¿Qué hay detrás de la puja liberal entre Serpa y Galán?

Noviembre 30, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
¿Qué hay detrás de la puja liberal entre Serpa y Galán?

El senador Juan Manuel Galán fue quien estuvo como cabeza de lista en las pasadas elecciones legislativas de 2010.

Juan Manuel Galán defiende la bandera de la renovación del Partido y, Horacio Serpa argumenta que la innovación en las ideas no se mide con la edad.

La puja por la cabeza de lista para el Senado del Partido Liberal dejó al descubierto las diferencias internas que, antes de ese episodio, eran casi imperceptibles. El Partido se mostraba ante la opinión pública como uno de los más sólidos, cuando otras colectividades poco podían ocultar sus divisiones. Pero las cosas cambiaron para los liberales cuando tres grandes figuras de la política nacional reclamaron el primer lugar de esta. El primero en hacerlo fue el senador Juan Manuel Galán, quien estuvo como cabeza en las pasadas elecciones legislativas de 2010. Luego, el exministro Horacio Serpa regresó al país y rápidamente anunció su deseo de volver a hacer política después de varios meses en el exterior. Más adelante, pediría también que fuera su nombre el que encabezara. Mucho más tarde y con mucho menos respaldo electoral, la exfiscal Vivian Morales hizo su propio anuncio haciendo la misma petición. Sin embargo, la disputa estuvo siempre entre Galán y Serpa. El primero levantando la bandera de la renovación del Partido y, el segundo, defendiendo que la innovación en las ideas no se mide con la edad. El país fue testigo entonces de un contrapunteo entre Serpa y Galán, en el que el primero dijo que no participaría de los comicios de si no encabezaba la lista y el segundo respondió que no caería en el juego de amenazar a su partido, pero respondió con contundencia cuando el presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo, insistió en que la bancada liberal apoyaba la candidatura de Serpa. “Cristo puede decir hasta misa, pero el que tiene la decisión es Gaviria”, declaró. Y así, Galán dejó al jefe único de la colectividad en una ‘encrucijada’ que rápidamente se resolvió, pues durante el lanzamiento de la campaña de Serpa, el presidente de los liberales dijo que le gustaría que comandara las “tropas de la colectividad” al Congreso. Sin embargo, el anuncio oficial no se ha realizado, pero con este ‘guiño’ de Simón Gaviria, quedaría resuelta la disputa por la cabeza de lista y quien llevará la batuta será el exministro Horacio Serpa. Pero para los analistas, esta disputa por la cabeza al Senado también está mandando otros mensajes al país. Según el politólogo y profesor de Ciencia Política de la Universidad Javeriana, Fernando Giraldo, esta decisión, además de obedecer a un cálculo electoral sobre quién puede traer más votos para el partido, tiene otros matices que hay que explorar. “Hay una lucha interna por quién va a encabezar la lista y eso está atravesado por unas confrontaciones que tienen que ver con componentes estratégicos, por un lado, con una lucha de intereses en el Partido Liberal, unos que representa Serpa y otros Juan Manuel Galán”, declaró. Los dos bandos Esta lucha por la cabeza de lista es, en opinión del politólogo e investigador del Centro de Recursos para el análisis de conflictos (Cerac), Juan David Velasco, la puja interna entre la fracción serpo-gavirista y samperista que coexisten al interior de la colectividad. De acuerdo con Valesco, durante el gobierno del presidente Juan Manuel Santos se fortaleció la facción samperista del Partido con la elección de los liberales, Amylkar Acosta, en el ministerio de Minas y Energía, y de Alfonso Gómez Méndez, en el de Justicia, que a pesar de ser un poco más independiente, resulta más cercano al expresidente Ernesto Samper que al también expresidente César Gaviria. “En los últimos meses se había ‘samperizado’ un poco el gabinete y con esa decisión (de elegir a Serpa cabeza de lista) le mandan una señal a Santos en tanto que para la reelección, con quien tendrá que negociar es con la fracción serpo-gavirista”, explicó Velasco. En últimas estas disputas están buscando equilibrar fuerzas, pues mientras que en los cargos públicos hay cuotas liberales del lado Samperista, el Congreso tendría un poder serpo-gavirista representado por el mismo Horacio Serpa. En esto también coincide el politólogo Fernando Giraldo, quien explica que el samperismo efectivamente está buscando tener la posibilidad de construir país a través de los ministerios o hacerse a la dirección del Partido y, en ese caso, el representante Simón Gaviria debería entregarla. Este sector del liberalismo es el que ha pedido una presidencia colegiada aunque las probabilidades apuntan a que, durante el Congreso del Partido Liberal, Gaviria resulte reelegido como jefe único. “Es un tema más de lucha interna dentro del Partido Liberal que en realidad de convicción y que tiene más que ver con estrategias electorales”, anota Giraldo. La renovación y la experiencia Volviendo al ´tire y afloje’ entre el exministro Horacio Serpa y el senador Juan Manuel Galán por encabezar la lista, los expertos coincidieron que, dentro del cálculo electoral, sería Serpa quien tiene un caudal mucho más representativo con relación al joven parlamentario. De acuerdo con Velasco, mientras Galán tiene para sí un voto de opinión que no ‘amarra’ electores, Serpa tiene a su favor un liderazgo más contundente que obtuvo tanto por haber sido constituyente como por su gestión al frente de la Gobernación de Santander. Según explicó el politólogo, Serpa logró revitalizar el liberalismo en ese departamento que, aunque es históricamente de tendencia liberal, “se había uribisado mucho”. Y la muestra de la capacidad electoral del exministro se evidenció durante el lanzamiento de su campaña con la que logró convocar cerca de 2.000 electores. “Acá está la mitad de la curul”, declaró Simón Gaviria, durante el evento al ver la magnitud del mismo. Además, para Velasco hay un elemento adicional por el que Serpa se habría impuesto ante Galán en la cabeza de lista. Para él, su calidad de exconstituyente y su experiencia en este asunto le da garantías a la colectividad de tener calidad en los debates de aquellas normas que se tramiten con ocasión de un acuerdo de paz entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc. “Él es de esa ‘vieja guardia’ que va a ser importante para mejora los debates sobre las leyes que se tienen que dar para reglamentar el proceso de paz”, puntualizó. Una ‘vieja guardia’ liberales fuertemente cuestionada por sus vínculos con grupos narcotraficantes y famosos ‘narcocassetes’. De ahí que el senador Galán haya reiteradamente aludido al argumento de la renovación y las idas jóvenes para conquistar electores. Sin embargo, en opinión del politólogo Juan Fernando Giraldo, Juan Manuel Galán, con su discurso, aún no logra capitalizar el voto joven solo por el hecho de ser un joven más. “Eso no tiene nada que ver (…) ese no es un problema de edad. Es un problema de ideas. Cuando uno mira a los congresistas jóvenes tienen un lenguaje y una política que para nada se siente que se esté comunicando con los problemas de los muchachos”, explicó. De acuerdo con los expertos, luego de la Convención el Partido Liberal saldrá fortalecido, independientemente de quienes ‘ganen o pierdan’ y, buscarán consolidar sus propuestas programáticas. Han mostrado un respaldo irrestricto al proceso de paz y es la colectividad que, después del Partido de La U, más ha apoyado la reelección del presidente Juan Manuel Santos. Aun así, en opinión de los analistas, una eventual fórmula vicepresidencial con el exministro Germán Vargas Lleras no les caería muy en gracia por cuenta de las diferencias que en el pasado han tenido con él. De ahí, la molestia de los liberales ante el nombramiento del presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo, como miembro de la Fundación Buen Gobierno que está bajo la dirección de Lleras. “Creo que los liberales no van a tener otra alternativa que tener que aceptar eventualmente la candidatura de Germán Vargas Lleras en la vicepresidencia o cualquier otra candidatura con tal de que el gobierno los mantenga complacidos con la burocracia y el presupuesto de la Nación que ha estado muy comprometido a favor del Partido Liberal”, concluyó el analista Fernando Giraldo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad