianza ya se notan. Al igual que Duque piensa que ese 60 % del electorado que se abstuvo de votar el pasado 25 de mayo y el 6 % que votó en blanco puede optar por el Presidente candidato en la segunda vuelta. “El único sector del Polo que no votaría por Santos sería el del Moir del senador Jorge Enrique Robledo y esos son puntos valiosísimos”.Mientras el factor que juega en contra, según analistas, sería generar preocupación en el sector empresarial que siempre ha recibido el apoyo del establecimiento y, solo ese motivo, daría para que los gremios se alejen de Santos.Y que además, “se confirmaría la idea de un Santos que queda bien con todo mundo, que pacta a cualquier precio, que es débil y que no puede imponerse, sino ceder. Pero si uno hace un balance, es más lo que gana”, dice Jaramillo.Frente amplio por la paz“El hecho de poder dar fin a la violencia armada despierta una esperanza en esta nación, es la ola nacional por la paz, la conquista de la paz es el más valeroso y revolucionario gesto de nuestra sociedad. Solo por la paz voto por Santos”.Con esa consigna fue creado el Frente Amplio por la Paz, movimiento creado por representantes de 110 comunidades y activistas sociales y políticos de sectores de izquierda.La exsenadora Piedad Córdoba aseguró que defenderán una paz con justicia social, razón por la cual pidió al presidente Juan Manuel Santos exigir a la insurgencia un cese definitivo al fuego. El senador del Polo Democrático, Iván Cepeda, indicó que el voto de quienes integran el Frente irá por Santos, sin embargo, no dejarán de hacer oposición a su gobierno “diremos sin vacilación el próximo 15 de junio que le vamos a cerrar el camino a la guerra y vamos a votar por el presidente candidato que ha constituido el proceso de paz en La Habana, el cual promete traer por primera vez un pacto para la terminación del conflicto armado”, dijo Cepeda. A su turno, la senadora Ángela Robledo, representante a la Cámara por la Alianza Verde, sostuvo que en el movimiento hay integrantes del Polo Democrático, la Unión Patriótica, Poder Ciudadano, Alianza Verde, Progresistas, Organización Nacional de Indígenas de Colombia, Mujeres por la Paz.  Al llamado se unieron las dignidades indígenas, el exministro de Trabajo Rafael Pardo, el senador de la Alianza Verde John Sudarsky, Guillermo Alfonso Jaramillo, Inti Asprilla, entre otros representantes de la oposición en el país.Sindicatos con SantosEl presidente candidato, Juan Manuel Santos, recibió la adhesión formal de 140 organizaciones sindicales de todo el País entre las que se destacan las centrales CUT, CTC Y CGT. Los líderes sindicales aseguraron que deben tomar una decisión histórica en este momento para el país y para ello Santos es quien encarna la paz.También señalaron que la candidatura de Óscar Iván Zuluaga, del Centro Democrático, es la clara continuidad del conflicto armado en Colombia.Encuentre aquí toda la información sobre las Elecciones Presidenciales 2014

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad